Cinco.

2.6K 194 19

Me desperté como todas las mañanas, con Sam a mi lado, su pesado brazo y su, aún más, pesada pierna sobre mi.

-Sam...-Susurré, moviendo su mano.

Él enterró más su rostro en mi cabello y sólo soltó un gruñido. Volví a moverlo sin nada de fuerza, yo no tenía ganas de levantarme tampoco, pero tenía que aprovechar el tiempo que me quedaba antes de que mi barriga comenzara a crecer.

Toqué mi estómago y cerré los ojos, comencé a imaginar en que sería mi lindo bebé. Quizás iba a ser una niña, aunque no quería una niña, prefería a un niño, pero al mismo tiempo tampoco quería un niño. Que difícil era pensar en todo eso.

Alguien tocó la puerta de la habitación de la forma menos humana posible haciendo que me sobresaltara, no me había dado cuenta de cuando me quede dormida.

-Adelante.-Gritó Sam, él ya no estaba junto a mi, estaba saliendo del baño.

Con el cabello ligeramente húmedo, su torso descubierto y un shorts deportivo.

-Camila, Sam, tenemos que irnos.-Mi hermano entró, y sólo nos aviso eso para después irse.

-¡Ya vamos!.-Gritó Sam, reí.-¿Cómo durmieron?.-Preguntó, asentí.

-Bien, ¿qué hay de ti?.-Le pregunté, él gateó hasta quedar junto a mi sobre la cama.

-Perfectamente bien.-Acarició mi barriga y me dio un corto beso en los labios.

Me metí a bañar, pues los chicos tenían planeado algo y teníamos que estar listos desde temprano. Era muy temprano aún y aún seguía con sueño.

Me vestí en el baño y salí para poner crema en mi cuerpo y cepillarme el cabello.

Sam aún seguía en la habitación viendo un programa de televisión.

-¿A dónde iremos?.-Le pregunté, él sólo se encogió de hombros.-Dime, necesito saber que llevar.

-Si algo te falta, sólo dime, podemos comprar lo que sea.-Reí e hice un movimiento de ‘Diva, a mi dinero me sobra’.

-Claro, Sammy.-Tomé una de mis bolsas y puse mi teléfono ahí.

Ambos bajamos y al llegar a la sala nos dimos cuenta de que no había absolutamente nadie. Fui a la cocina para ver si estaban ahí y tampoco, me fijé en la cochera y el auto de Nate no estaba.

-Nate me ha mandado un mensaje, nos están esperando en la casa de los Jacks.-Tomó las llaves del auto y me sonrió.

-¿Podemos comer antes?.-Le pregunté sobando mi barriga.

-Claro, puedo hacer quesadillas.-Dijo de lo más normal y abriendo el refrigerador para sacar queso.

-Desde los quince años he visto que lo único que haces en la estufa son quesadillas, Sam.-Reí, él me miró con cara de ofendido.

-¿No quieres mis quesadillas, Mila? ¿Oíste eso gusano? Tu mamá no quiere mis quesadillas.-Justo en ese momento, Gilinsky iba entrando por la puerta de la cocina.

-¿Gusano? ¿Mamá? ¿Qué?.-Volteé a ver a Sam, quien seguía cerca de mi barriga.

¿Qué hacía Jack aquí? ¿Cuándo llegó?.

-¡Jack! ¡Viejo!.-Gritó Sam con mucha alegría, Jack seguía con el rostro confundido.

-No me cambies de tema, dude. ¿Estás embarazada?.-Preguntó señalándome, sus cejas fruncidas y con el rostro más confundido que nunca.

-¿Prometes no decir nada?.-Le dijo Sam, juntando sus manos pidiendo un favor.

-¡Joder! Eso es un puto si.-Gilinsky estaba sorprendido y hasta parecía que enojado.

-Jack, por favor.-También me acerqué a pedirle que no dijera nada.

-¿Desde cuando? ¡Joder! Que idiotas son, no pensé que fueran tan idiotas, ¿saben en los problemas que se van a meter? Espero que si lo sepan.-Y esa era una de las muchas razones por las cuales odiaba hablar con Gilinsky; él siempre tenía razón.

Volví a tener ese sentimiento de angustia en mi. Éste bebé me iba a traer muchos problemas, a ambos.

-Menos de un mes, G, controlate hombre, escuchame.-Le dijo Sam, me senté en una de las sillas y suspire.

-¿Nate sabe?.-Preguntó Jack.

-Nadie sabe, sólo nosotros.-Respondí segura y desanimada.

-¿Y qué pasara?.-Preguntó, ahora se veía preocupado y molesto.

-Tendré al bebé.-Le dije, no muy segura de ello, pero se lo dije.

Después de eso, Sam siguió haciendo las quesadillas. Jack también comió y después nos subimos al auto de Sam, ninguno de los tres hablaba. Jack estaba molesto, decepcionado y sorprendido, yo lo conocía muy bien.
Y lo que yo también sabía muy bien de Jack, era que no podía guardar secretos por mucho tiempo, así que yo misma tendría que decirle a Nate sobre mi embarazo lo más pronto posible.

Los chicos habían decidido ir a la playa, iba con Ally, Nate y Sam en el mismo auto. Ellos tres iban hablando animadamente sobre algo a lo que no  puse mucha atención, mientras yo sólo pensaba en como le diría a Nate sobre mi hijo.

Gilinsky ya sabía, y se había enterado de la peor forma posible. Sólo tenía que decirle a Johnson, Ally, Nate, Stew y a mis padres. Quizás a los chicos les diría juntos, y a mis padres por separado. También teníamos que decirle a los padres de Sam.

Teníamos que decirle, literalmente a todo el mundo. Y era algo tan delicado y obviamente complicado decir que estaba embarazada.

-¿Te has puesto a pensar en cómo reaccionará mi padre?.-Le pregunté alterada.-Soy una vergüenza.

-Mis fans sabrán que ya no soy virgen.-Dijo Sam, haciéndose el muy preocupado.

-¿Qué dirá mi mamá?. Obviamente mi mamá llorara.-Yo seguía con mi paranoia.

-Ya ninguna chica me tomará enserio.-Enserio que no quería prestarle atención, pero necesitaba que Sam se pusiera sólo un poco serio con esto.

-Samuel.-Hablé enojada.-Estoy hablando muy enserio, esto es delicado.

-No sé de que tanto te preocupas, todo estará bien, hermosa.-Se acercó y me dio un beso en la frente.

••••
Si mal no lo recuerdo, hoy es el cumpleaños de @littlecuteGilinsky...
Linda, hermosa, preciosa, te deseo lo mejor en éste día tan especial, te mando muchos besos y abrazos desde Arizona hasta España, que tengas el mejor de los cumpleaños y a celebrar esos 18 como se merecen

Las amo mis loves, tengan lindo miércoles y éste cap va dedicado a;
@magcult4live porque me lo había pedido en la primera temporada y no se lo había dedicado, perdón por eso baby, pero aquí esta, dedicado para ti *v*

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!