Esa tarde Harry llegó destrozado a casa de Niall. Tocó la puerta y nadie abrió; en plena desesperación Harry dio golpes más fuertes hasta que escuchó pasos. Apretó sus puños y cerró los ojos.


—¿Harry? —éste se lanzó a sus brazos —. No quiere saber nada de mí.


Niall cargo el cuerpo de su amigo y lo arrastro hacia la sala. Se veía pésimo, su estado de ánimo parecía que no había dormido hace días. Harry se acurruco en los brazos de Niall dejando caer nuevas lágrimas.


—¿Qué sucedió?


—M-me dijo que no era suficiente, se portó muy mal conmigo —levantó la vista, sus mejillas se encontraban coloradas mientras más lágrimas caían sobre ellas.


—¿Quién es él, Niall?


Ambos chicos levantaron sus miradas. Frente a ellos estaba Zayn de brazos cruzados. Niall sintió la tensión y decidió romperla.


—Voy por agua —el menor se levantó y fue corriendo a la cocina.


Por otro lado dos jóvenes se miraban con furia.


—¿Quién eres? —preguntó Harry.


—Zayn. Supongo que tú eres Henrry.


—Harry —corrigió apretando los dientes —. ¿Qué haces aquí?


—Nada que te interese.


—¿Qué eres de Niall? Él siempre me presenta sus amigos.


—Quizá yo sea algo más que su amigo.


—¿Están saliendo?


—Sólo te diré que estoy en el juego, así que prepárate porque no te desharás de mí tan fácil.


—Oye, creo...


—¡Niall es mío!


Entonces el nombrado apareció. Dejó los tres vasos de agua sobre la mesa de centro y miró a ambos. Harry tenía el ceño fruncido mientras Zayn se mantenía firme y serio.


—Oh, Zayn. Él es Harry.


—Ya lo sé.


—Su amigo —aclaró Harry llevándose el líquido a la boca —. Bueno, somos como hermanos.


—¿Qué? —preguntó Zayn, sus mejillas se tornaron rojas.


—Como escuchaste —respondió con una sonrisa antes de jugarles una broma —. ¿Y, están saliendo, son novios o qué?


Niall escupió toda el agua que estaba a punto de consumir. ¿Saliendo? Zayn sonrió con melancolía, era lo que más quería, sin embargo, Niall no gustaba de él.


—No. No. No. Solo somos amigos —dijo Niall, sus palabras fueron como cuchillos incrustados en el corazón de Zayn.


—Ya veo... Bien los dejo solos, tienen mejores cosas que hacer. Voy con Liam, nos vemos Zayn.


Y Harry salió corriendo.


—Ignóralo, Harry a veces se pone idiota. Bueno, ¿Comenzamos?


—Sí.


—Iré por mi guitarra.


Niall se perdió en el pasillo mientras Zayn se sentaba en el sofá aún muerto de la vergüenza. En eso notó un papel tirado en el suelo; lo tomó y con cuidado lo leyó. Sus manos comenzaron a temblar analizando los versos escritos en un bolígrafo azul.


Era una canción.


Photograph.


Pronto Niall llegó con su guitarra en mano y tomó lugar a su lado notando el nerviosismo de su compañero. Zayn bajo la mirada concentrándose en la canción.


—¿La recuerdas?


—Sí, ¿Por qué elegiste está canción?


—No sé —torció una sonrisa —. La letra es linda, pero no estoy seguro si encaja con mi voz.


—Apuesto que sí.


—Entonces para mi primer público, aquí va la canción.


Empezó con una suave melodía. La canción le llegaba de una forma muy linda. Zayn se unió al coro haciendo sonreír al menor; sus ojos brillaban de entusiasmo cuando sus voces se mezclaron. Cantaron juntos como si solo existieran ellos, juntaron sus voces de una manera melodiosa.


Allí estaba Zayn hipnotizado por su voz. Perdido en sus ojos, y él, sólo quería decirle que lo quería.


Pero esas palabras no salían de sus labios. Aquella canción le recuerda la vez que le dijo a Tony: "Valía la pena sufrir por él"


Y con la misma letra de la canción que Niall le dedico, estaba describiendo todo lo que sentía. Niall lo miró a los ojos una vez que la canción acabo.


Su pulso se aceleró —Tienes una voz preciosa —se acercó.


—Gracias.


Se acercó aún más; sus labios estaban casi juntos y ambas mentes totalmente nubladas. Sus labios dejaron de rozarse de apoco; porque el tiempo dejo de ser tiempo cuando sus labios finalmente se unieron.


El mayor alzó su mano derecha para acariciar la mejilla ajena. Todo era dulzura. Aquello era lo más esperado desde que se conocieron.


Text Messages »  Ziall¡Lee esta historia GRATIS!