~Capítulo veinte~

15 1 0

- ¿Ya se fue? -Cassie bajó por las escaleras tallándose los ojos. La observé en silencio y pude ver que había estado llorando.- ¿Scar?

No contesté. Negué con la cabeza y fui a la cocina por un vaso con agua.

Saqué un vaso de la alacena y llené el mismo con agua que había en la heladera.

Bebí tranquilamente el agua pensando en lo que había pasado en los últimos dos días. ¿Quién iba a pensar que mi amigo se iría a otro país? porque yo no.

Cassie entró en la cocina y me miró con semblante triste.

- ¿Estás enojada? -preguntó.

- Dime, ¿te sientes mejor con lo que hiciste?

- Scarlett... yo no puedo...

- Responde. ¿Te sientes mejor? -bajó la cabeza y suspiró.

- No, no lo hago.

- Bien -dejé el vaso sobre la mesada y salí a la sala, con Cassie detrás.

- ¿Qué estás haciendo? -alcé mi chaqueta y me la coloqué, tome mi celular y los auriculares.

- Me voy.

- ¿Qué? -se veía preocupada- ¿a dónde? -suspiré.

- No lo sé. Necesito pensar un poco ¿ok? Quiero ver en que momento pasó... esto. Quiero pensar en que momento te pusiste tan egoísta como para hacer dicidir a mi mejor amigo entre tu y sus estudios. Porque eso es lo que estás haciendo.

- Yo no lo había pensado así... -murmuró. Y sí, quizás estaba siendo muy dura con ella. Pero era de la única forma que entendería. Si algo tenían en común Ron y Cassie, era que ambos eran unos tercos de lo peor.

- Bueno. Te dejo para que pienses en lo que hiciste y si de verdad tomaste la decisión correcta. Hasta luego -me despedí y salí de la casa.

Afuera el día estaba soleado pero siempre manteniendo un poco la frescura de Londres. Me subí la cremallera de la chaqueta y comencé a caminar fuera de la residencia.

No conocía nada, pero no podía estar en esa casa sin querer tirarle algo por la cabeza a mi amiga para que entrase en razón.

Caminé por un lado de la carretera evitando que algún coche me llevará por delante. Saqué los auriculares y me coloqué sólo uno, para no perder la audición de lo que pasaba a mi alrededor por completo.

Fui al reproductor y coloqué Trouble de Coldplay. Sin duda era una de mis bandas favoritas.

Tras por lo menos cuarenta y cinco minutos después, pude divisar a lo lejos muchas luces, e incluso había música.
Sonreí. Era una feria. En aquel pueblo tan alejado de todo había una feria y por supuesto mucha gente. Me felicité por llevar mi chaqueta con capucha y mis lentes de sol en el bolsillo, me coloqué los mismos y seguí caminando en dirección a la feria.

Mientras más me iba acercando se podía escuchar mejor los gritos de emoción, la música y el sonido de los juegos. Definitivamente había mucha gente. En la entrada había dos casetas en donde vendían los tickets para entrar y me diriji a la más cercana.

- Hola, buenas tardes -saludé al chico de la cabina.

- Buenas tardes -sonrió- ¿una entrada?.

- Sí por favor.

- Son £20 -asentí y saqué el dinero.- Aquí tiene -tomé la entrada y sonreí.

- Gracias.

- Disfrute su tarde y gracias por venir.

¿Atracción? |N.H| ©¡Lee esta historia GRATIS!