Cuatro.

2.6K 217 38

-¿Qué demonios voy a hacer con un niño, Sam?.-Le grité, desesperada y a un tono poco audible, pasando mi mano por mi cabello.

-¿Qué demonios haremos?.-Por lo menos el idiota que no usó condón me ayudara con la cosa.

-Si, ¿qué haremos?.-Sentía de nuevo esas ganas de llorar.

Ya podía escuchar a mi mamá decir todo lo decepcionada que estaba de mi y de Sam, que nunca me debí de haber mudado con los chicos y que aún no debí de haber tenido novio.

También a mi papá darle el gran sermón a Sam, regañar a Nate por descuidarme y a Stew para que no fuera tan idiota y no hiciera lo mismo. También me regañaría, y me iría peor.

-¿Qué más vamos a hacer? Cuidarlo, amarlo, comprarle cosas.-Negué.

-Yo no lo quiero.-Su rostro cambió de expresión rápidamente.

-¿Estás pensando en abortar al bebé?.-Lo dijo enojado, muy enojado.-Estás loca Camila, no sabía que estabas tan tonta.-Eso dolió.

-Tú no eres el que llevará el bebé, él que soportara más odio de las fans, tú no eres esa persona Sam. Mi mundo se está cayendo, y tú no me ayudas en nada.-Me senté en el suelo, con las manos en mi rostro.

-Mi amor, sé que tienes miedo, pero Camila, mientras a ti se te cae el mundo, estás formando el mejor y más magnifico mundo para alguien y estoy dispuesto a ayudarte.-Dijo tomando mis manos con las suyas para apartarlas de mi rostro.

-No, no sé.-Aparté sus manos y abracé mis piernas.

No estaba segura de que iba a hacer, siempre estuve en contra del aborto, pero ahora que estoy en ésta situación creo que he cambiado de opinión.

-Nate no querrá que lo abortes, ni tus padres, y además el aborto es peligroso, yo no quiero que te lastimen.-Se sentó junto a mi, pasó su brazo por mis hombros y me jaló hacía él.

-No le pienso decir a nadie.-Le dije segura y aferrándome a él.

-¿Por qué demonios no usaste un maldito condón? Todo esto es tu culpa, idiota.-Le dije, enojada, y triste con él.

-Quizás yo estaba planeando que quedarás embarazada.-Dijo, ¿qué?.

Me aparté de él, estaba serio.

-Pues me has arruinado la vida.-Me di la vuelta, dándole la espalda.

-¿Eso crees? Tenían razón al decirme que no saliera contigo.-Eso me dolió aún más.

-A mi también me lo dijeron miles de veces, fui una tonta al acostarme contigo.-Desvío su mirada de la mía y asintió dolido.

-No puedo creer que hayas dicho eso, y que seas capaz de matar una vida Camila.-Seguía viendo por la ventana, mis lágrimas comenzaron a salir de nuevo.

-Sam...-Solloce, él me miró.-Lo siento, te quiero, y soy una tonta por decir lo contrario, pero...-No me dejó terminar ya que sus labios se estamparon con los míos.

-Descansa, estás muy estresada y no piensas bien las cosas.-Coloqué mi cabeza sobre sus piernas, acostándome en el frío piso de nuestra habitación.

Toqué mi estómago. ¿Cómo podría algo estar creciendo ahí dentro? ¿Y cómo era capaz yo de pensar en matarlo?.

Sentí la mano de Sam bajar por mi brazo y después colocarse sobre mi mano en mi estómago.

Comenzó a mover nuestras manos y tarareaba una canción, sonreí.

-¿Qué haces?.-Le pregunté aún con una sonrisa en mi rostro.

-Acarició a mi hijo, a ese gusano que está ahí dentro.-Reí, Sam enserio quería ese bebé.

-¿Entonces? ¿Si estas dispuesto a estar conmigo siempre?.-Pregunté, levantandome y mirándolo atenta.

-Siempre, con ustedes.-Volvió a tocar mi estómago y a besarme.-Y cuando estés lista, me prepararé para sentir los golpes de tu hermano.

-Te van a doler mucho.-Le dije riendo, aunque yo sabía que Nate no lo golpearía.

-¿Oíste eso gusano? No tendrás hermanos, o hermanas.-Se acercó de la manera más tierna posible a mi estómago y susurró.-Pero haré lo posible, porque tú si llegues.

Me sentí tan mal. Sam quería a nuestro hijo y yo estaba siendo una total tonta en pensar en matarlo.

-Llegara Sam, lo prometo.-Besó mi estómago y después levantó su mirada con una sonrisa.

-¿Escuchaste eso gusano? Tu mami ya te quiere con nosotros, tendremos que comenzar a preparar todo.-Reí, Sam era el más tonto de los tontos.

-No le digas gusano, y ni siquiera sabes que es.-Le dije con un cierto tono de fastidio, pero bromeando.

-De todas formas si es niña, algún día se convertirá en una hermosa mariposa.-Reí.

-Los gusanos no son los que se convierten en mariposas, esas son las orugas, burro.-Le expliqué acariciando su mejilla.

-Orugas, gusanos, los dos se arrastran, son la misma.-Sam y sus tontas formas de definir algo.

-Pues éste gusano tiene hambre.-Y lo decía enserio, me estaba dando hambre justo ahora.

-Papá invita las hamburguesas.-Se levantó del suelo, me tendió su mano y después me abrazo mientras tocaba mi barriga.

••••
Capítulo dedicado a; @ValenInfantino porque es una niña genial ♥♥
Las amo, tengan lindo martes ♥✌

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!