Capitulo 32

7.2K 307 4

Y todo está muy callado... Desearía que hablara más, que dijera lo que pensaba como ayer, que me contara algo, pero que hablara.

—Entonces —Y por fin empezó a hablar— ¿Que vas a querer que haga?

Preguntó algo nerviosa. Lo cierto es que no se me había ocurrido nada bueno todavía, y no es como que lo pensara mucho. Eso no era lo que me importaba en estos momentos.

Le sonreír.

—Eso no te lo puedo decir todavía —Porque todavía no lo sabía claramente, pero dejemos la duda y le guiño.

Frunce su ceño, si definitivamente no le agradaba que no le contará sobre ello.

—¿Que tiene de malo que me digas? Total... A nomas que... —Y entonces abrió mucho sus ojos—. ¿Vas a querer que te bese? Porque si es eso créeme que prefiero hacer otra cosa, cualquier cosa excepto eso.

Empiezo a reír, si definitivamente fui buena idea no decirle nada de ayer.

Pero demonios, pensar que ayer pasó lo del beso (Y varios besos) y que ahora ella diga que todos menos un beso por parte de mi, me vuelve loco.

—Auch, eso duele —Finjo que me dolió mientras me agarro en mi camisa en donde se supone que está el corazón, niego con la cabeza — No, no es eso. No te lo pienso decir todavía.

—Eres un idiota.

—¡Hey! Cuida ese vocabulario, cariño —Sonrió—, pero si lo soy.

Me saca la lengua le respondo de la misma manera, después la mesera se nos queda viendo raro cuando deja el cambio.

Se va y Leire y yo nos empezamos a reír como locos por su cara.

Salimos de la cafetería.

—¿Me puedes llevar a mi casa? Sigo con dolor de cabeza y sería genial si descanso.

—Está bien —Miento. No la llevaré ahí.

Nos subimos al auto, y empiezo a manejar. Pero no la llevo a su casa.

Después de un rato, se empieza a dar cuenta que no estamos yendo para su casa, y cuando siento que está apunto de reclamarme vuelvo a hablar.

—Llegamos —Le informo.

—Valerio... ¿Que demonios hacemos aquí? —No se si sea buena idea traerla, ni si quiera sé porque quería que viniera, simplemente lo hice —. Te pedí que me llevaras a casa para descansar. ¿Que parte de llevarme a casa no entendiste? ¿El llevarme o a casa?

—Esta es mi casa —Suelto por fin y abre muchos sus ojos.

—¿Que hacemos en tu casa? —Ahora parece sería.

En serio, creo que es un poco bipolar está chica.
Si quiero que ella empiece a confiar más en mi, sin duda -Para mis adentros- es buena idea traerla a mi casa.

Me encojo de hombros.

—Pasamos a visitar —Le sonrió.

—Ja-ja que gracioso, yo quería ir a mi casa y no a que me trajeras a tu casa para sabe que —Hace una pausa—. ¿Por que me trajiste?

—Ya déjate de quejar y baja —Me quite mi cinturón y baje del auto, llegue hasta el otro lado de este, y le abrí la puerta—. Vamos baja, si no bajas de quedaras aquí afuera, sola.

Suspira ella y por fin se digna a bajar.

Caminamos hasta llegar a la puerta, la abro, entonces le grito a mi mamá que ya me encuentro en casa.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!