—¡Zayn! —gritó Tony desde la puerta. Zayn sólo estaba disfrutando de la comodidad de su cama —. ¡Negro del monte escúchame!


—¿Qué quieres? —murmuró tapando su cara con la almohada.


—Iré con Luke, hoy por fin lo invitaré a salir.


Zayn giro su cuerpo dándole la espalda —¿Me despertaste solo para decirme que invitaras al mugroso a salir? Me has dicho lo mismo miles de veces.


—Eres un mal amigo, desde que Niall se fue eres un vago.


—Me tendrás como vago hasta que Niall regrese —dijo levantándose de la cama y empujar a su amigo —. ¡Ahora largo!


—¡Nunca más vuelvas a hablarme!


Tony estaba hecho una furia. Se colocó su chaqueta, tomó las llaves y salió. Al cabo de veinte minutos llegó a la tienda solo para ver al chico lindo.


Luke se encontraba trabajando, a lo que Tony se tomó el tiempo de admirarlo: Su piel blanca, ojos marrones más unos cuantos tatuajes en sus brazos.


—¡Tony! —exclamó en cuanto lo vio —, ¿Vienes por otro tatuaje?


—Uh, en realidad me gustaría hablar contigo.


—Bien, déjame terminar aquí y vuelvo contigo —sonrió.


Tony asintió sin problema y tomó asiento en la sala de espera; de soslayó notó un pequeño libro y le pegó una hojeada.


"Hoy conocí a un chico muy lindo..."


Reprimió una risa, era un diario. La tentación lo invadió sintiendo el deseo de llevárselo, pero eso sería robar y robar está mal.


Oyó como Luke se despedía de su cliente y los pasos eran cercanos. Sin pensarlo salió corriendo, le pediría disculpas después.


Entró al departamento para encontrar a Zayn husmeando el refrigerador.


—¿Dónde estabas?


Tony no respondió.


—Me desperté y no había nada para comer.


Silencio.


Subió a su habitación y se encerró. Se tiró a la cama abriendo el libro entre sus manos. El diario de Luke.


Sus ojos se clavaron en las páginas desgastadas y llenas de tinta. A medida que leía sus mejillas se tornaban rosadas.


Luke escribía sobre él.


Solo de él.

Text Messages »  Ziall¡Lee esta historia GRATIS!