Une

832 105 82

La tarde nublada en Paris, Francia se distinguía por todo el país. Era solo de ver el cielo para saber que en cualquier momento las nubes explotarían en una incesante tormenta.

Las calles estaban totalmente vacías con solo el sonido desesperante del viento, y algún que otro murmullo de personas hablando.

Un poco alejado de aquella hermosa ciudad, que ahora era un lugar frío y sin vida, estaba un carro pasando por una carretera vacía y desolada rodeda de arboles a unos pocos kilometros de París.

En ese carro estaban tres personas.

Una joven mujer castaña con grandes ojos esmeraldas y una hermosa sonrisa, un hombre peli-negro con una expresión pasiva en sus azules ojos y una media sonrisa en sus labios y un chico con una mezcla de esos dos, con unos misteriosos ojos verde-azulados y un hermoso cabello color castaño.

-Cariño, ¿puedo poner un CD? ¿Si?-preguntó la mujer con una mirada de perrito mojado.

Aquel nombrado rió y sintió sonriendo.

La mujer aplaudió con entusiasmo y agarró una bolsa con CD's.

-Padre, ¿Cuanto falta para llegar? Me duele el trasero...-dijo el chico sentado atras con un puchero.

-Si, Palh, ¿cuando llegamos?-dijo la mujer con el mismo gesto.

Pahl se rió y negó con la cabeza.

-Ya casi, solo son como unos 15 minutos más de espera...

-Bueno, por lo menos es algo ¿No?-dijo el de atras sonriendo

-Awww, mi Blake siempre de positivo-dijo dando saltitos en el asiento mientras aplaudía.

Pasaron los 20 minutos y el carro entro en la, ahora, silenciosa y oscura ciudad de París.

-No recuerdo a la hermosa capital de Francia así de oscura...Palh, acelera un poco, parece que se acerca una muy fea tormenta...-dijo la mujer golpeando suave y repetidamente el brazo de su esposo.

-Si, si-dicho eso acelero un poco mas.

Blake miro la ventana curioso, mirando todo, no era que no hubiera estado ahí, sino que nunca se le había dado por mirar detenidamente todo a su alrededor.

Pasaron los minutos y llegaron a el dichoso lugar.
Solo bastó con llegar y una gran cortina de lluvia se abalanzó sobre el carro plateado.

-Umm... Palh, esto se ve mal ¿Por qué no paramos hasta que se apacigüe un poco la lluvia?-mencionó la mujer mirando la ventana preocupada.

-Pero solo falta poco para llegar, mamá-Blake se puso en medio de los asientos delantero mirando el para brisas quitando la lluvia como loco.

-Blake tiene razón, Julia, falta poco para llegar a la casa.-dijo Palh con una sonrisa-Ademas...

-¡PALH, EL ÁRBOL!-gritó Julia horrorizada al ver que un árbol caía por la gran ventisca.

Palh piso fuertemente el freno y Blake gritó, pero no lo piso a tiempo, el gran árbol cayó fuertemente aplastando la parte delantera del carro, y con este, aplastando a Julia, Palh y una pierna de Blake quien chillo al sentir la dolorosa presión del asiento delantero en su pierna.

-¿¡Mamá?! ¿¡Papá?!-grito desesperadamente Blake tratando de sacar su pierna o liberarla un poco. No recibió respuesta, la única respuesta que pudo persivir fue el fuerte olor a sangre fresca y un brazo delicado, y sin movimiento alguno, sobresaliendo de la parte aplastada del carro.

Blake se quedo horrorizado y en shock al percibir el aroma y ver el brazo muerto de su madre.

Gritó. Grito fuertemente aun que la fuerte lluvia opacara su grito.

Sus lágrimas salieron sin control llamando desesperadamente a sus padres aun que sabía que no le respondería.

Pasaron 2 horas. Dos horas en la que la lluvia caía incesantemente. Dos horas que el dolor en la pierna de Blake se hacia insoportable. Dos horas en la que gritó fuertemente hasta que se quedase sin voz y dos horas que lloró hasta quedarse seco.

La policía llegó junto con los bomberos y otros carros que Blake no pudo distinguir por el cansancio y el deseo de morir para poder estar junto a sus queridos padres.

Quince minutos tomó sacar el gran árbol del carro y Blake sintiera menos presión en su pierna.

Blake mantuvo sus ojos cerrados en ese transcurso, no quería ver los cuerpos sin vida de sus padres.

Primero sacaron a Julia, después a Palh y luego a Blake, a quienes llevaron enseguida al hospital mas cercano.

Pasadas unas horas Blake estaba en una habitación blanca con un gran olor a desinfectante, una pierna enyesada y una mirada perdida y vacía.

Varios policías en el transcurso le hicieron preguntas a lo que solo algunas respondían con movimientos de cabeza, un doctor que estaba en medio de esos policías le dio la noticia, esa noticia que ya Blake sabía pero tenia la esperanza de escucharon otra respuesta.

-Joven Blake D'Hôuver, lamento decirle que sus padres murieron al intaste que el árbol cayó, tratamos todo lo que pudimos de reanimarlos, pero fueron intentos fallidos, lo sentimos mucho.-el doctor puso su mano en el hombro de Blake esperando una respuesta.

Blake siguió mirando a un punto inexacto y asintió sin más. Igual ¿Que podía decir? No podía decir o hacer nada.

El doctor después de unos momentos volvió a hablar.

-Nos hemos contactado con una de tus tías, Letice, la hermana de su madre, ella dice que con gusto tomará tu custodia, llegara en unos minutos.

Blake siguió sin decir nada y volvió a asentir. El doctor lo miro compasivo y se retiro junto con los oficiales.

Blake se quedo callado un algunas lágrimas calleron de su rostro inexpresivo. Estaba roto, sus padres murieron y el se quedó solo... Aun que su tía Letice no era mala él no la veía desde hace 10 años y no la conocía del todo.

Blake aún estaba en shock, el aroma a sangre y el brazo pálido y delicado de su madre sobresaliendo, era demasiado para un adolescente de que sólo ese día cumplió 17 años...

••°••

Espero que les haya gustado este primer capítulo :3, esta historia tiene el [Próximamente] desde el 2015 XD pero tranquilos, este año trataré de ser frecuente en wattpad... Eso espero :v

Gracias por la gran paciencia y espero que tengan un hermoso Feliz Año Nuevo

¿Que les pareció el capítulo?

¿Creen que mi propósito de ser frecuente en wattpad este año se cumplirá? e.e

Att: _DrawingLover_ <3

FLY and SKY © (Yaoi/Gay)¡Lee esta historia GRATIS!