스물.

371 34 12
                                    

Taehyung

Ayer ya no había regresado a la empresa, me di un pequeño descanso quedándome en mi departamento con Jimin, conversamos, cocinamos, jugamos videojuegos, tomamos cerveza; aprovechamos su visita. De aquí lo volvería a ver en semanas o cuando vuelva a Daegu, probablemente meses.

Lamentablemente hoy ya debía regresar a la oficina a continuar mis labores, las que en realidad es la responsabilidad de mi padre, pero cómo está ausente me toca asumirla. Tengo entendido que hoy saldrá del país por unos días, así que debía internarme allá para evitar que todo se ponga de cabeza.

— ¿Vamos al bar hoy? Antes de que regrese. Quiero divertirme un poco ¿sabes? — menciona con una sonrisa pícara.—...con gente de Seúl.—agrega.

Le voy a decir a Yoongi.

Jimin voltea a verme indignado por mi broma, que para él es de mal gusto.

— Lo que más me gusta de estar aquí, es que no está ese gato pegado a mi como pulga. — responde rodando los ojos y vuelve a salir de la habitación.

Igual voy a contarle sobre las barbaridades que dices. —sonriendo salgo del cuarto y me lo encuentro en la cocina, preparando su desayuno. —Mi papá se va de viaje en unas horas, va a estar fuera de la ciudad, no recuerdo a donde iba pero debo quedarme a cargo así que saldré muy tarde hoy. Y probablemente muy cansado. — hace un puchero mientras pica su fruta.—¿Cuando regresarás a Daegu?

—¿Ya me estás botando?

— Que no. Quiero saber cuánto tiempo te quedarás, tal vez organizando bien mis horarios podemos darnos una escapada.

Tal vez me quedo una semana, tengo feriado largo en el insti.

Vale, voy a ver qué puedo hacer. Le preguntaré a Namjoon qué hay por hacer estos días, te cuento cuando regrese. ¿Estarás aquí metido todo el día?

Jimin sonríe.

Talvez.

¿Eso fue un no o un derrepente?

— ¿Vas a ver a Jungkook allá?— pregunta de la nada, mientras yo pasaba por su lado para servirme café.

Había olvidado el tema de ayer por un momento, tenía que hablar con Jungkook de eso pronto. Debía preguntarle a Namjoon qué oficina le asignaron.

Sí, debo contarle.

Piensa bien, Taehyung. —espeta Jimin de manera seria de pronto. — Jungkook es tu medio hermano, la empresa es tu futuro, tienes la oportunidad en bandeja de poder sacarlo y evitarte la fatiga de tener que estar luchando por un puesto en el que tú literalmente naciste. — dicho eso agarra su bowl con frutas y miel y se retira de la cocina, mencionando en el camino:— y culos como el de jungkook encontrarás varios.

Me quedo observando como desaparece por la puerta.

Como le explico que Jungkook no solo me gusta por el sexo, sino qué hay algo de él que me llama más que la química.
Que sino no estaría preocupado pero a la vez algo aliviado por la noticia de mi padre. Me encantaría haber escuchado que Jungkook no tiene ningún tipo de parentesco conmigo... pero no por el tema de la empresa.

...

Hay jado mucho papeleo por revisar, Taehyung. Tu padre literalmente dejó en tus manos la revisión de todos los contratos que ha estado haciendo este mes.— Namjoon me deja varios documentos encima de mi escritorio.

— ¿Mi padre ya se fue?— le pregunto.

— Su vuelo sale más tarde, pero tiene que terminar de organizar algunos asuntos para el viaje. Me dijo que te dijera que te van a estar supervisando, así que ten más cuidado. Él no te va a descalificar en nada, pero ellos si podrían hacerlo. Así que se cuidadoso.

Ruedo los ojos. — ¿Donde está asignado Jungkook?

Namjoon me mira un buen rato antes de hablar, sin embargo no le devuelvo la mirada, solo sigo acomodando los papeles.

Está en el catorceavo, en las oficinas de los encargados de la paquetería.

¿Con Minho?

Sí, él está supervisándolo.

No sé si me enoja o me alivia el hecho de que esté siendo supervisando en el área encargada de mi primo. Porque Minho es muy paciente y tranquilo, fuera de los problemas que hubiéramos tenido reconozco que es bueno en su trabajo y con sus trabajadores.

Por otro lado tengo que pensar bien en lo que tengo que decirle a Jungkook sin que lo tome mal, de todos modos él vino hasta acá, a él le interesa tener una posición en esta empresa y estos temas son de su interés. Al contrario de mí, que por más que haya nacido con un puesto aquí no siento que haya nacido para esto.

Hay muchas otras cosas que quiero hacer, aprender y vivir. Pero cuando intento mencionarlo con mi padre él solo vuelve a recordarme todo el esfuerzo que ha hecho año tras año para construir este futuro y que soy afortunado de tenerlo.

El problema es que me gustaría haber sido yo el que construyera mi futuro también.

Vuelvo enseguida.— le dejo avisado a Namjoon, mientras me levanto del escritorio tomando mi chaqueta.

Taehyung, no creo que sea bueno que vayas a ver a tu hermano.— me detiene. — Recuerda que te están supervisando, y en aproximadamente...— revisa su teléfono.— una hora y media, tengo que estar mandando tus propuestas de inversión con los a
Byun y tus respuestas a los contratos de esta semana a los de la junta. Además tenemos reunión a las tres de la tarde, tienes que ser puntual para que puedan dar una buena reseña de ti.

— Solo será una media hora en lo que voy y regreso, Nam.— le voy explicando mientras chequeo la hora en mi teléfono, sin embargo él ya está en la puerta impidiéndome el paso.

Tu padre me ha dejado muy en claro que ninguna distracción para ti, al menos en esta semana. — espeta con seriedad.—Lo siento Taehyung, tienes labores más importantes que ver a tu hermano, quien además te recuerdo es tu contrincante.

Namjoon solo sale de la oficina sin agregar nada más y cierra la puerta tras él. —Vuelvo en una hora para revisar que tengas todos los documentos listos. — lo escucho decir tras la puerta de vidrio y finalmente se va, el sonido de sus pasos desvaneciéndose por el pasillo.

Claro, mi padre siempre tiene que tener el control de todo siempre, incluso estando lejos.
Incluso cuando se trata de la vida de su hijo.

A coffee before fucking. [ taekook ]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora