~Capítulo veintiuno~

15 1 0

Creo que ir a una feria sin avisar había sido una mala idea.

—¡Scarlett!—sentí los brazos de mi amiga alrededor de mí—¡Oh por Dios! No vuelvas a irte así.

—¿Por qué...?—carraspeé—¿Por qué está la policía aquí?

Había por lo menos tres uniformados en la sala, que me observaban atentamente.

—Yo... estaba muy preocupada—sonó su nariz—Y no sabía que hacer, pensé que te había pasado algo. Casi muero.

Sonreí enternecida y la abracé. A pesar de todo ella seguía siendo mi mejor amiga, y se preocupaba por mi.

—Lo siento...

—¡No vuelvas a hacer algo así! o me veré obligada a llamar a tía Nancy—oh-oh, eso era más que una amenaza.

—No llames a mamá—chillé.

—Pues no te vayas a hacer la rebelde a no sé donde—puso sus manos en su cadera.

—Señoritas...—el oficial trató de captar nuestra atención.

—Un segundo por favor—se giró hacia mí—Casi muero del susto, si es que Scott o tu madre no me asesinaban primero, eso sin contar la cantidad exagerada de fans que me odiarían.

—Pero...

—De. Por. Vida.

—Ya entendí—tome aire y caminé hasta los oficiales—Siento mucho que hayan tenido que venir por nada.

—No hay problema señorita, es mejor prevenir que lamentar—se quitó la gorra—Si no es molestia ¿puede darme un autógrafo? mi hija es fan suya.

—Claro—el hombre sacó una libreta y me tendió una pluma—¿Cómo se llama?

—Kathy.

"Para Kathy de Scarlett con mucho amor. Gracias por tu apoyo princesa y por creer en mí como yo lo hago en ti ❤".

Firmé abajo y le entregué la libreta al oficial.

—¿Puede tomarse una foto?

—Por supuesto—me coloqué al lado del policía y Cassie nos tomó la foto.

—Gracias.

—Gracias por venir—Cassie los acompañó hasta la puerta y cuando se fueron soltó un gran suspiro.

—Creí que nunca se irían, me incomodan un poco los policías.

—¿Algo que deba saber? ¿Problemas con la justicia mi querida Cassie Nowell?—arqueé una ceja hacia ella y me miró mal.

—Muchas películas para ti—murmuró.

—¡Te escuché!—caminé hasta el sofá y me tiré en él—Estoy agotada.

—¿Scar?

—¿Humm?—la verdad es que quería comer algo ya que mi estómago se pondría a hablar en cualquier momento si no lo hacía y luego quería dormir.

Tenía que hablar con Scott, ya eran suficientes "vacaciones" para mí.

—¿Dónde fuiste?—preguntó. Abrí los párpados y me reincorporé en el sofá sentándome derecha.

—A la Feria del pueblo...

—¿Una feria?

—Sí... bueno, queda como a cuarenta minutos a pie de aquí—entrecerré los ojos y miré al techo—Como casi todo aquí.

¿Atracción? |N.H| ©¡Lee esta historia GRATIS!