Aún no acaba

96.2K 5.9K 439

-Te odio -me dijo silenciosamente vocalizando exageradamente para que pudiera leerle los labios.

Solté un resoplido, riendo burlón. Sus ojos seguían chispeando, furiosos mientras mantenía el celular contra su oreja, esperando que le contesten al otro lado de la línea.

-Me voy a vengar -me advirtió alzando amenazadoramente su dedo índice hacia mí, de la misma forma que muchas mamás lo hacían al regañar a sus pequeños.

-Cuento con ello, angelito -susurré, divertido.

-No contestan -sonó aliviada.

-No me preocupo -me crucé de brazos relajadamente y sonriendo engreídamente.

-Bueno -se encogió de hombros -No hay mucho que pueda hacer ¿verdad?

-Llama de nuevo -hice un gesto con el mentón hacia el celular sin perder mi sonrisa confiada.

Valerie hizo un puchero lanzando una mirada al teléfono que acababa de dejar sobre la mesita.

-Recuerda que los retos van para los dos lados -me intentó amenazar.

-Lo sé, preciosa -reí burlón -pero esto va a valer la pena.

Soltando un suspiro, volvió a coger el aparato y marcó una vez más.

-¿Y? -pregunté.

-Sh... No molestes -movió la mano como indicándome que me callara -Está timbran... Oh shit.

Ahogué una risa, sabiendo que ya le habían contestado.

-¿Aló?

-Como borracha -le recordé medio canturreando burlonamente solo para irritarla.

-¿Qué? ¡Ay mamita! Holas -alargó la "s" -Shi, mami.. shi, shi, todo está pefetamente -cada "e" fue exageradamente larga.

Tuve que apretar con fuerza los labios para luchar contra la risa.

-Sholsito rico... ¿Cómo toy? Pero que te he dicho, ¡toy prefecta! ... Sí, shi parfeta, eso quie decir... Mima cosa, ma... ¿Peo porqué te moletas? El día ta tan bonis... No seas así, mira por la ventana, hay solcito rico... ¿Castiel? Ta buenazo... ¿Pero que no era eso lo que querías que diga? Preguntate cómo taba. Ya pes, está buenazo.

Tuve que alejarme unos cuantos metros al oír eso, incapaz de no soltar una carcajada. La entonación de Valerie era perfecta y sonaba absolutamente ebria. Yo mismo me la habría creído de no tenerla en frente. Al regresar la mirada a mi novia, vi que habría los ojos, preocupada y alzaba la vista hacia mí, haciendo gestos frenéticos para pedirme que me acerque. Tapando el lado del micrófono y gesticulando me indicó que su mamá estaba al borde de un ataque y ya estaba hablando de cosas como matarme por no cuidarla. Normalmente me habría partido de la risa, sin darle importancia alguna, pero tener problemas con mi "suegrita" de seguro no era nada recomendable. Por eso, cuándo Valerie me preguntó qué hacer, no tardé en decirle que explique todo.

-¿Ma? -su tono de voz regresó a la normalidad -Ma, mami, escúchame ¿Ma?... ¿Qué? ¡No! Escúchame, por favor. Estoy perfectamente... Sí, perfectamente... No, no estoy borracha ¿No me oyes?... Lo siento, ma. Era solo una broma. Estamos haciendo un juego y ese fue el reto que me tocó... Yo sé, ma, perdóname... No, no te preocupes. Castiel me está cuidando un montón... No me deja tomar ni un vaso entero... Sí me tiene bien controlada... Ya, mami. Perdona... No, no volverá a pasar...

Me alejé nuevamente. En cuanto la tensión se había relajado, volví a reírme de la situación. Valerie no tardó en acercarse y darme un golpe en el hombro, medio jugando.

-¡Casi le da un ataque!

-¡A mí casi me da uno! -respondí, sonriendo burlonamente -De risa...

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!