Despertarme entre sus acogedores brazos, los que aún me abrazaban fue la mejor sensación del mundo... Espera, espera, espera Abby te están comiendo el cerebro. ¿que estas diciendo?

-Pero Abby, Austin te ha salvado la vida, y no se ha separado de ti en toda la noche, incluso sigue abrazándote ahora.- Me réplica mi vocecita interior. Pero aún así es un egocéntrico, bueno menos ayer por la noche, que se comporto como sí fuera mi héroe.

Puaj me odio a mi misma me estoy volviendo una cursi.

Note a Austin moviéndose detrás de mi, pero sin soltar su agarre.

-Buenos días chica Skater.- Dice con voz ronca de recién despertado, pero con una mirada preocupada.

- Ayer fuiste muy valiente.- Me dice sin quitar su cara de preocupación, mientras se sienta en la cama.

Yo hago lo mismo, mientras niego con la cabeza.

-Claro que lo fuiste, además tu hermano se encargó de él anoche.

-¿QUE?.- Me levanto asustada de la cama.- ¿QUE HIZO QUE?

- Tranquila tu hermano está bien, ahora estará durmiendo en su cama.

- ¿Que... Que le hizo?- Pregunto un poco asustada por la posible reacción de mi hermano, se levanta y se coloca a mi lado.

- Sólo le dio su merecido.- Yo sólo asentí

Me volví a sentar en la cama, mientras pasaba mis manos por mi cara, cansada por todo lo ocurrido.

Volví a sentir sus brazos abrazarme, ya me estaba acostumbrando a eso. A ésta bonita sensación de sentirse protegida cerca suyo. Y no debería sentirme así, y menos con alguien como él, así que intenté apartarme, no muy bruscamente, al fin y al cabo el me había protegido esta noche.

- Abby, ¿estas bien?.- Dice Liam entrando por la puerta.

Oportunidad perfecta para separarme de Austin.

Asiento con la cabeza, y el abre los brazos para que valla hacia el. Me levanto y Austin me mira con carita de lástima, lo que me hace soltar una carcajada.

- Te ves... horrible.- Dice con una sonrisa divertida, mientras yo le golpeo suavemente en el hombro. Y me abraza estrujandome contra el.

Al separarme me miro en el espejo, y Liam tiene toda la razón del mundo. Tengo el poco rímel con el que me pinte ayer corrido por las mejillas, siguiendo el rastro que dejaron las lágrimas. Baje la mirada y entonces me acordé, sólo llevaba una camiseta ancha y las piernas al aire.

Intente bajar disimuladamente la camiseta todo lo posible para que no se me viera tanta piel, pero al hacer eso sólo conseguí que me miraran más. Noto que Austin me mira de arriba a abajo, y me sonrojo, cuando el calor en mis mejillas se va, me doy la vuelta y finalmente rompo el silencio.

- Bueno... Gracias por salvarme, en especial a ti Austin, por que de no ser por ti.... No estaría aquí. Porque cierta persona que se suponía que al ser más mayor era responsable de mi- mire asesinamente a Liam- no me cogió el teléfono.- Me miro como pidiendo disculpas.

- Siempre pendiente de mi damisela en apuros.- Soltó Austin giñandome un ojo.

-Vale que estaba en apuros... Pero no soy damisela, y menos TU damisela- dije recalcando el tú.

-Abby, vamos a casa de Finn y Jack y allí nos cuentas todo.

-Liam, no me apetece estar cerca de Jack, y menos contarle mis problemas. Contestara algo así como... "¿Y que nos importa tu vida?".- Le replique mientras imitaba la voz prepotentona de Jack.

-De acuerdo Abeline, cuéntanoslo y yo se lo contaré a ellos para tener más pistas al fin y al cabo viven aquí.

- Esta bien-Resople-Bueno pues empeze a escuchar golpes en la calle...

-Abby desde el principio, con todo detalle ¿que hiciste nada más irnos ?

-Tóme un baño relajante y pedí pizza, oh y también hice un amigo.

-¿Un amigo?.- Pregunta Liam interrumpiendome

- Sí, se llama James, el repartidor de pizza.- Hasta ahora Austin sigue en silencio, pensativo.- Después de la ducha me puse el pijama y me fuí a dormir.

Y mas o menos 2 o 3 horas después, empecé a escuchar los golpes. Y pensé que serías tu y que te habías olvidado las llaves. Pero... me asomé a la ventana, para asegurarme, y ví un coche negro, totalmente negro.

-¿Te fijaste en la matricula?.- Pregunta Austin con seriedad, y yo niego con la cabeza avergonzada.

-Me asomé por la barandilla, y ví que no eras tu. Así que me encerré en mi habitación, y os llame.

-Siento no haberlo cogido, pero... se me quedó sin batería y...- Se intento disculpar mi hermano.

-No te preocupes.- Le interrumpo.

-Austin, enserio gracias.- Le dice mi hermano, Austin sólo asiente y me mira con media sonrisa.
Acabe de relatarles lo ocurrido y no sacamos ninguna conclusión sobre quién podía haber sido.

Como no me quisieron deja sola y yo me negaba en ir a casa de Jack.
Se fue mi hermano a casa de los gemelos y Austin insistió en quedarse conmigo...

- Enserio Austin, gracias por lo de ayer. Pero no tienes que fingir que somos amigos, porque no lo somos.

- Bueno pero yo sí quiero ser tu "amigo".- Dice poniendo comillas, mientras hace un baile gracioso con sus cejas.

- Bueno pero el sentimiento no es mutuo.- Digo con una sonrisa de satisfacción.

- Cambiarás de opinión, te lo prometo.

- No me prometas cosas que no puedes cumplir, Clark.

- Ya veremos...Bueno cambiando de tema, que te parece sí vamos a dar una vuelta.

- No. Te he dicho que no voy a ir contigo a ningún sitio.

- Bueno y a mi tu hermano me ha dicho que me quede contigo, y me da igual lo que digas.

- Agg te odio.- Digo frustrada

- ¿Que te parece sí salimos con los skates?.- Dice ignorandome. Bueno... en realidad esa idea no me desagrada del todo. Odio que tenga que ser con el, pero tampoco me queda otra opción.

(...)

Saca de su coche un skate, y yo llevo el mío bajo mi brazo.

- ¿Dónde te apetece ir?.- Me pregunta mientras cierra su "Range Rover Evoque" negro.

- No me conozco mucho esto así que... no se

- Ya se, venga vamos te va a encantar.-Se sube en su skate y yo le sigo subida en el mío.

------------------------------------

Holaaa!! Aquí estamos al pie del cañón últimamente, pues aquí otro capítulo que esperamos que os haya gustado.

Besitoss @proud_sisters

¿Me olvidarás?¡Lee esta historia GRATIS!