Capitulo 1

5.4K 539 78
                                    






¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.






Febrero 2020


El sol se ocultaba en el horizonte, proyectando sombras largas sobre el asfalto todavía cálido del circuito. Entre los murmullos de los motores lejanos, Sergio Pérez cerraba un capítulo de su vida en el mundo de las carreras. A sus 29 años, miraba al pasado con una mezcla de triunfos y desafíos.

Sergio, cuya timidez ocultaba un valiente corazón, fue en sus días un piloto intrépido en la Fórmula 1. Sin embargo, un fatídico accidente cambió su destino. El rugir de los motores se volvió un silencio ensordecedor en la sala de espera del hospital, mientras los médicos luchaban por su vida. Durante un mes, el piloto yacía inconsciente, atrapado entre el hilo fino que separa la vida de la muerte.

En ese silencio, sus padres esperaron junto a su cama, enfrentando el miedo y la incertidumbre. Los médicos, con semblantes serios, discutían la gravedad del accidente y las secuelas que podrían quedar. Cuando Sergio finalmente recobró la conciencia, lo hizo con la determinación de cambiar su vida.

Sentado en la cama del hospital, sus padres a su lado, Sergio habló con una mezcla de pesar y resolución.

— Papá, mamá, lo siento. No puedo seguir así. No puedo volver a estar al volante de un auto de Fórmula 1. — La habitación se llenó de un pesar silencioso. — Pero no puedo alejarme del mundo que amo. Les prometo que no volveré a competir, pero quiero seguir siendo parte de esto. Quiero enseñar, compartir mi experiencia.

Sus padres asintieron con tristeza, entendiendo la necesidad de su hijo de permanecer cerca de su pasión. Fue en ese hospital que Sergio Pérez tomó una decisión que cambiaría su destino: sería profesor de Fórmula 1.

El viento soplaba suavemente, acariciando el asfalto mientras Sergio recorría la pista con la mirada perdida en el pasado. Las imágenes del accidente aún bailaban en su memoria, pero él sabía que debía seguir adelante. El destino le tenía reservada una segunda oportunidad.






¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.




Junio 2024


Por otro lado, en una ciudad distante, la historia de Max Verstappen se tejía desde la cuna. Desde niño, su padre, Joss Verstappen, un piloto de Fórmula 1 que no pudo alcanzar las alturas que deseaba, proyectó en su hijo el sueño que él no pudo cumplir.

Max, de tan solo 20 años, fue moldeado en el rugir de los motores y la tensión de los circuitos. Cada victoria de su joven vida fue celebrada como un logro compartido con su padre. Sin embargo, a medida que crecía, la sombra de las expectativas de Joss se cernía sobre él.

La habilidad innata de Max para pilotar lo llevó rápidamente a la cima, pero su ambición era impulsada por la presión de un padre que anhelaba ver a su hijo donde él no pudo llegar. La Fórmula 1 dejó de ser solo un sueño para Max; se convirtió en una realidad que llevaba a cuestas desde la infancia.

Mientras Sergio Pérez miraba hacia el horizonte, Max Verstappen, con su arrogancia y talento, representaba la nueva generación de pilotos. Sus caminos estaban destinados a cruzarse en la escuela de pilotos, donde las lecciones de vida y velocidad comenzarían a escribir un nuevo capítulo en sus destinos entrelazados.

Unos días después, en el aula de la escuela, el sonido de las sillas arrastrándose resonaba cuando los alumnos se acomodaban. Entre ellos se encontraban jóvenes aspirantes a pilotos, cada uno con sueños y ambiciones únicas.

Max Verstappen, ya había ganado renombre por su talento natural y su actitud prepotente. Lando Norris, Lance Stroll y Charles Leclerc, compañeros de Max, compartían la sala de clases.

Sergio ingresó con calma, su mirada tranquila oculta detrás de unas gafas. La sala se llenó de susurros y murmullos al reconocer al piloto retirado que se había convertido en profesor. Sergio tomó la pizarra y escribió con mano firme su nombre y la asignatura: "Lecciones de Vida y Velocidad en la F1".

La primera clase estaba a punto de comenzar, marcando el encuentro de destinos entrelazados. En la última fila, Max Verstappen observaba a su nuevo profesor con desdén, sin sospechar que su actitud arrogante estaba a punto de chocar con la experiencia y sabiduría de Sergio Pérez.






¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.






— Aurora.


Me encuentran en:

Wattpad: auroraaF1

Twitter: auroraa_F1

Tik Tok: auroraa_F1

Ao3: auroraa_F1

!Oh, Querido Profesor! | ChestappenDonde viven las historias. Descúbrelo ahora