Nota del autor

5 1 0

LOVETOPIA es un proyecto engendrando durante muchos años. Tantos, que no sé compartirlo sin contar la historia que hay detrás del inicio.

En 1993, tuve la fortuna de vivir en San Francisco, en California. Una mañana como cualquier otra, me tropecé con una feria de libros de segunda mano. Una idea simple se apoderó de mí. "Voy a elegir un par", pensé, "y voy a leerlos palabra a palabra con un diccionario en la mano". Por supuesto, yo castellano hablante y los libros en inglés. Fue una ocurrencia sencilla del tipo así-seguro-que-profundizo-en-el-inglés.

Después de un rato, elegí dos libros. El primero tenía un título tan poco sexy como GUERRILLA MARKETING. Detrás de este libro hay una historia, otra historia, que nada aporta en este momento. El segundo libro era ECOTOPÍA. Estos dos libros, cada uno a su manera, se han convertido en desencadenantes de momentos importantes e intensos en mi vida.

ECOTOPIA es la semilla de mi #lovetopía. ECOTOPIA es una novela escrita en 1975 por el fallecido Ernest Callenbach. El libro me impresionó. Lo leí una primera vez con el diccionario en la mano y anoté la traducción de todas las palabras que desconocía. Lo leí una segunda vez para disfrutarlo sin el incordio, la interrupción y el peso del diccionario. Y lo leí otras veces después, respirando página a página e intentando entender por qué me resultaba tan fascinante. El siguiente párrafo, entiendo tu curiosidad, es un "copia y pega" de la contraportada que introduce la historia (el entrecorchetado es mío):

< En 1980 tres estados del oeste de EEUU: California, Oregón y Washington se separan del resto de la Unión [creando un nuevo país bajo el nombre de Ecotopía]. Estamos en 1.999. Desde su independencia, Ecotopía ha vivido aislada del mundo [...] >

Durante años estuve atrapado por el deseo de regalar y compartir aquello que tanto me gustaba. Busqué y busqué una traducción al castellano sin éxito. "ECOTOPIA nunca se ha traducido", pensé, "yo la traduciré".

Y eso precisamente es lo que empecé en verano de 2012. Callenbach había fallecido en abril y decidí que era el momento de un homenaje post-mortem. Pero el avance fue lento. Apenas cuatro capítulos bien traducidos en 6 meses. Y aunque mi determinación no sufrió en absoluto, en febrero de 2013, con la esperanza de evitarme tan tremendo curro, decidí rascar en Google. En plan lotería, ya sabes.

Y bingo. Sorpresa. Así, sin más, apareció. La novela se tradujo en 1980, pero está agotada agotadísima. Con el máximo respeto del mundo, hice mío el archivo que encontré. Mi copia, con una versión anterior de este mismo prólogo, está disponible en mi blog en http://blog.carlosgoga.com.

Pero no acaba aquí el proyecto que empecé. Con el paso de los años, soñé con una ECOTOPIA más cercana en el tiempo y en el espacio. Más mía, más nuestra. Porque el original fue escrito en 1975, una época en la no existía internet. Y está ambientado en la costa Oeste de Estados Unidos de América.

Y yo soñaba con una ECOTOPIA que hablase desde la certeza tecnológica del 2014 y localizada cerca, en mi España natal. Además, si Callenbach descansó el peso de la novela en el punto de vista más social, mi pretensión era profundizar en el punto de vista individual.

Y esto es lo que me lleva a llamar a mi proyecto #lovetopía. Muy en línea con esa rEVOLution tan bien recogida en el grafiti que circula por facebook. Como homenaje post-mortem a Ernest Callenbach. Y como contribución necesaria al "hoy social" que vivimos, tan gris y corrupto como vacío de visión de futuro.

Éste es mi intento de contribuir al momento actual con una ensoñación positiva, optimista y alcanzable de una estructura social renovada y mejorada.

Porque creo sinceramente que visionar una alternativa de futuro mejor, o soñar en positivo, es el paso necesario antes de abandonar lo que tenemos y atrevernos colectivamente a entregarnos a lo nuevo.

He asumido, con humildad pero con fuerza y dedicación, la función de hombre soñador que ocupó Ernest Callenbach. Si la novela te ha gustado, el mérito es compartido. De alguna manera, ésta es una novela colaborativa. Estás ante un texto escrito por dos personas que comparten una misma intención de corazón pero que nunca se conocieron, que están a un continente y 40 años de distancia. Si por el contrario te ha aburrido, la responsabilidad es sólo mía.

Quiero compartir que desde el inicio me ha preocupado el asunto de los derechos de autor. Atendiendo a la legislación más clásica y restrictiva, #lovetopía no existiría. Pero después de estudiar su obra, he concluido que de haber vivido en nuestro tiempo, Ernest Callenbach hubiese ofrecido su trabajo bajo licencia Creative Commons. Para mí, no hay duda de que hubiese apostado por una total coherencia de forma y de fondo. Pero en los años que escribió ECOTOPÍA no existía tal opción y hoy por hoy ya no está entre nosotros para preguntarle. Esto, que reconozco me ha generado cierta tensión, finalmente lo he resuelto con el corazón en la mano, a la manera lovetopiana, primando la buena intención y la libertad de soñar sobre cualquier otro interés.

Si has concluido este viaje y te agradan los recuerdos, te pido que entiendas cada palabra de la novela como una invitación abierta, incondicional, para que aunemos esfuerzos e ilusiones y construyamos una #lovetopía aquí y ahora.

Son muchas las maneras a nuestro alcance de empezar a construir Lovetopía. Te señalizo dos. La primera, la que yo elegí personalmente cuando releí el texto final, es que elijas convertirte en lovetopiano o lovetopiana. Son muchas las pequeñas cosas que definen el estilo de vida lovetopiano. Te invito a que las incorpores en ti y que las integres en tu vida. Yo lo he hecho y el sentir íntimo es realmente diferente y mejorado. La segunda cosa que te propongo, algo importante, es compartir y recomendar la lectura de la novela. E incluso participar en su distribución. Más adelante encontrarás cómo.

Te señalizo estas dos maneras de participar en la construcción de Lovetopía porque estoy convencido de que Lovetopía se construirá de abajo a arriba, así que cuantos más lovetopianos y lovetopianas seamos, cuánto más se difunda el sueño, más cerca estaremos todos y todas de disfrutar de este nuevo mundo que llevamos en el corazón.

Para despedirme, te deseo suerte, suerte de la buena, y pido que nuestros caminos se crucen y las intenciones del corazón acaben en buen fin.


Noviembre de 2014

Carlos Goga

#lovetopía. El nuevo mundo que llevamos en nuestro corazón¡Lee esta historia GRATIS!