Capítulo~43~En compañía de mis tres chicos.~

713 53 6

__________.

En cuanto llego a mi habitación del hotel de Roma, dejo caer mi cuerpo sobre la cama.

Me siento aliviada, como si algún peso se retirase de encima mía al escuchar como Justin me decía que no nos volveríamos a separar más como lo habíamos echo la semana pasada, yo en París y el en Estados Unidos.

Siento como petan en la puerta de la habitación y me bajo de la cama para ver de quien se trata, seguramente de alguno de los chicos que, probablemente, ya hayan terminado de deshacer sus maletas y ya están listos para visitar una parte de la ciudad.

Abro la puerta de la entrada de la habitación del hotel y suelto una carcajada al ver como Chris, Chaz y Justin están sentados como indios en el pasillo de la planta alta del hotel donde se encuentra la habitación, delante de la puerta de esta.

-Deberías saber que no nos has dado nuestras tarjetas para abrir la puerta.- dice divertido Chaz.

Suelto una carcajada y abro la puerta lo máximo posible para que los tres chicos entren en la habitación.

-Deberíais saber que se piden en recepción, ese mostrador tan bonito de mármol en el que se atienden a las personas del hotel...- digo divertida mientras cierro la puerta de la habitación.

¿Puede haber algo mejor que compartir habitación con mis tres mejores chicos?

En cuanto llego al pasillo de las habitaciones de la habitación de hotel, miro divertida como los tres chicos de pelo castaño se pelean en el suelo por la habitación más grande, la que está delante de la mía.

-¿Y si hacemos un juego para escogerlo?- pregunto gritando para que me escuchen los tres chicos de pelo castaño que están tirados en el suelo de la habitación, unos encima de otros.

Los tres chicos se separan en el suelo, cada uno a un lado, dejando que Justin coja aire ya que era sobre el que los dos chicos estaban encima y me miran.

-¿Cómo cual?- pregunta Justin.

Vuelvo a mi habitación, rompo una hoja de mi libreta grande en tres trozos pequeños y escribo en cada uno, el tamaño de las tres habitaciones, la pequeña, la mediana y la grande.

-He escrito en cada papel el tamaño de las habitaciones, quien escoja el papel de la habitación grande, será quien se quede la habitación, así con la mediana y con la pequeña.- me siento en el suelo delante de los chicos y dejo los tres trozos pequeños de papel enrollados, sobre el suelo del pasillo de la habitación.- ¿Chaz?- digo para que escoja uno de los tres papeles.

-El segundo.- dice el chico de pelo castaño.

Cojo el segundo papel (el que está entre los otros dos) y lo abro para ver que habitación le ha tocado.

-La mediana.- digo divertida.

-Al menos no me ha tocado la enana.- dice divertido mientras se levanta del suelo.

-¿Justin?- digo para que el chico de ojos color miel escoja uno de los dos trozos de papel que quedan.

-El de tu derecha.

Cojo el papel que está del lado de mi brazo derecho y suelto una carcajada al ver la habitación que le ha tocado.

-Has tenido suerte, Chris, la habitación grande es tuya.- digo divertida.

Justin me mira con la boca abierta formando una O y me encojo de hombros.- Lo siento, te ha tocado la enana.- deposito un beso en su mejilla y suelto una carcajada.

Cierro la puerta de mi habitación y abro mi maleta para cambiarme de ropa ya que lo que llevo puesto son unas simples mayas negras, una camiseta blanca de manga corta y mis deportivas Nike blancas altas.

Always? Always¡Lee esta historia GRATIS!