Capítulo 39: Las mejores amigas.

2.1K 76 1

Hoy es el gran día.
Hoy es nuestra boda.
Hoy me casaré con Justin. Estoy tan nerviosa que no puedo dejar de hablar, mi padre está de aquí para allá, lástima que no puedo hacer que se quede quieto ya que anda con respirador. Es tan terco.

—¡_________!— Gritó Yanet que se veía encantadora con su vestido de dama de honor. Era un vestido color verde agua, que le quedaba perfecto con su bronceado caribeño. Era largo hasta los pies, tenía un escote en corazón y era ajustado hasta la cintura, también tenía una flor y un lazo al costado con un poco de brillo. Su cabello estaba recogido y su maquillaje estaba hermoso —Oh, Dios.— dijo sin antes comenzar a llorar —Te vez...— Dios, la amaba —Te vez hermosa amiga.

Ella admiraba mi vestido blanco, que recuerdo cuando lo fuimos a medir por última vez.

FlashBack

—¡_______, midete el puñetero vestdio!— gritó Yanet haciéndome asustar mietras yo no dejaba de pensar en todas las cosas que debía hacer.

—Oh, si.— La modista que se llamaba Devone, era muy amiga de Yanet. Así que no tuvo problema en hacerme el vestido que yo quería. Decidí hacerlo a mi estilo y no comprar uno hecho.
El vestido ya estaba totalmente hecho y era un sueño hecho realidad. Parecía... Parecía...

—Una princesa.— dijo mi mejor amiga cuando al fin me lo probé.—Dios, a tu principe le va a encantar.— yo sonreí ante el comentario de ella.

—Es como un cuento de hadas.— rió Devone. Y yo recordé las palabras de Justin que me dijo una vez —Sólo tenemos que hacer algunos ajustes para que el día de la boda no tengas ningún o inconveniente ¿Vale?— yo sólo asentí. Dios, estaba emocionada. Era un sueño este vestido. Un sueño hecho realidad —Bien. Listo ¿Cómo lo sientes?

—Está perfecto Devone, muchísimas gracias. Es... Todo lo que había soñado.— simplemente era perfecto.

—De nada querida, es mi trabajo.— sonrió.

—Oh, Justin cuando te vea querrá arrancarte ese vestido.— la miré rápidamente — Oye, que sólo digo la verdad.

Mi vestido ya estaba. Estaba perfecto. No podía pedir otra cosa.

FinFlashBack

—Gracias Yanet, tú..., Te vez magnífica.— reí y ella me guiñó un ojo.

—Cómo crees, tú eres la estrella.— cogió mi mano — Estoy muy orgullosa de ti, te has convertido en una mujer excepcional y una madre exelente. No sabes lo orgullosa que estoy de ti.— mis lágrimas no dejaban de salir — Yo se por todo lo que has pasado y por todo lo que aún estás pasando, y... ¡Mirate! Pareces toda una princesa y esa sonrisa de tu rostro no se borra con nada. Sabes que te amo, que nos conocemos desde niñas y que eso no va a cambiar nunca. Eres mi mejor amiga en todo el mundo y no te podría reemplazar jamás.— ella me abrazó y no pude evitar sollozar — ¡Oye! Ya tendrás tiempo para llorar ahora no arruines tu maquillaje.

—Te amo mucho.— la volví a abrazar.

—Y yo a ti más.— susurró —¿Estás nerviosa?— asenti —Lo sé nena, yo también lo estuve en mi boda, ¿Recuerdas?

FlashBack

—¡Maldición!— Mi mejor amiga no dejaba de gritar. Ya ni sabíamos que hacer para calmarla.

—Yanet, detente.— la cogí de los hombros —Vas a arruinar el vestido.

—¡El vestido ya está arruinado ______! ¡Tengo seis meses de embarazo!— reí al verla tan histérica. Su panza no era tan grande, pero le resaltaba mucho con el vestido. Al principio no le importó, pero hoy se juntaron las hormonas, los nervios de la boda y su madre que no paraba de decirle que se veía gorda.

FinFlashBack

—Estabas embarazada era distinto.—Reí.

—No, no lo es.— ella sonrió.

—¿De qué hablas?— mi cara de transformó completamente.

—_________, ¿No lo has notado?— La miré confundida —Estás embarazada.

—¿Qué?— grité ¿Cómo podía ser verdad? —¡Estas loca!— mi mejor amiga hizo una mueca.

—¿Recuerdas que hace unos días andabas con muchos vomitos y tu seguías repitiendo que sólo eran nervios?— Asenti, no quería saber a donde iba esto — ¿A caso ustedes dos se cuidaron?— me quedé allí un momento. Dios mio. Dios mio. ¿Embarazada? ¿De cuánto? No recuerdo habernos cuidado. Hemos tenido relaciones sexuales muchas veces. Pero no recuerdo esa parte en particular —Ya sé.— sacó su teléfono del bolso.

—¿Qué haces?— aún seguía en shock y faltaban dos horas para que comience la ceremonia.

—Mis padres deben estar en camino, le mando un mensaje a mi madre para que pase por una tienda, así compra un test.— abrí los ojos como platos.

Unos veinte minutos después apareció la madre de Yanet con el test, preguntando quién era la embarazada. Yanet le dijo que se vaya y que no abra la boca.
Yanet rompió la caja desesperada por sacarlo y me lo entregó. Con miedo lo tomé y me dirigí hacia en baño.

Unos miutos después.

—¿Y?— Dijo Yanet cuando salí del baño.

—Estoy embarazada.— anuncié, mi cara estaba palida y Yanet saltó de felicidad abrazándome.

—¡Madre mía, _______! Serás mamá nuevamente ¿No estás feliz?— Lo estaba. Tenía miedo de como se lo tome Justin.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now