—Supuse que podría encontrarte aquí —Camine lentamente mientras algo en mi sentía alivio.

Pude haber pasado a su casa, pero algo me decía en lo más profundo que ahí no iba a estar, y di varias vueltas en el auto, y sin más llegue aquí, y sabía o esperaba que ella estuviera aquí.

—Vine a pensar como siempre lo hago —Está en su momento de ida—. Y hacer tarea... Es más tranquilo aquí... Que en casa.

—¿Estas bien? —Es una pregunta estupida pero la hice porque realmente estoy preocupado, aunque ella no lo diga, puedo observar en sus ojos que esta mal, en su forma en como trata de evitarme ver.

—Si, igual que siempre. Siempre estoy bien —Lo dice muy segura de su misma, mientras agacha su cabeza y acaricia con sus dedos la arena de la cueva.

Aunque en la forma en como dijo, se asemeja en la forma en como yo le sonreía a todo el mundo después del divorcio de mis padres, sonreía por inercia, y siento que ella dijo aquella oración por inercia. Llegando a una conclusión que no sabes si está bien o esta tratando de serlo.

—No, no estas nada bien y lo se, te afecta Dafne —Lo sabía en la forma en como agachaba su cabeza enfrente de ella—, que siempre te trate mal.

—Claro que no —Me dice a la defensiva. Y me mira por fin a los ojos.

—¿Por qué lo haces? —Le pregunto.

Creo que mis preguntas no tienen sentido, creo que estoy diciendo cosas tontas, ni si quiera entiendo de dónde salen las preguntas.

—¿El que? Se mas especifico —Suspiro, como dije, preguntas sin sentido.

—El ocultar tus sentimientos —Era cierto, abro una puerta con ella pero adelante de esta hay otra—, no lo hagas, no conmigo.

—Yo... Déjame, yo no oculto nada —Aunque lo dice segura su cabeza vuelve a agacharse.

—Por favor, no lo hagas, déjalo salir —Río un poco—. Mi mamá dice que es bueno demostrar lo que sentimos, ya sea bueno o malo, aunque es pura palabrería, hazlo. Tal vez te sientas mejor.

—Ya te dije, estoy bien —No lo esta, por la forma en que me respondió tan tranquila, ella hubiera contraatacado de mala gana, pero no lo hizo.

Entonces me acerco a ella y la abrazo. No se porque lo hago, no suelo dar abrazos a alguien, con trabajos se los suelo dar a mi madre y eso que a ella la adoro mucho.

—No lo estas, Cariño. Pero no te preocupes estoy aquí para ti. Si quieres llorar, llora; no te detengas por mi. Estas mal, casi siempre lo estas, yo lo se —La abrazo un poco más fuerte—. Pero no te preocupes, ella ya no te va a molestar, ya me encargué de ella.

Puedo sentir una lagrima en mi piel, no es mía, es de ella, sabia que estaba mal, ella es muy fuerte, pero era hora de descargar todo. Ella me abraza también.

—Me prometí no volver a llorar, ¿Por qué lo estoy haciendo? ¿Y más contigo?

—A veces es bueno sacarlo todo lo que siente, si se guarda, es peor, y no te preocupes si lloras, no hay nadie que te vea para que te diga algo —Siguen siendo las palabras de mi mamá—. Aparte estás llorando conmigo porque soy guapo.

—Estas tu aquí —Susurra mientras ríe por mi último comentario—. No tiene sentido lo Segundo.

—Si, pero estoy aquí para cuidarte —Sonrió, se que no me puede ver pero lo hago—. Te lo prometí. ¿Lo recuerdas?

—¿Cuando te volviste un idiota inteligente? —Me cuestiona.

Suspiro, tomo un mechón de cabello de color rojizo que ella tiene, y lo enrollo entre mis dedos.

—Tal vez siempre lo fui, y nunca lo quise dejar salir, hasta que...

No completo la frase, la dejo en el aire.

—¿Hasta que...?

—Hasta que te conocí, quería que no sufrieras mas, quería que no te sintieras mal por nada nunca mas, y para hacerlo te tenía que cuidar, como lo hago en estos momentos —Supongo que es eso—. O tal vez sigo siendo el mismo idiota, pero que si le presta atención a las pláticas que su madre le suele dar de vez en cuando.

La escucho reír un poco.
Me separo de ella.
Me siento con mis piernas estiradas.
Ella hace lo mismo, pero puedo observar que ya no esta llorando y eso me tranquiliza.
Después me observa mientras quita la ultima lagrima que corre en su rostro.

—Dices que te encargaste de Dafne, ¿Qué fue lo que paso?

—Lo veras mañana por ti misma —Eso espero, me gustaría que realmente se hiciera la diferencia mañana.

Ella asiente, y se acuesta en la arena.
Curiosamente yo hago lo mismo, acto seguido nuestras miradas se cruzan.
Le sonrió, ella me regresa la sonrisa débilmente.

Cierra sus ojos, después de unos minutos creo que se queda dormida.
Me siento, y la observo como se queda ahí, después de una hora.
Decido despertarla.
Esta medio oscureciendo.

—Leire —Empiezo a decir en un susurro—. Despierta Leire, es hora de ir a casa. Leire...

Entonces empieza a abrir sus ojos.
Y se levanta un poco.

—Es hora de irnos a casa —Le repito, y ella asiente.

Se para, va por su mochila y su patineta. Empezamos a caminar, llegamos al estacionamiento, ella deja su patineta en el suelo, sube un pie.

—Ni creas que te voy a dejar ir a tu casa así, esta oscureciendo, así que súbete a mi auto —Ella sabe muy bien que no es una pregunta Y de hecho veo que empieza a dudar —. Súbete ahora.

Ella rueda sus ojos y lo hace, pone su patineta en la parte de atrás junto con su mochila y se sienta en el lado del copiloto.

Enciendo el auto y empiezo a manejar, hacia su casa primero.

Llegamos, ella esta apunto de bajar, pero la tomo de la mano. Ella regresa su mirada hacia mi.

—¿Te sientes un poco mejor?

—Si, no te preocupes ya estoy mejor. Solo fue un momento de debilidad... No volverá a pasar, son muchas cosas acumuladas.

—Pues lo hago —Enarco una ceja ella—. Me preocupo por ti.

Ella suspira, y asiente.
Ahora se acerca a mi y me deja un beso delicado en uno de mis cachetes.

—Gracias.

—De nada, Cariño.

Ella baja del carro y toma sus cosas.

—Si se te ofrece algo, llámame —Le sugiero mientras le guiñó un ojo.

—Probablemente no lo haga —Me dice—. Pero gracias.

Y espero a que entre a su casa, y arranco el auto.

Hora de ir a casa.

Es raro todo esto, ya que... No suelo dar consejos a las personas que a veces están tristes. Suelo huir para no pensar en la tristeza, pero en cierto modo esta siempre me sigue, después del divorcio de mis padres me concentre tanto en mi que no me importo en la manera en como trataba a los demás, o en la forma de cómo obtener a una chica. La vida se volvió más fácil cuando dejo de importarme todo, excepto mi.
Pero estando a lado de ella, me doy cuenta que la vida no solo es para mi, necesito a alguien en ella para, en cierto modo, complementarla. Y ella realmente me agrada, creo que hasta me ha empezado a gustar y ni si quiera tengo una buena razón para aceptarlo.
Últimamente muchas cosas son nuevas para mí.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!