Cambios

108K 6.6K 761

Mónica mandó luego un mensaje a las chicas avisando que estaba bien, que ellos tenían bastante que hablar, que se habían ido caminando, planeaban almorzar en el pueblo, regresarían tarde y que no nos preocupáramos. Nosotros le tomamos la palabra. Las chicas se lamentaron por su amiga al principio, pero al darse cuenta de que pasaban las horas, terminaron por relajarse.

Terminamos acomodándonos en los alrededores de la piscina. Ellas estaban tomando sol por su lado, Tomás y Javier intentaban seducir a unas turistas que con las justas sabían español y Hernán y yo nos dedicábamos a vaciar lentamente unas porciones de yuquitas fritas y un plato de chicharrón de mariscos. Cuando tu amigo se ofrece a pagar la cuenta, la vida es bella.

-Hasta ahora no hemos tenido tiempo de hablar bien -me dijo de pronto mi hermano.

-¿De qué? -pregunté, indiferente mientras hundía una yuquita en uno de los pocillos con salsa.

-¿Qué tal salió todo ayer?

-¿Ayer? -lo miré extrañado.

-Sí -asintió apropiándose del plato de yuquitas.

-¿De qué hablas? -fruncí el ceño hasta que recordé -ah... ya sé de que hablas...

-¿Sí? ¿Lograste acordarte? -inquirió burlón.

-Imbécil -mascullé sonriendo -Solamente me sorprende que fuera ayer... Han pasado tantas cosas que siento que han sido más días.

-Genial... ¿Podemos llegar al punto?

-Osea... -contuve a duras penas una sonrisa burlona.

-Jodido -masculló Hernán consiente de que lo hacía solo para fastidiarlo.

-Estuvo bien -evité mirarlo a los ojos, concentrándome en la deliciosa comida que tenía en frente -Es más, fue espectacular.

-¿No se preocupó?

-¿A qué te refieres?

-A que tuvo que buscártelo con microscopio.

Reí a carcajada limpia.

-No, no se pudo, Melanie lo tiene acaparado desde que sale contigo -respondí siguiéndole la broma.

-Touché -contestó también riendo.

-El problema... -admití tras unos momentos en silencio después de tomarnos un rato para calmarnos -...es que me he vuelto adicto a ella.

-¿A ella o al sexo? -se burló.

-Oe, bestia, creí que contigo sí podía hablar en serio -bromeé.

-Entiendo a lo que te refieres -sonrió mirando en dirección a su novia.

-No hay que exagerar -empecé a explicar.

-Lo sé, lo sé -me interrumpió mi hermano -Pero por momentos realmente las ganas de tenerla a tu lado, aunque sea solo para ser consiente de que está cerca, son...

-... ¿Extrañamente demasiadas? -propuse.

-Bien planteado -asintió.

-Nos han hecho mierda, hermano... -mascullé riendo con incredulidad.

-Melanie ya estaba pensando en cómo matarte si es que Valerie salía dolida o asustada.

-Esa chica tiene un concepto de mí... -me burlé.

-Creo que es incluso mejor del que tenía de mí -rió.

-¿Tanto la irritabas?

-Eso parece... -sonrió, divertido antes de lanzar una lenta mirada a nuestro alrededor para luego añadir -la hiciste linda ¿eh?

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!