10.- LA VIDA FORESTAL

39 1 0

Enguera, 17 de mayo de 2033. En el desbarajuste de la economía lovetopiana, la madera constituye una de las materias primas básicas. Se emplea no sólo como material de construcción, sino también como un elemento fundamental en la composición de las singulares materias plásticas obtenidas por sus científicos.

En España, la industria sigue utilizando plásticos derivados del petróleo, como el polietileno, el poliestireno o el PVC. Sin embargo, la investigación desarrollada en Lovetopía ha permitido descansar en la pasta de papel la mayoría de las aplicaciones tradicionales del plástico. Este material es mucho más barato y ligero. Además, ha alcanzado una resistencia sorprendente a través del cartón corrugado, su configuración más habitual, presentado bajo estructuras directamente extraídas de la naturaleza, como el panel de abeja.

Los lovetopianos sienten un profundo y renovado interés por la madera. Les encanta olerla, tocarla, tallarla o pulirla. Para asegurarse un aprovisionamiento constante han reforestado superficies enormes, en otro tiempo explotaciones agrícolas que el éxodo masivo del campo a la ciudad dejó abandonadas.

He visitado un campamento forestal dedicado a la extracción de madera y a la repoblación. Probablemente, se trate del campamento modelo que enseñan siempre a los visitantes.

Es destacable, en primer término, su amor irracional por los árboles. Los lovetopianos tratan a los árboles como seres vivientes, casi humanos. Vi a un joven de aspecto absolutamente normal apoyarse en un gran roble y murmurar "¡Hermano árbol!". Aunque resulte difícil de aceptar, por su comportamiento llegué a la conclusión de que no estaba bajo el efecto de ninguna droga.

En Lovetopía no se practica nunca la tala de una zona completa. Sus bosques contienen árboles de distintas edades y especies. Según ellos, la tala selectiva resulta menos cara que la tala rasa. Y aunque no fuera así, esgrimen razones adicionales para abogar por esta solución. Por ejemplo, elaboran argumentos sobre la inferior cuantía del daño ocasionado por los insectos o la menor erosión ante lluvias y vientos. Aunque algunos se atreven a ir más allá y afirman que este método resulta en una mayor y más rápida producción de madera para carpintería.

Por otro lado, existe una ley en Lovetopía que resulta de lo más cruel. Todo desafortunado que desee construir con madera o desee utilizar leña para la calefacción tiene que cumplir un "servicio forestal". Se trata de un período de trabajo durante el cual se ven obligados a contribuir de manera activa al crecimiento de nuevos árboles que reemplacen la madera que van a consumir.

En este campamento disponen de unos enormes tractores eléctricos. Para tratarse de maquinaria pesada, estos tractores resultan sorprendentemente manejables. Disponen de una cabina cerrada para el conductor, de un brazo articulado provisto de una sierra de cadena y de una enorme grúa. El brazo articulado es lo suficientemente grande como para atravesar todo tipo de árboles. La sierra está diseñada para cortar los troncos casi a ras del suelo y convertirlos en tablones de la largura adecuada para su transporte. La enorme grúa eleva los troncos, los giran sobre el tractor y los carga en enormes camiones eléctricos que esperan en el camino.

Parece cierto que sus métodos son prácticamente inofensivos. El bosque mantiene un aspecto natural y atractivo. El suelo está recubierto de una densa capa que lo mantiene fresco y húmedo. Caminar por los senderos resulta una experiencia muy agradable.

El corte y aserramiento, así como la recuperación de todo lo que pueda ser utilizado para la producción de pasta de papel, se lleva a cabo en unas serrerías situadas en las laderas del monte.

Desde el principio, la nueva nación se benefició de la tradición maderera de las poblaciones de la periferia de Valencia, cuyas empresas recuperaron la actividad tras el cierre del monumental Ikea que se inauguró en 2014, el año anterior a la Independencia. Curiosamente, estas empresas adoptaron los principios de la multinacional sueca. Hoy en día, son pioneras en el diseño y fabricación de muebles y todo tipo de elementos domésticos e industriales que se ofrecen desmontados y a bajo precio. Los lovetopianos, habilidosos como son en todo tipo de tareas manuales, se entregan a su montaje con la misma facilidad con la que los españoles encienden la televisión.

#lovetopía. El nuevo mundo que llevamos en nuestro corazón¡Lee esta historia GRATIS!