Capítulo 14.

118 11 4

Taemin, estaba en su séptimo mes de embarazo, se la pasaba llorando por todo aunque fuera lo más mínimo.

Su madre se encontraba sentada en el sofá de enfrente viendo arreglos florales para la boda que sería unos meses después de que la bebé naciera. Su padre estaba viendo que arreglos podía usar para la decoración del patio trasero donde seria la fiesta de bodas. Taemin bufo sobandose el vientre donde vivía su pequeño regalo de Key, estaba molesto, sus padres se empeñaban a toda costa en casarlo con ese ser que se empeñaba en tocarlo sin importar a su hija. Soltó un suspiro negando a las palabras de sus padres.

-No pienso usar nada. Entiendan, primero muerto a casarme con ese estúpido.

-Taemin. -Su padre suspiro dejando lo que estaba haciendo para acercarse a su hijo.- debes hacerlo, es por la familia.

-¿Cuál familia? Ustedes dejaron de serlo cuando me separaron de la única persona que amaba -Se levanto con cuidado tocandose la espalda baja.- tú nunca tuviste tiempo para mí. Nunca me quisiste, solo dinero dinero, dinero.

-¡Taemin! ¿Cómo osas en hablarme así?

-Como sea, señor, Lee. Solo una cosas si les digo, mí hija y yo no necesitamos a nadie ni de su cochino dinero.

-¡Lee Taemin! ¡Ven aquí ahora mismo!
-¡Dejame sólo!

Taemin entro a su habitación rápido, cerro la puerta con seguro y se sentó en la ventana como todos los días que quería hablar con su amado.

Abrazo fuerte el retrato contra su pecho dejando que las lágrimas corrieran por sus mejillas mientras admiraba el hermoso cielo despejado.
-Amor... Ven por mí... Por nosotros, sacame de esta pesadilla -Se llevo una mano al vientre al sentir un fuerte dolor, comenzó a hacer ejercicios de respiración.- calma, princesa... No te asustes que mamá no dejará que nadie te haga daño.

***

HeeChul estaba viendo a su hermano el cual tenía la mirada pérdida con una de sus manos en el pecho.

El no era tonto, sabía que algo andaba mal con su hermano, dejó su polvo compacto en el escritorio para comenzar a mover su mano de un lado a otro despertando de ese transce a su hermano.

-Bum, ¿Te sientes bien?

-Yo... Sentí una punzada en el pecho, como si algo anduviera mal. -Fijo su vista en los orbes de su hermano, soltó un suspiro acomodandose un poco la camisa.- ¿Será que algo anda mal?

-¿Anda mal, con qué?

-¿Será que algo le paso a Taemin?

***

Soo, regreso del trabajo dejando las llaves donde siempre las dejaba, ese día estaba dispuesto a que él menor fuera suyo, no le importaba nada, ni el bebé que Taemin esperaba.

Entro a la habitación del menor, viendo que éste se preparaba para dormir vistiendo tan sólo una camisa holgada que le llegaba debajo de los glúteos, se acercó silenciosamente por detrás de éste tomando lo de la cintura.

Taemin se asustó al sentir las manos adversas en su cuerpo, se alejo al momento de sentir la hombría ajena en su trasero. Dejó una de sus manos en su vientre abultado viendo detenidamente a Soo, estaba furioso.

-¡¿Qué coño te sucede, Soo?! Sal de mi habitación ahora mismo. -Apuntó la puerta con su dedo índice izquierdo, quería que se fuera, quería que lo dejará en paz.- sal ahora mismo.

-Soo, comenzó a reír mientras negaba con su cabeza, cruzó sus brazos en su pecho al mismo tiempo que caminaba hasta el menor.- no me iré, después de todo nos casaremos y esa bastarda que esperas será mi hijastra. Puedo deshacerme de ella y tú serás mío, no puedo esperar ni un momento más.

La hija de Kim KiBum.¡Lee esta historia GRATIS!