Capitulo setenta y cuatro

29.5K 2.3K 353

- Nash... -le llamé en la oscuridad sin atreverme a moverme del sitio mientras sentía una mirada sobre mí y la piel de la nuca se me erizaba.- ¿Nash...? -no veía nada pero notaba algo moverse en la oscuridad, parecía que el aire empezaba a abandonar mis pulmones siendo sustituido por un asfixiante agobio.- ¡NASH! -grité comenzando a sentir pánico.

Entonces sentí un brazo envolviéndo mi cintura desde la espalda y apretándome con fuerza mientras una mano tapaba mi boca, ahogando un grito inminente.

- Shhh... Tranquila... Soy yo... Tranquila... -mi corazón desbocado comenzó a calmarse al identificar la voz de Nash que susurraba en mi oído dejando su aliento impactar contra mi cuello.

Retiró la mano lentamente.

- Nash... -susurré de nuevo mientras por algún motivo una lágrima resbalaba por mi mejilla.

Sentía como esa cosa que acechaba en la oscuridad se acercaba.

- Lo siento. -habló de nuevo y su brazo presionó más fuerte contra mi estómago mientras dejaba un beso en mi cuello.

- ¿Qué haces? Nash... Quiero salir de aquí. -sollocé apremiante sabiendo que lo que fuera que se ocultara en la oscuridad venía a por nosotros.

- Shhh... -me hizo callar una vez más, sus labios subiendo hacia mi mandíbula y su brazo casi asfixiándome. La cabeza me daba vueltas entre el pánico y los besos.

- Nash... No... ¡NASH!

Me revolví bruscamente entre las sábanas y me hubiera incorporado de golpe de no ser por esa familiar presión en mi estómago.

Mientras yo trataba de normalizar mi respiración sintiendo el sudor frío bañar mi cuerpo, Nash yacía junto a mí durmiendo ajeno a mi pesadilla probablemente provocada por la mala combinación de la película de miedo y la sensación de asfixia que provocaba su cuerpo prácticamente envolviendo el mío.

Sacudí su brazo y su pierna quitándolas de encima mía y le empujé para alejarle tomando aire.

- Joder... -resoplé dejándome caer de nuevo tras comprobar la hora en mi móvil.

4'17am

Incapaz de conciliar el sueño de nuevo y buscando no darle opción a mi mente a pensar a cerca de la pesadilla para no desatar mi, por desgracia, gran imaginación; observé a Nash.

Su pecho subía y bajaba despacio y su pelo alborotado enmarcaba su rostro. Su boca entre abierta emitía leves resoplidos y su expresión relajada dejaba en claro que por desgracia él no estaba teniendo un mal sueño.

Sonreí.

Pesadillas, discusiones y tensiones a parte, me alegraba que se hubiera quedado conmigo esta noche.

De repente y como si hubiera leído mi mente, una media sonrisa se dibujó en su cara y dejó escapar un suspiro.

- Ana...

¿Acaba de...?

Mejor me vuelvo a dormir.

◈◈◈

- ¡BUENOS DÍAS!

Segundos después de que ese grito interrumpiera mi sueño reparador, la luz inundó la habitación de golpe cegándome y obligándome a taparme los ojos.

- Nash... Púdrete. -bufé y me dí la vuelta para seguir durmiendo.

- ¡Levanta! -gritó de nuevo tirando de la almohada y haciendo mi cabeza rebotar contra el colchón.

- Joder... Déjame dormir. -me quejé de nuevo y lo acompañé de un lloriqueo.

- Te he traído el desayuno. -añadió esta vez en un tono amable para luego lanzarme la almohada a la cabeza.

- Imbécil. -le insulté intentando disimular la sonrisa que crecía en mi cara.

Desayuno en la cama, no está nada mal.

- De nada, ¿eh? -se burló mientras me incorporaba.

Me comí las tostadas y el tazón de cereales mientras bromeábamos y proseguí con el zumo de naranja.

- ¿Sabes qué? Roncas. -se burló Nash y yo me atraganté con el zumo.

- ¡¿Qué dices?! ¡Yo no ronco! -exclamé horrorizada y él solto una carcajada. Oh, así que estas tenemos.- Pues tú hablas en sueños. -contraataqué y él enmudeció.

- ¿Lo dices en serio? -preguntó con los ojos como platos, ¿y esta reacción?

- Totalmente. Dices cosas muy interesantes. -espeté y él se sonrojó.- Mucho más interesantes que cuando estás despierto. -me burlé yo y el me fulminó con la mirada para luego estallar en carcajadas conmigo.

- Voy a ducharme. -anunció y yo asentí para verle desaparecer por la puerta de mi habitación con una sonrisa, su ropa y la bandeja.

Sonreí.

¿Y si Chris tiene razón?

Me podría acostumbrar a esto.

Con una sonrisa plasmada en mi rostro revisé mi móvil para encontrar un mensaje del mismo Chris.

"Estaré allí en una hora ;) xx"

Enviado a las 10'38

Oh no, son las 11'30

Me levanté de un salto de la cama golpeándome el pie contra esta.

- Mierda. -me quejé vistiéndome deprisa aguantando el dolor como toda una campeona.

Tengo que hacer algo con el nido de pájaro que tengo por pelo y con la pocilga que tengo como habitación.

Dando saltos y traspiés de un lado a otro acabé de vestirme y me peiné pero antes de poder recoger, la puerta de casa sonó.

- ¡YO VOY! -avisé, aunque inútilmente supongo ya que Nash estaba en la ducha.

Corrí escaleras abajo y abrí la puerta para encontrarme con unos brillantes ojos verdes y una radiante y tímida sonrisa.

- ¡Chris! -le saludé contenta.

- ¡Ann! -me abrazó.- Estás muy guapa. -alagó haciéndome sonrojar.

Prácticamente le obligé a entrar al salón y tomar asiento.

- ¿Estás mejor? -pregunté sirviéndole un café, al fín y al cabo no son ni las 12.

- Sí, Kendra sabe muy bien lo que hace. -sonríe.

- ¿Kendra?

- Mi novia, la estudiante de medicina.

- Oh es verdad. Ya me la presentarás. -sonrío insinuante dándole un ligero codazo y él ríe tímido.

- No tardará en llegar, así que claro. -contestó.- ¿Y bien? ¿Dónde está tu famoso niñero? -alzó las cejas y yo reí.

- Aquí mismo. ¿Y tú eres?

------------------
¡FIERECILLAS DEL MONTE! ♥

Lo prometido es deuda, aquí tenéis el capítulo ;)

Gracias a todas las que me habéis seguido en @ElClanImbecil y a todas las que habéis tomado parte en el #AskAnn y me habéis twitteado, sois un amor ♡

Este cap se lo dedico a @parchecito gracias por leerme y comentarme ;)

Seguiré con la lista de dedicatorias en el próximo capítulo :)

¡Gracias por leer! Comentad y votad ♡

Os quiero bæssssssss ♥

El Clan Imbécil |Magcon Boys| EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!