NARRA JUSTIN:

Siento que la cabeza va a estallarme, apenas y estoy comenzando a abrir los ojos, bebí demasiado anoche y aquí están las consecuencias.

No recuerdo nada mas después de 30 minutos de estar tomando, lo último que recuerdo es a Cody bailando una canción rara de los años 80's.

Siento como alguien está recostado en mi pecho y lo acaricia con sus dedos, abrí bien los ojos y me doy cuenta que estoy en la habitación de Danna.

Y como es lógico es ella quien esta recostada en mi pecho, sé que estoy desnudo, seguramente después de la pequeña reunión con los chicos vine a casa de Danna a cojer.

-"¡Al fin despiertas dormilón! ¿Cómo amaneciste?" preguntó Danna levantando su cabeza de mi pecho para verme con una gran sonrisa en su rostro.

-"Mal, me duele jodidamente la cabeza, siento que va a estallarme" respondí llevando mi mano a mi frente.

-"Eso es porque bebíste mucho anoche" Danna se levantó, llevaba puesta su piyama, quizá ya se había levantado a ponérsela, porque si cojimos tendría que estar desnuda.

-"¿A dónde vas?" pregunté al verla caminar hacia la puerta -"Voy por una pastilla, para que se te rebaje ese horrible dolor que sientes en tu cabeza" respondió saliendo de la habitación.

Levanté la sabana celeste que me cubría y ví que efectivamente estaba desnudo, por lo menos vine a cojerme a Danna y no a alguna prostituta de algún burdel.

Soy mujeriego, pero nunca me he metido con una prostituta, me dan algo de asco, creo que ese si no es mi error.

Y a estas alturas me da igual haberme cojido a Danna borracho, total, aunque no usé condón no pude haberla dejado embarazada otra vez.

-"¡Ya regrese!" exclamó Danna entrando a su habitación con un vaso con agua en su mano y una pastilla en la otra.

-"Ten" ofreció dándome la pastilla y el vaso con agua, quité la sabana de mi cuerpo y me levanté para sentarme a la orilla de la cama bajo la atenta mirada de Danna, coloqué la pastilla en mi boca para después beberme el agua.

-"¿Por qué me miras así?" pregunté -"Es que... Estás denudo" dijo sonriendo -"Como si nunca me hubieras visto así Danna, si anoche hasta te cojí" dije esbozando una sonrisa.

Danna sólo se sonrojó -"Y no te sonrojes, pareces una niña de 16 años la cual acaba de perder su virginidad" dije levantándome y buscando mis bóxers.

-"Justin, anoche no me fijé muy bien, pero ahorita que veo ¿Qué te pasó ahí en el abdomen?" preguntó Danna con el ceño fruncido y señalando la parte de mi abdomen que perforó la bala.

-"Nada serio, me corté con algo en el gimnasio" respondí poniéndome mis bóxers -"Pero eso no parece una cortada de cualquier cosa, además, no parece una cortada, parece como si fuera una bala o algo así".

-"¿En serio? Pues no fue una bala, fue un objeto del gimnasio, intenté levantarlo y me cortó justo aquí" señalé la herida que ya estaba sanando.

-"¿Utilizan objetos cortantes en el gimnasio?" preguntó Danna como si no me creyera nada de lo que le dije -"¿No se supone que el gimnasio es un lugar donde hay pesas? ¿Acaso habían cuchillos ahí o qué?"

-"Ya te dije que fue algo en que topé" respondí cansado -"Pero.."

-"Ya estuvo bueno de tanta preguntadera Danna" la interrumpí buscando mi pantalón.

-"Ok, está bien" respondió dándose por vencida -"¿Que hago aquí?" pregunté, cambiando de tema y ya conociendo la respuesta.

-"Anoche viniste bien borracho, entraste por mi ventana y dijiste que tenias ganas de... Tú ya sabes qué" respondió.

THE COLDEST¡Lee esta historia GRATIS!