Capítulo 10.

82 7 0

El padre de Taemin había mandado a algunos de sus trabajadores a vigilar a su hijo y traerlo de vuelta a casa para darle la noticia de que se casaría con Soo Hyun en poco tiempo.

Pasaron algunos días y Taemin volvía a despertar entre los brazos de su amante, las ganas de vomitar lo obligaron a ir al baño casi corriendo a vaciar su estómago, sus ojos estaban llorosos y todo le daba vueltas. Como pudo se levanto del suelo y se lavo los dientes. Salió del baño viendo a su novio dormir, sin más, se acostó de nuevo en la cama buscando descansar, esperaba que esas ganas de vomitar desaparecieran.

KiBum, despertó entre los brazos de su pequeño novio, se le hacía raro que estuviera durmiendo aún, cuando siempre a esa hora ya estaba saliendo del baño duchado. Se acomodo un poco dejando algunos besos en las mejillas de Taemin, haciendo que éste se removiera en la cama y abriera los ojos.

-Amor, ¿Estás bien?

Pregunto un muy preocupado, Key, que veía correr a su pequeño novio al baño.

Se levanto de la cama, colocándose sus bóxers y su pijama para luego ir casi corriendo al baño a ver  su novio; lo encontró de rodillas en el inodoro vomitando, sus hermosos ojos estaban llorosos debido al esfuerzo que hacia al vomitar. Se acerco hasta su novio poniéndose de rodillas junto a él.

-Taemin...

-Me duele el estómago, amor... No dejo de vomitar y todo me da vueltas –Sollozo abrazándose al cuerpo de su novio.- quiero ir al doctor...

-Vamos entonces, amor.

***

-Señor, Lee. Su hijo acaba de salir de un hotel junto a un chico rubio.

Hablo uno de los señores de negro que estaba escondido detrás de una camioneta azul marino, desde hace poco que habían estado vigilando el hotel.

-Síguelos, ¡No los pierdas de vista!

-Como ordene mi señor.

***

Ya en el hospital.

Taemin entro al consultorio, escuchando las indicaciones de éste, luego de varios exámenes de orina y sangre, Taemin se quedo adentro del consultorio esperando los resultados.

Fuera del consultorio, Key, esperaba mirando el reloj reiteradas veces, su novio no salía, los nervios le comían vivo y aquellas mujeres no dejaban de verlo, ¿Acaso tenía algo en la cara? ¿Se veía mal? Frunció sus labios al notar que un hombre alto, blanco, de cabello café le veía detenidamente, demasiado sospechoso pensó él. Aquel chico se acerco al laboratorio llamando a una de las chicas para que se acercara.

-Disculpe, ¿Los resultados de Lee Taemin?

-¿Es pariente o familiar? –Pregunto la chica buscando una copia de los análisis.

-Sí, soy su tutor.

-Bien, exámenes de Lee Taemin.

-Gracias.

El hombre salió del lugar subiendo a un auto llamando a su jefe para avisarle lo que había sucedido.

-Señor...

***

-¡Ming! Tú hijo es una deshonra para esta familia, cuando regrese con él me va a conocer –Le dijo a gritos a su esposa la cual trataba de detenerlo.

-¡No! Es tú hijo también, no puedes hacerle eso –Abrió sus ojos sorprendida cuando su esposo tomo una pistola y la cargo.- ¡No lo hagas!

-¡Cállate! –Le da una bofetada.- llama a los padres de Soo Hyun y diles que comenzaremos con la búsqueda de la fecha del matrimonio.

Ming se quedo en su lugar tocándose la mejilla, la cual ardía debido al golpe.

El padre de Taemin subió a su lujosa camioneta junto con sus demás hombres, debía traer a su hijo de vuelta y casarlo con Soo Hyun antes de que su hijo cometiera una locura más grande que la que ya había cometido, era una deshonra, jamás pensó que su hijo era capaz de traicionarle de esa manera; en pocos segundos había recibido la ubicación exacta de donde se encontraba su hijo y en qué hotel estaba hospedado.

Llego al lugar donde estaba su hijo bajándose rápidamente del auto, adentro estaba la pareja sentada en la cama, Taemin lloraba pensando si debía decirle lo que estaba pasando,  y ¿Si lo dejaba?  Y ¿Si ya no lo quería más con él? Si éste le dejaba no sabria que hacer, era su todo, la única persona por la que seguía vivo. Key beso los labios de Taemin con ternura.

-Mi amor... ¿Qué te dijo el doctor?

-Y-yo... Bueno...

-Taemin, dime, siempre te apoyaré.

***

-¿Dónde están? –Hablo el padre de Taemin cargando su arma mientras caminaba por los pasillos del hotel.

-Arriba, mi señor.

Taemin había abierto su boca para decirle lo que sucedía, más no pudo debido a que alguien había abierto la puerta de golpe.

Unos hombres vestidos de negro entraron a la habitación sosteniendo a Key de los brazos mientras otros de ellos tomaban a Taemin por los brazos sin importar que éste se moviera de manera desesperada buscando que lo soltaran para ayudar al amor de su vida. Key trataba de soltarse de las manos de esos hombres que le sostenían, tenía que llegar a con su novio; el padre de Taemin entro por la puerta viendo que efectivamente su hijo estaba con el rubio, soltó un suspiro enojado sacando su arma de su pantalón apuntándole a Key con está.

-No puedo creerlo, Taemin. Mi único hijo me ha deshonrado, no quiero saber que te acerques a éste chico.

-¡Suéltame! –Grito, Taemin viendo a su padre con lágrimos en sus ojos.- déjalo, no lo toques padre, te lo suplico...

-Taemin, cálmate... Cálmate...  -Le dijo Key tratando de calmar a su pareja.- no te asustes, bebé.

-¡No, KiBum! –Negó repetidas veces viéndolo, aún intentaba soltarse de esos hombres que le sostenían.- no lo estoy y no lo estaré, el no puede hacer eso...

-Es tú padre, puede hacerlo –Fijo su vista en esa arma que sostenía el padre de su pareja.- Señor, Lee, no haga algo de lo que se arrepienta después.

Trago saliva. Sentía que ese sería su último día junto al amor de su vida, el padre de Taemin se estaba pasando, no sabía qué hacer, el padre de su novio le estaba apuntando con el arma, todo fue tan rápido, el disparo, el cuerpo del rubio cayendo l suelo, los gritos de Taemin llorando desesperado.

***

En el auto, su padre le iba gritando un sinfín de cosas mientras el solo se dedicaba a llorar. Por su mente aún pasaba la imagen de su amado rubio cayendo, sus lágrimas seguían bajando por sus mejillas, lo necesitaba, le quería ahí con él.

Se llevo las manos al vientre donde estaba su pequeño, ¿Qué haría ahora? Sin KiBum no podía.

-No puedo creerlo, Taemin. Que bajo caíste, pude esperar todo de ti menos eso. ¿Un hijo?  ¿Qué piensas hacer con ese niño?

-Es mío y de KiBum, yo puedo cuidarlo solo sin tú ayuda –Volteo a verlo, limpiándose algunas lágrimas.

-Ahora más que nunca debes casarte.

-¡¿Qué?! –Grito llamando la atención de las personas que iban en el auto.

-Ya lo veras, Taemin. 


Hola, yo sé, yo sé... Después de siglos Yoon actualiza, lo siento. Dejaré dos capítulos de éste fic y espero les gusten ya que ando como loca actualizando;;.

La hija de Kim KiBum.¡Lee esta historia GRATIS!