Capítulo 32: "Dulzura".

1K 54 1

   Había pasado una semana desde que William y yo nos confesamos lo que sentíamos. Había sido la mejor semana de mi vida. Todo era... realmente perfecto. Y, lo mejor de todo, real.

-Carla... ¡Carla! -bajé de la luna, y vi que Danna me llamaba-. Tía, bájate ya de pollolandia... 

-No estoy en el mundo de pollolandia... -dije con una sonrisa de medio lado. Miré a Phoebe y a Daisy. Yo acariciaba el pelo de Daisy, mientras que Phoebe se había dormido en brazos de Riley.

-Todo el día... -dijo Riley-. ¿Qué se siente el hacerlo con un pollo? -abri los ojos, y le pegué falsamente en el hombro.

-No lo he hecho con él -Riley y Danna abrieron los ojos como platos.

-Ese chico te desea de una manera... No puedo creer que todavía no te haya violado -dijo Danna con una mueca en la cara.

-Eso mismo digo yo... -susurré. Riley se le escapó una gran carcajada, pero se tapó la boca al segundo. Eso me recordaba mucho a Harry.

-Carla... -mi pequeña Daisy me llamó. Miré sus tan brillantes ojos. Le acaricié su dorado pelo-. ¿Qué es violado? -Danna se rió sin abrir la boca, y Riley abrió los ojos como platos.

-Ems... Algo que jamás te deberían hacer, Daisy -la niña se conformó con eso, y se bajó de mi regazo, para ir hasta la cocina.

-¿Queréis salir esta noche? Solo chicas, ya me entiendes -dijo Riley. Asentí con la cabeza.

-Claro que sí. ¿Podemos avisar a Hazel y a Sarah? -Riley y yo asentimos con la cabeza. Cogí el teléfono para llamar a Sarah mientras Danna llamaba a Hazel. La pelirroja me lo cogió a los dos toques.

-¿Carla?

-Hola, Sarah. Esta noche vamos a quedar Riley, Danna... -miré a la chica pecosa que había llamado a Hazel, y asintió con la cabeza-. Hazel y yo. ¿Te vienes?

-Claro que sí, ¿a qué hora? -arqueé una ceja.

-¿A las seis y media? -pregunté. Danna y Riley asintieron con la cabeza.

-Por supuesto.

-Si quiere, se puede venir tu hermana... -dije recordando a la chica de mechas californianas turquesas.

-No creo que quiera... -susurró al cabo de unos cuantos segundos-. ¿Quieres que avise a Lauren y a Camila?

-Claro que sí.

-Bueno... ¿Dónde nos vemos?

-¿En el Big Ben? -Riley y Danna volvieron a asentir con la cabeza.

-Vale, allí nos vemos -después, colgamos las dos a la vez.

-¿Ponemos la mesa? -preguntó Phoebe entrando al salón. Las tres asentimos con la cabeza a la vez, y nos levantamos. Puse el mantel verde y violeta, y fui llevando a la mesa los cubiertos. Vi que Riley terminaba junto a mi tía de hacer las albóndigas, y que Danna llevaba junto a Daisy y Phoebe los platos, vasos y servilletas a la mesa. Vi que entró Louis con su sonrisa de siempre, y se sentaba.

-Podrías ayudar un poco... -le dijo Danna a Louis. Me acordé de que Louis estaba enamorado de Danna. Y de que a Danna le gustaba Louis. No es lo mismo, pero... Sienten algo el uno por el otro, ¿no?

-No tengo ganas -contestó Louis mirando la televisión. Entré a la cocina, y ayudé a mi tía y a Riley a terminar de preparar las albóndigas. Cuando Riley empezó a llevar los platos a la mesa, yo cogí uno, pero mi tía me acarició la mejilla, y se acercó a mi oído.

-Luke a vuelto a Oxford -el plato que tenía en la mano se cayó, y se partió en pedazos. Como yo en ese momento. Mi hermano, Luke. En ese instante, recordé aquella noche...

Enséñame ©¡Lee esta historia GRATIS!