Capitulo 6

95 5 0

Belinda despertó cerca de las seis de la mañana con un gritito suave y ahogado escapando de su labios. Tapó su cara con la almohada y comenzó a sollozar con la respiración agitada y el corazón golpeando con fuerza su pecho.
Unos brazos la rodearon y quitaron la almohada.
Belinda se acercó a él y se refugió contra su pecho. William la presionó más entre sus brazos.
-Fue solo un sueño.-murmuró contra el cabello de ella.-Nada es real.
Ella fue tranquilizándose lentamente mientras él acariciaba su espalda con suavidad.
-No se vayan nunca.-pidió ella en un susurro.-Nunca me dejen.
El temor en la voz de ella lo hizo estremecerse y abrazarla con más fuerza.
-Nunca voy a dejarte, mi reinita.-susurró en su oído.
Belinda se dejó caer en su cama de dos plazas y él la rodeo por la cintura.
-No me gusta dormir sola.-murmuró ella.-Las pesadillas son peores si ustedes no están. Siento que alguien podría llegar y alejarme de ustedes.
-Nadie va llevarte a ningún lado.-dijo él besando su frente y las lágrimas comenzaron a caer sobre la almohada.- Tenes fiebre, reinita.
-Quiero a Harry.- susurró ella sin ser conciente de sus palabras.
-¿Quién es Harry?- preguntó él deslizando sus dedos por el contorno del rostro de la pequeña a su lado.
-No sé. -susurró ella.-Quiero a Harry.
Entonces perdió la conciencia. William comenzó a desesperarse y a recorrer su rostro con sus manos.
-No, reinita, mirame. No me hagas esto, preciosa.
No quería dejarla pero le aterraba que algo le pasara. Ella jamás se enfermaba, nunca lo asustaba de esa forma.
-¡Pierce! -gritó William.- ¡Pierce, vení rápido! Reinita, no estés jugando con eso. -pero sabía que su hermanita jamas mentiría con algo así aunque no quisiera creerlo. -Por favor, reinita.
Belinda abrió sus ojos con dificultad y ladeó la cabeza a un lado topándose con los ojos de William cargados de miedo y preocupación.
-Mi amor, mi vida, ¿estás bien? -preguntó él tomando el rostro de su hermana entre sus manos.
-Si, creo.- susurró con un hilo de voz.
Pierce estaba parado en la puerta, sin entender muy bien qué hacer.
Belinda se levantó de la cama y se encaminó al baño pero antes de llegar se detuvo sintiendo que caería y Pierce se acercó con rapidez para sujetarla.
-Creo que deberías quedarte en cama hoy. -dijo él, alzándola.
-No me gusta sentirme mal.- susurró ella cerrando sus ojos.
Pierce la recostó en la cama con suavidad y la cubrió con las sábanas mientras le tarareaba una canción de cuna que solían cantarle cuando él era pequeño. Pasaron unos pocos minutos antes de que ella se durmiera y los dos hermanos salieran de la habitación, preocupados por su hermanita.
¿Quién es Harry? -se preguntó William lanzándole una última mirada.

En las sombras (2da temporada de Un mundo por descubrir)¡Lee esta historia GRATIS!