Capítulo 5

106 6 0

-Esta es la parte de las fiestas que mas va a gustarte.-susurró William en el oído de su hermanita cuando la música comenzó a sonar.-¿Me concedería esta pieza?
Su hermano se inclinó extendiendo su mano y ella la tomó con suavidad.
-Por supuesto.-murmuró y William sonrió mientras la guiaba al centro de la pista.
Sus ojos se encontraron mientras él colocaba una mano en su cintura y la otra seguía sosteniendo los delicados dedos de su hermana.
-¿William?- preguntó ella y él la miró. -¿Por qué mamá y papá me metieron en un internado desde que era chiquita?
-Sólo querían lo mejor para tu educación. -contestó él y ella apartó la mirada.-¿Qué pasa, reinita?
-Papá y mamá no me quieren ¿cierto?
William frunció el ceño y la pegó mas a él.
-Eso no es así, sólo no querían que vos...
-No querían que fuera como Susan.- concluyó ella.
-Hey,- dijo él soltando su mano para alzar su barbilla, obligándola a mirarlo.-¿por qué pensas eso? Lo de Susan pasó...
Ella negó y él acarició su barbilla con suavidad.
-¿Y si me pasa lo mismo? Ellos tampoco vendrían a mi funeral.
-No voy a dejar que nada te pase.- dijo él con seriedad en la voz.- ¿Entendes? Nunca lo permitiría. Y si mamá y papá nunca estuvieron para vos y eso es lo que sentís, no debería importarte que estuvieran ahí.
Ella descansó su cabeza en el pecho de él, mientras su hermano le daba vueltas al asunto en su cabeza.
-En mis sueños.- dijo ella. -Solía emborracharme como Susan. Quería olvidar pero el alcohol no lograba aplacar el dolor.
-Vos no sos como Susan.- susurró él y ella sintió su voz resonar en su pecho.
Luego de varias canciones, comenzó a sentir sus párpados mas pesados y a adormecerse en el pecho de su hermano.
-¿William?- llamó. -¿Vos también tenes sueño?
Él rió con suavidad y la llevó fuera de la pista de baile.
-Creo que alguien tiene sueño. -rió Pierce mientras tomaba su abrigo y se ponía de pie.
-Si.- susurró ella con sus ojos cerrados apoyada en el hombro de su hermano mayor.-William tiene sueño.
Ambos hermanos rieron y se despidieron con educación de los otros integrantes de la mesa.
-¿William?- susurró mientras esperaban el auto.- Las fiestas son divertidas y lindas.
-Lo se, reinita.- dijo él mirando a Pierce que tenía sus ojos clavados en Belinda.
Durante el viaje a la casa, ella se durmió y William le contó a Pierce sobre todo lo que habían hablado mientras bailaban.
-Algún día su familia va a encontrarla y papá y mamá van a tener su merecido.- dijo Pierce.
-Es muy difícil, sabes que todavía no sabemos muy bien de dónde viene. De todas formas, basándome en sus sueños, prefiero que se quede con nosotros porque hay tanta tristeza y dolor en sus ojos por las mañanas que me pongo a pensar en que tal vez antes todo fuera peor para ella.
Los dos se quedaron en silencio unos minutos y entonces William susurró.
-No quiero perderla.

En las sombras (2da temporada de Un mundo por descubrir)¡Lee esta historia GRATIS!