Capítulo 1: Vyron Davis

36.5K 1.5K 57


[Vyron Davis en multimedia]

Soy Vyron Davis, uno de los chicos más deseados de Golden Pride. Elegido capitán de Wolves League. Cabello castaño con ojos hazel marrones, metro ochenta y cinco y 17 años.
Mi vida es como todo los chicos ricos. Mi padre abogado y mi madre dentista. Ambos muy conocidos y famosos, ganando bastante dinero. Una casa enorme, coche deportivo, muchas chicas rodeándome. Así es mi vida. Pero como cada quien, tengo un secreto. De pequeño, ya sabía muy bien quien y que era. Cuando nací, mis padres estaban bastante confusos. No sabían si llevar a mi madre al veterinario o a un hospital, por miedo a nacer en forma de lobo. Así es, soy un lobo. Mis padres tuvieron que decidir si llevarme a un veterinario o a un pediatra en mi segundo año de vida. Mis padres han estado toda su vida arreglándoselas para que pudiera tener un buen futuro. A mis cinco años, mordí a un niño en la escuela. Él empezó a burlarse de mi, entonces comencé a sentir ira y furia hacia él. Todo fue muy rápido, le mordí y al instante, el niño comenzó a sangrar. Su brazo estaba lleno de sangre, y mis ansias de lamerla eran horribles. Los profesores llamaron a mis padres, exigiendo que me educaran mejor y que me cambie de escuela. Me montaron en el coche y comencé a llorar. Mi madre me tranquilizaba, me decía que yo no tenía la culpa de ser como era y que ellos se encargarían personalmente de mi educación. A mis 10 años ya había sufrido mi primera transformación en una noche de luna llena. Fue una noche bastante dolorosa. Mis ganas de salir en la oscura y fría noche en busca de algún ciervo.
Mis padres volvieron a estar ahí, ayudándome a calmarme. Era algo raro, ya que la primera transformación es a los 16. A mis 12 años, ya me habían educado lo suficiente. Podía controlar todo, controlar mis ansias de morder y de transformarme en cualquier momento de ira. Gracias a mis padres, llevo una vida normal.
En verano, les pedí que me dejaran ir de campamento. Ellos aceptaron y allí conocí a mis dos mejores e inseparables amigos; Justin y Mark. Resultó que ellos vivían cerca de mi casa. En una noche en el campamento, decidimos hacer un pacto de sangre; con este pacto seríamos hermanos de sangre. Y así fue, ahora somos hermanos de sangre, mejores amigos e inseparables. Ellos son lobos como yo. Y hasta ahora, con mis 17 años, estoy viviendo la vida. Justin, Mark y yo somos los populares y deseados de Golden Pride. Llamados "Los Príncipes" por las chicas de primer curso. Por ahora, seguimos solteros. Preferimos estar así que atados a una relación. Y también juramos que los amigos antes que las mujeres, y así sigue siendo.
Hasta que llegó aquel día, aquel día en que vi a una hermosa y misteriosa chica en el bosque. Desde ese entonces, sigo buscándola.


El Lobo¡Lee esta historia GRATIS!