Capítulo 40: "Perdóname".

978 54 2

-¿Quieres que vayamos al aeropuerto? -levanté la mirada y arqueé una ceja.

-No nos va a dar tiempo William -le dije enterrando la cara en su cuello. Eso me reconfortaba.

-Carly -levanté la mirada y me topé con sus ojos azules, observándome-. Somos los héroes de nuestro tiempo -sonreí. Así era la letra de una de mis canciones favorita; la ganadora de Eurovisión 2015.

-Tienes razón -le susurré. Besé su mejilla rápidamente, y entré corriendo a casa de mis tíos. Cuando llegué al salón, todos me miraron.

-¿Qué pasa Carla? -me preguntó mi tía mirándome preocupada. Me miré las manos.

-No pasa nada tita, solo que... Me voy al aeropuerto -dije con la cabeza agachada.

-¡¿Qué?! -gritó mi tío-. Tienes que descansar, no puedes irte ahora. Estás muy débil, no puedes forzarte.

-Tito... Lo sé, pero... -levanté la vista, y me lo encontré en frente mía-. Necesito despedirme de mi hermano. Tú sabes lo que pasó entre nosotros, y hoy... Ha vuelto a pasar... Me ha vuelto a decir que no quiere saber nada de mí y... Es que yo no puedo estar sin saber nada de unas de las personas que más me importan en la vida -mi tío me miraba antentamente. Sentía una enorme tristeza ahora misma en cada parte de mi cuerpo.

-Ten cuidado pequeña -me susurró. Le abracé, y él me correspondió.

-Gracias tito -le susurré al oído mientras me separaba de él. Corrí hasta la entrada, donde me esperaba William. Me monté atrás en la moto, y encendió el motor.

-¿Lista Carly? -me preguntó girando la cabeza.

-Lista -atrapé sus labios y él sonrió.

-Te he echado mucho de menos. A ti y a tu culo -le pegué en la cara despacio, y empezó a reír. Adoraba su risa. Lo adoraba a él.

-Y yo a ti dulzuro -le contesté. Arrancó, y me abracé a él. Apoyé mi cabeza en su espalda, y aspiré su dulce aroma, ni tan malo, ni tan bueno. Solamente... perfecto, perfecto para mí.

-Don't tell the gods I left a mess I can't undo what has been done. Let's run for cover... -William empezó a cantar Heroes, y sonreí. Su voz era aguda, pero tenía bastantes gallillos; no tardaría en cambiarle.

-What if I'm the only hero left? You better fire off your gun. Once and forever...

-He said go dry your eyes. And live your life like there is no tomorrow son. And tell the others...

-To go sing it like a hummingbird. The greatest anthem ever heard...

 Después, los dos, empezamos a cantar el estribillo a pleno pulmón, mal, para fastidiarnos la garganta... Pero, había una cosa que vencía a todas las demás; nos divertíamos.

We are the heroes of our time

But we're dancing with the demons in our minds

We are the heroes of our time

Heroes, oh whoa

But we're dancing with the demons in our minds

Heroes, oh whoa

We are the heroes of our time

Heroes, oh whoa

But were dancing with the demons in our minds

Heroes, oh whoa

Reímos. No podíamos hacer otra cosa, nada más que eso, reír, cantar, y querer... Estar enamorados.

Enséñame ©¡Lee esta historia GRATIS!