07.- LOS DEPORTES

7 1 0

Valencia, 9 de mayo de 2033. Los españoles aficionados al deporte no lo pasarían bien en Lovetopía. Ya no hay ni fútbol ni baloncesto. Ni siquiera las carreras de motos o de coches que tan populares eran en Valencia antes de la Independencia.

Los periódicos tienen una sección que titulan "páginas deportivas", aunque en realidad está dedicada a los más excéntricos deportes individuales. La navegación marítima, especialmente en sus modalidades "de vela", ocupa un importante lugar. La natación en todas sus modalidades, el submarinismo y otras prácticas como el wind-surf y el kite-surf son deportes reina. La marcha y el camping, combinados habitualmente con la pesca y la caza con arco, también son considerados como deportes. La gimnasia, el ciclismo, el patinaje y el skate-board son frecuentes en parques y jardines dentro de la ciudad. El ping−pong, el tenis, el frontenis y la mayoría de deportes de raqueta gozan asimismo de una situación privilegiada. ¡Lo mismo pasa con el ajedrez!

Durante el invierno, es muy habitual la práctica del ski, el snow y todo tipo de deportes y actividades de nieve. La estación de Sierra Nevada, en Granada, renovó sus instalaciones hace unos años y me informan que presentará su candidatura para organizar los siguientes Juegos Olímpicos de Invierno.

Los deportes de aventura son habituales en las montañas y en todas las zonas de interior. Las disciplinas que me han mencionado como preferidas por los lovetopianos son mountain bike, escalada en roca y hielo, piragüismo, barranquismo y kayak. He visto amplia información sobre prácticas de ala delta, paracaidismo y vuelos en globo. Un aspecto crucial en estos deportes es la orientación en el terreno. Saber dónde estás, hacia dónde ir y cómo moverte en un terreno desconocido, donde la naturaleza impone su inmensidad, son habilidades muy apreciadas. La pasión por estas actividades sólo es apreciable cuando uno descubre la enorme oferta de tiendas especialistas que hay en las calles de pueblos y ciudades.

Hasta el balón−bolea, qué Dios les ampare, es uno de sus pasatiempos favoritos. Se les puede ver jugar hacia media mañana y en otros momentos del día en las playas, en los terrenos de las fábricas o por la calle. No resulta excesivamente competitivo pero, sin lugar a dudas, es divertido.

No se practica ni el boxeo ni la lucha. Tampoco las carreras de caballos. Sin embargo, se mantiene una gran afición por la hípica y todo lo relacionado con el mundo del caballo, especialmente en las regiones del Sur.

En resumen, para los entusiastas del espectáculo deportivo de masas, Lovetopía puede resultar el país más aburrido del mundo. Y sin embargo, consagran mucho más tiempo que nosotros a la práctica deportiva.

Desde el punto de vista de la forma física, el individuo lovetopiano medio tiene un aspecto realmente sano. A su lado, los españoles como yo tendemos a sentirnos un tanto flojos. Además de la frecuente práctica de deportes, están acostumbrados a recorrer a pie grandes distancias, llevando pesadas mochilas y voluminosas cestas con la compra.

Resulta curioso descubrir que Lovetopía tiene su propia versión del Camino de Santiago. Han diseñado un recorrido a pie desde el norte de Castellón hasta la costa de Cádiz, atravesando los principales lugares históricos y parajes naturales del país. En total, algo más de 800 kilómetros. Los lovetopianos se entregan a esta práctica de caminar grandes distancias con mucha frecuencia. Lo llaman "El Camino del Amor Interior". Prácticamente, todo lovetopiano lo ha recorrido tres o cuatro veces desde que se señalizó dos años después de la Independencia. El camino está marcado con flechas de color púrpura, como guiño a las archiconocidas flechas amarillas del Camino de Santiago español. Dormir a la intemperie o bañarse desnudo en la helada agua de los ríos y los lagos son prácticas habituales en estas expediciones a pie. No existe una infraestructura de albergues oficiales. Dicen preferir alojarse en casas privadas. Y aun así, siendo un camino realmente salvaje, me informan de que esta peculiar versión lovetopiana del Camino de Santiago está totalmente adaptada para personas con alguna discapacidad física.

#lovetopía. El nuevo mundo que llevamos en nuestro corazón¡Lee esta historia GRATIS!