Dieciséis.

2K 180 12

Emily me sacaba cualquier tema de conversación para no pensar en mi gusano, ni en Camila. Pero no podía dejar de pensar en lo que me había dicho hace unos minutos.

No había visto a ninguno de los chicos, ni siquiera había sabido nada de ellos. Emily me dijo que ellos habían estado aquí todos los días, pero que no los dejaban entrar a verme.

-Todo estará bien, Sam, yo lo sé.-Me dijo mi hermana poniendo su mano sobre la mía, asentí sin saber que era lo que me había dicho.

Todos los días, los tres días que Mila y yo llevábamos aquí, me levantaba con la esperanza de que me dijeran que podía ir a ver a Camila y que mi gusano estaba bien.

Pero no, me despertaba y no, me decían que solo estaba bien. Pero no me daban datos específicos.

El doctor interrumpió la platica que Emily me estaba dando, la verdad no le ponía mucha atención.

-Buen día, ¿cómo has dormido?.-Me preguntó con la sonrisa que tenía todos los días.

¿Qué éste doctor no tenía problemas o qué?.

-¿Como cree?.-Dije obvio y rodé los ojos, él de burló de mi.

-Sam..-Dijo mi mamá entre dientes en forma de regaño.

-Esta bien señora Wilkinson, es muy normal. Sam tiene miedo.-Dijo.

¿Miedo? ¿Miedo de qué? Ah si, de perder a mi hijo y a mi novia. ¿A quién con corazón no le daría miedo eso?.

-Claro que tengo miedo. Mi novia puede morir y mi hijo también.-Le dije con enojo, él río

-Hijo, todo estará bien.-Esas palabras sin duda me habían tranquilizado un poco, por lo menos el doctor me había dicho que estarían bien.

-¿Puedo hablar con usted a solas?.-Le pregunté observando a mi madre y a mi hermana.

Ambas asintieron y después salieron de la habitación dejandome con el doctor a solas.

-Te prometo que estarán bien, ambos se salvarán.-Dijo serio y checando las cosas raras que tenía conectadas a mi.

-¿Está seguro?.-Mi voz se cortó un poco y sólo aclaré mi garganta.

-No está prohibido llorar.-Reí un poco.-Y si, estoy seguro.

-¿Puedo ir a verla? ¿Por favor?.-Le pregunté.

Él hizo una mueca y me miró serio, él me iba a decir que no.

-Solo por un rato.-Sonreí, me había dejado ir a ver a mi nena y a mi gusano.

El doctor me ayudó a levantarme y a sentarme en una silla de ruedas. Él mismo me llevó hasta la habitación donde se encontraba Camila. Los padres de mi chica se acercaron a mi y sólo me dieron un apretón de manos.

-Voy a pasar.-Le susurré a su mamá, la señora Maloley solo asintió.

-Adelante hijo.-Asintió mi suegra.

El doctor me dejó en la puerta, para que yo entrara solo y así lo hice.

La habitación estaba en total silencio, Camila estaba sobre la camilla con los ojos cerrados, su respiración era muy lenta y eso me partía el alma.

Pasé mi mano por la camilla y acaricié su barriga. Su barriga un poco elevada aún se sentía, el gusano seguía dentro de ella.

-Camila, joder no.-Dije, con las lágrimas en mis ojos. Tomé su mano, su fría mano y coloqué mi cabeza sobre la camilla.-Boba, tienes que despertar, el gusano esta bien pero puede ponerse mal si no despiertas.
Mi niña, tienes que abrir los ojos, aquí estoy para ambos. Camila despierta.

Apreté más su mano con la esperanza de sentir que ella la movía, pero no. Su mano seguía igual de helada como cuando la tomé. Negué sollozando y después escuché una toz, eleve la mirada y Camila estaba comenzando a toser. ¡Dios! Está despertando.

-¡Doctor! ¡Doctor! ¡Camila, ¿Camila me escuchas?!.-En eso el doctor y dos enfermeras entraron.

Camila seguía con esa rara toz, pero no abría los ojos.

-Sam, tienes que salir.-El doctor no me dejó decir nada, una de las enfermeras ya me estaba sacando de la habitación y aunque luche por devolverme, fue imposible.

-¿Qué le está pasando?.-Le pregunté a la enfermera mientras me llevaba a mi habitación.

-Se les llama paro-respiratorio, ella comenzó a toser por una reacción del cuerpo.-Explicó.

-¿Estará bien?.-Pregunté, abrió la puerta de mi habitación dejando ver ahí a mi hermana.

-Ella estará bien, quizás ya pueda despertar.-Me dejo dentro de la habitación y se fue.

Con miles de dudas en mi cabeza.

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!