Capítulo XV "Un rubiales"

2.9K 138 6


Pasó más de unas semanas de lo ocurrido y ahora estoy aquí esperando al autobus, fue horrible, no aguanto más, hasta aquí llego. Todo empezó así..

Me desperté con muchísimas rosas blancas y rojas repatidas sobre mi cama grande y blanca. Eran tan hermosas y olian tan bien. Decidí levantarme totalmente, abrí la persiana y me puse unos shorts ajustados blancos y una camisa corta azulada, me puse mis zapatillas y bajé a desayunar.

-¡Buenos Días!- le dije a Ethan que estaba viendo la televisión sentado en el sofá comiendo palomitas.

-Buenos días amor - dijo y me lanzó un beso a lo lejos. Me acerqué a él con un vaso de leche y me senté junto a el.

-Y.. que tal dormist...- me sorprendí cuando estiró el brazo para ponerlo alredor de mi cuello. Estabamos tumbados viendo la televisión, o al menos él porque yo estaba pálida. Me di cuenta al minuto que no llevaba ni pantalon ni camiseta, iba en boxers, se le notaba ese cuerpo tan marcado.

-Dormí muy bien -dijo para quitarme de mis pensamientos- pero no me supo muy bien lo de que no me distes un beso. - y puso un puchero típico de él.

Mi movil sono, era un mensaje de una amiga, Dani.

"Hola hermoosuuraa, ¿hoy vendrás a mi fiesta de cumpleaños verdaad?"

Mierda, se me olvido completamente que hoy era su cumple.

-Ethan, tengo que irme a prepararme para una fiesta, voy con unas amigas y vamos por u...- Ethan me cortó.

-¿Habrá chicos? Si hay chicos no vas- Ethan y sus rencorosos celos. El tipo más celoso y egoista del mundo.

-No, no habrá -mentí, vendría Andrew y sus amigos, pero si le decía no me dejaría ir.

-Entonces ve- se levantó y se dirigió a la nevera. Tenía un bulto, sí, un bulto en los boxers. Me reí y él me miro raro. Subí rapido las escaleras. Fui a mi habitación a arreglarme.

-¡Lista!- baje dando saltitos desde la escaleras.

-A ver como estas- se asomó por las escaleras, se quedó embobado. Fuí tonta por saltar con tacones, ¿a quién se le ocurre?, obviamente a mí. Me torcí el tobillo y caí pero esta vez no es como en las peliculas que el chico agarra a la chica a tiempo, no. Me caí de culo. Ethan intentó agarrarme pero no llegó.

-¡Joodeer!- exclame yo dolorida.

-¿Estas bien?- dijo Ethan cogiendome como un saco de papas y soltó una gran carcajada- algún día te torcerás el tobillo.

-Que haces tonto, sueltame, no ves que me hice daño en el tobillo- en verdad no me dolía pero era para que me bajara.

-Te llevo yo en mi coche- me metió en su coche rojo. Mierda, habrían chicos y él los vería. Estaba todo el camino mordiendome las uñas de los nervios.

-¿Estas segura de que no habrán chicos? -dijo en tono galan. Se parece a mi padre con tantas preguntas de chicos.

Me quedé callada y le pedí que me bajara pero no lo hizo. Por el camino me encontré a Andrew y puse una excusa para que parara el coche.

-Ethan, no puedo respirar, para el coche por favor.

-No sirves para actriz- mierda. La verdad nadie me va a contratar de actriz, soy pésima. Alfinal llegamos y estaban dos chavales tomando.

-Gracias por llevarme, adiós.- me baje del coche corriendo. Él gritaba mi nombre, pero no le hice caso.

Entré a la casa y había mucha gente, bebí mucho, era de noche, no sabía lo que hacía. Apareció un chico rubio con ojos verdes, lo veía borroso. Estuvimos hablando, parecía simpático.

-Oye ¿te apetece acompañarme al cuarto? Es que me he hecho daño en la muñeca por si podrías ayudarme- tenía cara de adolorido, asíque...

Accedí.

Me agarró la mano y me adentró al cuarto, puso un altavoz y la música atope.

-¿QUÉ ESTAS HACIENDO?- ya no estaba tan borracha, tenía más miedo.

-Nena esta noche vas a disfrutar conmigo- me agarró la mano y yo gritaba pero nadie me escuchaba, estaba la música demasiado alta. Me colocó una mano en la boca y otra mano bajandome la parte baja del bikini, desde ese entonces no recuerdo nada más. Solo recuerdo que vino alguien justo a tiempo. No se quién era pero me chillaba mucho y me dolía la cabeza.


-¡¡Ashley, despierta!!

-Otro rato más- dije yo agotada.

-Como quieras- dijo y me besó en los labios. Sus labios eran tan suaves y húmedos.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Somos Primos. ¡Lee esta historia GRATIS!