Diecisiete.

2.1K 187 12

Sentía de nuevo un gran frío por mis piernas, mis dedos congelados y mi nariz muy helada. No escuchaba nada de ruido, absolutamente nada.

De nuevo quería abrir mis ojos y me preparé mentalmente para hacerlo. 1, 2 y 3; Pude abrir mis ojos.

Como lo supuse desde ayer, estaba en un hospital. Las paredes blancas, una gran ventana que dejaba ver la copa de un árbol y algo de luz que entraba.

La luz de la habitación no tenia nada de intensidad, lo que hacía ver a la habitación tenebrosa. Traté de hacer fuerzas con uno de mis brazos para poder sentarme, pero me dio un gran dolor en el vientre.

¿¡Mi gusano!?. Toqué mi barriga sin pensarla, seguía un poco arriba. Lo que significaba que el gusano estaba ahí. Mi gusanito seguía ahí.

Cerré los ojos mientras pasaba mi mano por mi barriga, me sentía agotada. Estaba muy cansada, y no había nadie conmigo.

Ni siquiera recuerdo como es que vine a parar aquí. Recuerdo el accidente, y eso significa que me desmaye después del impacto, pues no recuerdo ver la ambulancia, ni sentir cuando me trajeron aquí.

Empecé a escuchar murmullos, que cada vez se hacían más cercanos. De la nada sentí una cálida mano sobre la mía.

¿Qué? ¿Acaso había un fantasma aquí? ¿Quién estaba aquí y por qué no lo podía ver?.

-Hija, tienes que desertar.-Era mamá, pero ¿por qué me decía que tenía que despertar?.

Yo estaba despierta, pero no la podía ver. ¿Acaso estaba soñando?.

Traté de decir algo, sentí que movía la boca, pero no salía palabra alguna. Mi garganta estaba seca, eso lo podía sentir.

-Sam vino ayer.-¿Sam? ¿Cómo está él? ¿Por qué no está aquí?.-Está muy triste, no dejó de llorar en todo lo que estuvo contigo.-¿Conmigo? ¿Él no ha estado conmigo?.-Cuando lo sacaron por el paro-respiratorio, estaba muy asustado.-¿A quién le ocurrió eso? ¿A mi o a él?.-Camila, tienes que ser fuerte, tienes que despertar. Para poder ayudar al bebé.

¿Qué tenía mi bebé? ¿Por qué no podían ayudarlo?.

¡Camila despierta! ¡despierta! ¡Tienes que despertar!. De ti depende que salven al gusano, arriba.

Traté de mover mi dedo, sentí mi mano al lado de la camilla. Yo estaba soñando todo. Soñé que tocaba mi barriga, quizás el gusano ya no estaba ahí. Soñé que veía la habitación, quizás era totalmente diferente.

Traté de mover de nuevo mi dedo y la verdad era que no sentía nada, pero supe que lo había movido gracias a mamá.

-¡Doctor! ¡Doctor movió el dedo! ¿Eso quiere decir que está despertando, o no?.-Sonreí en mi mente y escuché a mi madre abrir la puerta.

-Necesito que salga señora Maloley, por favor.-Mi madre hizo caso y después sentí algo sobre mi rostro.

Al parecer era oxígeno, pues era aire frío colándose por mis fosas nasales.

Empecé a sentir que quería toser y así lo hice. Sentía que saldría agua por mi garganta, pero no podía abrir los ojos aún.

Sentía algo amargado subiendo por mi garganta. Iba a vomitar, joder que no. Y así fue, vomité y en ese mismo instante mis ojos se abrieron dejando ver al doctor y a la enfermera. Oh y un gran vómito frente a mi.

Dejé caerme, y observé la habitación, no era como la había imaginado.

-Camila, ¿sabes dónde estás?.-Me preguntó el hombre con bata blanca.

-Supongo que en el hospital, pero no recuerdo como llegué aquí.-Me llevé la mano a la cabeza, me dolía la cabeza.

-Tú y tu novio se accidentaron..-Me comenzó a decir.

-¿Sam? ¿Dónde está Sam?.-Volví a levantarme de golpe, la enfermera me hizo hacía atrás.-¿Mi bebé? ¿Cómo está mi bebé?.-Toqué mi barriga, aún sentía a mi hijo ahí.

-No te mentiré, el bebé está mal. Has estado mucho tiempo dormida y al bebé no le han pasado energías.-Eso me dolió hasta el alma.-Haremos un gran esfuerzo para salvarlo, hasta ahora a sido un pequeño muy fuerte.

-Tiene que hacer todo para salvar a mi bebé, doctor.-Le pedí con algunas lágrimas ya cayendo.

-Lo haré, no te preocupes.-Colocó una mano en mi hombro trasmitiendo confianza.-En cuanto a Sam, él está en su habitación, también está cansado.

••••
Que tengan lindo domingo familiar.. Las amo y espero les haya gustado el cap babies♥♥

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!