N I N E T E E N

4.5K 462 16

Dylan.

Te dejaré esto, para qué me entiendas y así no te quedes con dudas.

Me iré, me iré de la ciudad. Es lo mejor para . Tú Dylan, me gustas, y no quiero que de una atracción pase a enamorarme de ti. No lo quiero, me da miedo.

Dylan eres un excelente chico, seguro encontrarás más amigos, y alguna chica que pase su vida a tu lado.

Te quiero Dylan.

Narra Bea (La chica de las notas):

Dejé el bolígrafo encima del gran mesón de la cafetería. Miré la puerta donde Dylan venía entrando. Sonreí al ver lo bien que se veía, como siempre.

Se sentó en la mesa de siempre, y avance hasta él.

—Buenas Tardes ¿Que desea?— dije con una sonrisa.

Me miró y dejó ver sus dientes, elevando las comisuras de sus labios en una linda sonrisa.

—Un café, y un panecillo.

—Enseguida, Dylan.

Anote y le di una última mirada.
Avance, pero su mano se posó en mi brazo.

—Bea, necesito hablar contigo— dijo.

—¡Oh! Dylan, yo igual— dije.

El me dio un asentimiento para que siguiera, nerviosa rebusque en mi bolsillo y saque la carta doblada. Con mi mano temblorosa se la dejé en la mesa.

—Leela, y Adiós— me di vuelta.

Dejé su pedido y tomé mis cosas, miré a Dylan leyendo la carta. Le di la última mirada y salí de la cafetería.

Mire mi reloj, mi vuelo salía en dos horas. No era tanto el echó de que Dylan me gustase, no quiero salir lastimada y tampoco quiero lastimarlo a él; ya que de alguna manera es importante para mí.

Coffe's ¡Lee esta historia GRATIS!