-Si... Pensé en eso torbellino... – dijo este con una sonrisa muy picara.

-¡Idiota! – exclamé lanzándole un cojín a la cara.

-¡Tyler! ¡Hola! – gritaba Pao desde el ordenador.

-¿Ese es Tyler? ¡Yo quiero verle bien! – exclamaba Desy.

-¡Oh Dios! ¡Muero! – decía Raúl.

-Hola chicos. – saludó Tyler posicionándose delante del ordenador y dedicándoles una sonrisa seductora a mis amigos.

-¡Madre mía que ardiente! ¡Tíratelo ___! – exclamó Desy.

Tyler la miró extrañado. Menos mal que Tyler no entiende español...

-Dice ¡Madre mía que caliente! ¡Acuéstate con él ____! – y ahí está la muy capulla de Julia para traducir lo que no debe.

-¡Team Tyler! – grita Pao.

-¡Se acabó! ¡Iros a tomar viento! – grito entre enfadada y avergonzada.

Tyler esboza una sonrisa pícara y me mira.

-¡Y tú largo de aquí! ¡Y llama antes de entrar! – le grito mientras le empujo para que salga de mi habitación.

-Me gustan tus amigos. – dice entre risas Tyler.

-Bien por ti, ¡largo!

-¡No seas así mujer! – protesta Tyler viéndome con cara de perrito apaleado.

En respuesta le cierro la puerta en las narices. Maldito Tyler, maldita Julia... ¡Me las va a pagar!

-Vale, enfádate sin motivos si quieres, pero vístete, Dylan y Ty llegarán pronto. – dice Tyler desde el otro lado de la puerta.

¡Exasperante! Eso es, un pesado exasperante. Pero sexy y caliente y sabe lo que hace. ¡Cállate maldita conciencia! Sí, yo me puedo callar, pero eso no va a quitar lo que paso ni lo que sientes... Enserio, voy a amordazarla. Amordázame, pero sabes que tengo razón, ha sido un día muy caliente, con chicos demasiado sexys y por lo que hemos notado muy bien dotados... ¡Será maldita! Lo peor es que me estoy sonrojando solo de pensarlo... Dejando a un lado todo pensamiento pervertido me doy una buena ducha y luego me dispongo a elegir que ponerme para la cena. Como la última vez no tengo ni idea de que ponerme, así que me pongo mi sujetador deportico y unos pantalones cortos de chándal para ir a buscar a Tyler, aun con el pelo húmedo mojándome todo.

-Tyler. – le llamo cuando lo encuentro en el cocina revisando la comida que trajo el catering hace un momento.

-Dime. – responde dándose la vuelta y mirándome.

Cuando me ve enarca una ceja y luego intenta ponerse serio pero al final le sale una risilla.

-¿Se puede saber de qué te ríes? – pregunto con el ceño fruncido.

-De nada, solo iba a ponerme serio y regañarte por estar aun así, pero no puedo, te ves tan sexy y adorable con tu pelo mojado y tu ropa deportiva... – dice acercándose a mí relamiéndose los labios y cogiendo mi cintura.

Yo en una reacción inconsciente muerdo mi labio inferior y me sonrojo más aún.

-Sexy y adorable... – dice en un suave ronroneo contra mi oreja acariciando mi lóbulo con sus labios.

Ante esto solté un pequeño jadeo y volví a morder mi labio inferior. Tyler gruñó y me apretó contra él.

-No haga eso. – dice con la voz ronca, casi gutural.

LEARNING ENGLISH. (Tyler Hoechlin y tu)¡Lee esta historia GRATIS!