Se ríe y niega con la cabeza antes de sacar calcetines de un cajón y sentarse en la cama. "¿Qué es tan gracioso?" Pregunto mientras me arreglo el pelo en el espejo.

"Sólo me preguntaba cómo tuve tanta suerte contigo, a veces siento como si estuviera en un sueño, ¿sabes? Todo es tan perfecto y no lo cambiaría por nada en el mundo." Se sonroja después de la confesión de amor, que muestra su lado vulnerable.

"Vamos a irnos antes de que yo te haga llorar y con ganas de comerte chocolate en la cama durante el resto del día." Harry dice antes de levantarse.

"No me hagas sonar tan patética." Me río, caminando hacia él y dándole un beso en la comisura de su boca antes de que él se de vuelta y presione sus labios en los míos con una sonrisa.

"Tu no lo estás haciendo fácil", dice con una sonrisa con hoyuelos.

Toma mi mano en la suya antes de salir de la habitación, por un momento la dejo ir mientras él se pone sus botas marrones. Después de ponérselas y atárselas salimos fuera hasta al coche, nos metemos dentro para encontrarnos con los asientos de piel extremadamente calientes.

"Vamos a tener que parar y poner gasolina en el camino", dice Harry mientras se inclina hacia adelante y girar el encendido.

A medida que conducimos enciendo la radio, y en pocos minutos estamos parados en una gasolinera.

"Voy a usar el retrete rápidamente mientras el tanque se llena. ¿Ositos de goma, starburst, twix?" Él enumera algunas de mis aperitivos favoritos, mientras que sale del coche, pero yo niego con la cabeza.

Harry asiente antes de caminar en el interior de la estación de servicio, y yo me pierdo entre mis propios pensamientos mientras miro por la ventana del pasajero. El tiempo parece pasar más rápido mientras la radio suena, y antes de saberlo Harry ya está de nuevo en el coche.

Habla de lo sucio que estaban los baños mientras conduce y no puedo dejar de burlarme de él por ser un quejica a pesar de que probablemente yo haría lo mismo.

Sonrío cuando estacionamos en el campus de la universidad, que parece un pueblo fantasma, ya que es sábado.

"Pensé que podríamos sentarnos en tu banco favorito durante un rato y luego ir a dar un paseo." dice mientras salimos del coche después de estacionar.

"¿Te refieres al banco en el que me acosaste?" bromeo, recordando cuando un Harry sudoroso intentaba hablar conmigo mientras yo estaba sentada tratando de leer libros, hace casi dos años.

"No estaba acosándote, yo sólo quería conocerte." Él dice a la defensiva mientras caminamos hasta el banco. Me siento mientras él permanece de pie, y saca algo de su bolsillo.

Estoy sorprendida y disgustada cuando es un paquete de cigarrillos, "¿Ahora fumas?" Toma uno, poniéndolo en su boca con facilidad.

"Es una metáfora, mira: Te colocas el arma asesina entre los dientes, pero no le concedes el poder de matarte."

Estoy sin palabras cuando las palabras salen de sus labios, él pudo apenas haber logrado el momento más romántico jamás citado en mi libro favorito.

"¿Te gustaría uno?" Él pregunta, sosteniendo la caja mientras él ofrece.

"Ya que estamos hablando de metáforas aquí, sí."

Me entrega la caja de cigarrillos y lo abro, confundida cuando no hay nada en el interior. Entrecierro los ojos cuando me doy cuenta que algo reluce dentro de ella, y pierdo el aliento cuando me doy cuenta de que se trata de un anillo.

Él toma la cigarrillo de la boca y lo tira al suelo, "Supongo que esta es la parte en la que me arrodillo." Harry se ríe, cogiendo la caja de mis manos temblorosas y saca un hermoso anillo de diamantes, se arrodilla sobre una rodilla.

"Leah, estar contigo durante casi dos años ha sido los más increíble de mi vida. Tu eres la única persona por la que quiero volver a casa y pasar todo el día hasta molestarte con mis bromas y mi comportamiento a veces infantil. Tú eres la única persona con la que he sido capaz de abrirme, y de alguna manera todavía me aceptas por la persona que era y la que soy." Él comienza, y por supuesto yo ya estoy llorando.

"Después de Nikolai nuestro futuro parecía tan incierto, pero tú fuiste capaz de sacarme de la oscuridad con tu compasión que yo nunca podré ser capaz de igualar. He estado tan incondicionalmente enamorado de ti desde el momento en que nos besamos, y no quiero volver a distanciarme de él."

"¿Quieres casarte conmigo? "

Las lágrimas caen por mi cara mientras miro a esta hermoso, amable, cariñoso hombre delante de mí. Hemos pasado por muchas cosas juntos, creciendo y madurando como nuestro tiempo juntos aceleró a lo largo. Harry me sonríe con los ojos esmeralda cristalizados por las lágrimas, y no puedo pensar en mi respuesta siendo otra que no sea un sí.

Fin.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!