Capítulo 10

103 7 0

Las valijas ya estaban listas y los cuatro iban rumbo al aeropuerto. Clara dormía en brazos de William.
-Ellos van a odiarnos.-dijo Pierce.- No van a querernos ahí.
-Los van a aceptar.-dijo Mike.- Porque ella los quiere ahí, además la quieren mucho y eso se nota.
-No puedo creer que todo esté pasando. Mi reinita. Estaba tan asustada, tan dolida.
-Sé que no quieren dejarla ir.- dijo Mike.-Pero sus papás la extrañan mucho, la buscaron por todos lados y, literalmente, dejaron su carrera suspendida porque sin ella no podían seguir. Nadie podía seguir sin ella.
-Entonces, sus papás son cinco.- dijo Pierce.-Suena muy raro y loco.
-Lo es.- sonrió Michael.- Pero ella siempre adoró eso. No siempre fue sencillo pero encontraban la forma de seguir todos juntos.
Al llegar la hora de subir al avión, la despertaron y ella caminó adormecida mientras se refregaba los ojos.
-¿William?- llamó. -Lo recuerdo todo.
Él le sonrió y besó su frente, aunque por dentro temía que fueran a perderla para siempre.
Clara se sentó junto a Michael en el avión privado mientras sus hermanos dormían. Lo miró durante unos largos segundos.
-¿Mike?- susurró. Él fijó sus ojos en los de ella y alargó su mano rozando su piel suave y pálida. -Te extrañé mucho.
-Y yo te extrañé a vos, mi amor.
-¿Mike? ¿Nosotros seguimos juntos?
-Claro que si, salvo que vos no quieras.
-Yo si quiero.- murmuró ella y él sonrió. -¿Mike? Te amo.
-Te amo.- susurró él acunando su pequeño rostro en sus manos con suavidad. -Pareces tan chiquita como cuando te conocí.
-Todavía me acuerdo que no podía dejar de ver tu pelo verde.-rió ella y él igual.
-Te necesité tanto.
Ella juntó sus labios dejándose envolver por sus brazos y sonrió en medio del beso, sabiendo que todo estaría bien.
Las inseguridades y temores se arremolinaban en su interior mientras aterrizaban pero ya no había vuelta atrás. Sabía que Mike no había podido comunicarse con sus padres y no sabía cómo reaccionarían ellos al verla, tampoco sabía cómo reaccionaría ella misma. Estaba hecha un manojo de nervios en cuanto estacionaron frente a la casa y unas tremendas ganas de correr dentro la invadieron.
-Bienvenida a casa, Clara.- dijo Mike y ella sonrió nerviosa. Miró a sus hermanos y avanzó. La hora había llegado.

En las sombras (2da temporada de Un mundo por descubrir)¡Lee esta historia GRATIS!