Operación Italia

30 0 0

Prólogo

Louis estaba bastante ocupado con su teléfono. Hacía unas cuantas llamadas y enviaba unos cuantos mensajes. Iríamos en el jet privado de su familia. Mientras, yo esperaba en la sala de espera del aeropuerto. Mi maleta estaba a un lado mío, y mi bolsa descansaba sobre ella. Mi madre me hablaba, me decía un montón de cosas que no entendía. No podía pensar en nada más. Pensaba en Nicholás. Sólo recuerdo que antes de que Louise me llamara para abordar el jet, mi padre me dijo '<no lo eches a perder o ya verás>'. Mi madre y mi padre me despidieron. Estaba tan ansiosa y nerviosa. Arrastré la maleta detrás de mi mientras mi bolsa la cargaba con otra mano.

Una noche antes, Gena me volvió a desear suerte.

-¡Esto es tan romántico!- dijo después de haberle contado el plan de Louis y Nicholás. Me dio un fuerte abrazo y después continuó ayudándome a hacer la maleta. Mi padre me volvió a quitar el teléfono como era de esperarse. Me despedí nuevamente de todos los trabajadores de la casa. Mi madre me miraba de mala gana y mi padre tenía la misma cara de dureza que había puesto justo antes de darme una bofetada. Boram se despidió de mi dando saltitos y diciendo que lo iba a presumir con sus 'altas amistades'. Hyung, Jandi, Shindong y Yuki se despidieron de mi de mala gana. Cassie me miraba en una esquina de la sala con dureza y furia. Le di millones de gracias a dios por no haber dejado que Cassie me acompañara como mi guardaespaldas personal.

Al subir las escaleras del jet no miré detrás de mi. Veía lo que estaba apunto de abandonar. Y no me arrepentía. Todo lo que había dicho y hecho con Nicholás no había sido en vano. Estaba lista para pasar hoja y hacer una nueva vida con Nicholás. Lejos de mi familia entrometida y asfixiante. Lejos de todo. Ahora mi futuro sólo era Nicholás.

Tomé con mis delgados y fríos dedos el collar de plata en forma de luna. Lo envolví en mi palma. El collar que llena y los demás me habían regalado me hacían fuerte. Ellos eran mi familia. Son mi verdadera familia.

El avión avanzó, no miré por la ventana. Cerré los ojos, sentía como se elevaba poco a poco, en como el tren de aterrizaje iba abandonando la tierra para poder encontrarse con las bellas nubes que envolvían el cielo azul. Mi pasado ahora quedaba enterrado en la tierra y el nuevo se abría paso entre las nubes.

Al estar en lo más alto abrí los ojos. Dejé escapar el aire que no sabía que estaba reteniendo. Solté el collar de plata. En mi mano quedó marcada la silueta de la luna plateada. Miré por la ventana. Las nubes ya habían cubierto mi pasado, mis peores pesadillas. Era libre ahora. Respiré hondo. Volví a cerrar los ojos mientras me recostaba en el asiento. Pensé en unos brillantes ojos azules y en unos labios carnosos que detrás contenían una bella y brillante sonrisa. 

we fall in love on italy | #2 | by Anastasia Romanov © (PAUSADA)¡Lee esta historia GRATIS!