T E N

4.5K 498 12

Hoy estabas muy triste y desanimado. Me rompió el corazón.

Cuando te dejé el café, tu me ibas a pagar. Yo te puse una mano en el hombro y te dije.

“La casa invita”

Tu me quedaste mirando a los ojos. Me sentía una Diosa bajó tu mirada, esos ojos grises tan penetrantes. Me distes las gracias y me sonreiste.

Pienso que eres muy Especial.

Coffe's ¡Lee esta historia GRATIS!