Capitulo 28: Photograps and Gasoline

319 45 5

Los chicos habían salido desde temprano, debían ensayar para el concierto final de esta noche...

Esta noche era decisiva, después de esto su futuro estaría decidido, ellos eran algo y merecían llegar a ser más que algo.

Ahora en un coche, perdida en una ciudad que no conocía, con el chico que siempre soñé a mi lado... Todo hubiese sido perfecto sino fuera por el hecho de que el auto estaba estancado en un enorme hoyo, las llantas se hubieran quedado sin aire, el sol quemara más que el infierno y Alex no hiciera nada para buscar una salida de este maldito bosque.

No entiendo como llegamos tan lejos, sabia que él estaba celoso de Alan, pero nunca pensé que por encontrarme con él en la piscina se pondría tan mal... Tanto como para llevarme cargando (Con el traje de baño puesto aún), meterme en su pequeño auto, conducir lo más lejos y rápido posible, y que nos perdiéramos... Alex era un completo tonto.

El silencio entre los dos era escalofriante, ambos estábamos más callados que el día en que nos conocimos...

Inconscientemente sonreí, ese día mi vida cambió para siempre.

Alex empezó a reír como un tonto y eso me asustó, corrí dentro del auto y cerré la puerta con seguro, si Alex tenía un ataque psicópata al menos no me haría daño encerrada en este auto... Aunque si lo pienso bien, en todas las películas siempre matan a la chica sola que se encierra en el auto.

- Nadie nos atrapara en la oscuridad, somos como unos rayos ardiendo como estrellas.

- Alex... ¿Seguro que los bosques no te afectan el cerebro?

Río lentamente y me dio una tierna sonrisa, de esas ésas que tanto me matan.

- Solo era la letra de una canción, me pareció como si algún día esa seria una gran canción.

- ¿Cómo la llamarías?

Sonrió

- Runaways.

- ¿Por qué?

Él entró en el auto.

- ¿No sabias que siempre matan a la chica guapa dentro del auto?

- Callate William.

- Como el auto a muerto, debemos encontrar oro hasta en nuestros momentos más oscuros.

¿Nuestros? Eso es lo más romántico que me ha dicho hasta ahora.

Mi corazón palpitaba tan rápido que sentía que moría, moría por sentir sus labios que por mucho tiempo me habían mostrado la sonrisa de la amistad; ahora era distinto, necesitaba saber que él sentía lo mismo por mi y que estaría para mi, necesitaba saber que él también me amaba.

A solo centímetros de su cara me encontraba yo, débil y sin fuerzas... Más bien sin agallas para besarlo y arreglar todo esto de una vez. Podría tener dos opciones:

*La primera era que él se negará y terminará esto aquí, que me dejará en medio del bosque donde nos había perdido y se fuera caminando.

*La otra era que me aceptará y sintiera lo mismo que yo, que esto fuera el inicio de una relación, que fuera lo que siempre quise... Un novio que me quisiera.

Este lugar parece ser una tierra de ángeles, tan iluminada que me duele la vista de tan solo pensarlo, tan caluroso y hermoso que me he enamorado de este lugar sin antes explorarlo bien.

Alex me empezaba a poner nerviosa y eso no estaba bien, solo me miraba y yo miraba a la ventana, esto no lo había notado.

- ¿Por qué no exploramos el lugar?

Lost In Stereo- Alex Gaskarth¡Lee esta historia GRATIS!