17.- ENERGÍA SOLAR Y MARÍTIMA

4 1 0

Jerez de la Frontera, 31 de mayo de 2033. El pensamiento y la política lovetopiana se han dirigido uniformemente hacia fuentes de energía renovable. Su ideal es disponer indefinidamente de energía sin afectar siquiera la biosfera local. Las fuentes de energía principales son la energía solar, la energía geotérmica, la energía mareomotriz y la energía eólica.

Los lovetopianos sienten un placer infantil con los molinos de viento. En mis viajes por las ciudades de Lovetopía, he podido apreciar casas y edificios repletos de pequeños molinos, situados en los tejados, en un paisaje que me recuerda las instalaciones de antenas de televisión de España.

Como el resto del mundo, Lovetopía sigue de cerca los ensayos en el campo de la energía nuclear de fusión con propósitos prácticos. Sin embargo, sienten un cierto horror ante las similitudes con la energía nuclear de fisión, convencional en el mundo. Y porque implicaría llenar de nuevo sus paisajes de líneas de alta tensión, muchas de ellas desmontadas tras la Independencia. Los lovetopianos piensan que es antinatural concentrar enormes cantidades de energía en un solo punto y prefieren las tecnologías que permiten generar la energía cerca del lugar donde es utilizada.

Los lovetopianos no son precisamente esos románticos desprovistos de todo sentido común que algunos españoles imaginan. En mi visita al Ministerio de Energía, he descubierto que prácticamente todos los funcionarios son conocedores de la obra "La Economía del Hidrógeno" de Jeremy Rifkin. Hacen referencia permanente a algunos conceptos energéticos allí presentados para añadir que los han desarrollado hasta límites sorprendentes. Además, son muy conscientes de la tendencia histórica por la que las culturas ricas en energía han tendido hacia la dominación y conquista de las civilizaciones pobres en energía.

Contrariamente a lo que se cree entre nosotros, los lovetopianos no han retornado a la Edad de Piedra. Consumen mucha más energía de lo que se podría esperar al ver sus paisajes y sus ciudades. Pero disimulan sus fuentes y sus usos y la utilizan de un modo más difuso y nuevo.

Lovetopía heredó de la época española centrales energéticas en perfecto estado. Ejemplos son las centrales térmicas de carbón y gas de Castellón y de Carboneras (Almería), o la central nuclear de Cofrentes (Valencia). Pero las cerraron al cabo de pocos años.

"Estas tecnologías son propias del siglo XX", dijo la Ministra, "y no pueden ser toleradas a causa de la polución térmica o de los residuos radiactivos, amén de los peligros que representan. El incidente de Fukushima sigue presente en la cultura lovetopiana".

De los días anteriores a la Independencia, heredaron la tecnología básica para realizar instalaciones de energía geotérmica no convencional y medioambientalmente sostenible. Esta energía, que aprovecha el vapor que sale de las entrañas de la tierra, es utilizada para mover turbinas que generan energía eléctrica. Es una de las energías preferidas para calefacción y para usos agrícolas.

"La geotermia tiene grandes ventajas. Su coste es bajo, no emite ningún componente contaminante a la atmósfera", añadió la Ministra, "y la pequeña cantidad de agua templada que genera acaba en los sistemas de agua caliente, en hornos híbridos de leña y agua, o en aplicaciones más prácticas como los centros de natación de invierno".

Lovetopía cuenta también con numerosas instalaciones hidroeléctricas en sus montañosas interiores. Sin embargo, son consideradas recursos temporales. Afirman que tienden a enfangarse tras unas cuantas generaciones, además de ejercer efectos nefastos sobre los salmones y la fauna acuática en general.

La investigación y desarrollo sobre tecnologías energéticas se ha concentrado en diferentes fuentes. Una de ellas es la energía solar que capta las radiaciones del sol. En la realidad lovetopiana, existen diversos sistemas en funcionamiento. Aunque algunos requieren de grandes instalaciones y otros son realmente pequeños, llama la atención su mezcla de sencillez natural y sofisticación tecnológica.

#lovetopía. El nuevo mundo que llevamos en nuestro corazón¡Lee esta historia GRATIS!