32.Epílogo

4.6K 275 46

Narrador Omnisciente:

Aquel año, el otoño se adelantó. El primer día de septiembre trajo una mañana tersa y dorada como una manzana, y mientras la pequeña familia cruzaba corriendo la calle hacia la enorme estación. En lo alto de los dos cargados carritos que empujaban los padres se tambaleaban dos grandes jaulas con lechuzas que ululaban indignadas. Una llorosa niña pelirroja iba detrás de sus hermanos, aferrada al brazo de su padre.

Harry:Dentro de poco tú también irás.

Lily:Faltan dos años ¡Yo quiero ir ahora!

La gente que había en la estación lanzaba miradas de curiosidad a las lechuzas mientras la familia zigzagueaba hacia la barrera que separaba los andenes nueve y diez. La voz de Albus alcanzó a Harry por encima del bullicio que los rodeaba; sus dos hijos varones seguían con la discusión que habían iniciado en el coche.

Albus:¡No, señor! ¡No van a ponerme en Slytherin!

Ginny:¿Quieres parar ya, James?

James:Sólo he dicho que podrían ponerlo en Slytherin -se defendió, sonriendo con burla a su hermano pequeño-. ¿Qué tiene eso de malo? Es verdad que a lo mejor lo ponen...

Pero James detectó la severa mirada de su madre y se calló. Los cinco Potter habían llegado frente a la barrera. James miró a su hermano pequeño por encima del hombro, con cierta chulería; luego cogió el carrito que conducía su madre y echó a correr. Un instante más tarde se había esfumado.

Albus:Me escribirán, ¿verdad? -preguntó a sus padres, aprovechando la momentánea ausencia de su hermano.

Ginny:Claro que sí. Todos los días, si quieres.

Albus:No, todos los días no -se apresuró a decir-. James dice que la mayoría de los alumnos sólo reciben cartas una vez al mes, más o menos.

Ginny:Pues el año pasado le escribíamos tres veces por semana.

Harry:Y no te creas todo lo que tu hermano te cuente sobre Hogwarts. Ya sabes que es muy bromista.

Juntos, empujaron el otro carrito en dirección a la barrera. Albus hizo una mueca de dolor, pero no le ocurrió nada. La familia apareció en el andén nueve y tres cuartos, desdibujado por el denso y blanco vapor que salía de la escarlata locomotora del expreso de Hogwarts. Unas figuras indistintas pululaban por la neblina en que James ya se había perdido.

Albus:¿Dónde están?-preguntó con inquietud, escudriñando las borrosas siluetas junto a las que pasaban mientras recorrían el andén.

Ginny:Ya los encontraremos.

Pero el vapor era muy denso y no resultaba fácil distinguir las caras de la gente. Separadas de sus dueños, las voces sonaban con una potencia exagerada. A Harry le pareció oír a Percy disertando en voz alta sobre la normativa que regulaba el uso de escobas, y se alegró de tener una excusa para no detenerse y saludarlo...

Ginny:Creo que están ahí, Al.

Un grupo de ocho personas surgió entre la niebla, junto al último vagón. Harry, Ginny, Lily y Albus no lograron distinguir sus caras hasta que estuvieron a su lado.

Albus:¡Hola!-dijo con alivio.

Rose y Bridget, que ya llevaban puesta su túnica nueva de Hogwarts, lo miraron sonrientes.

Ron:¿Has podido aparcar bien?-le preguntó a Harry-. Yo sí.

Max:Yo también, Hermione no confiaba en que aprobara el examen de conducir de muggles, ¿verdad que no? Creía que tendría que confundir al examinador.

La hermana de Harry Potter 4¡Lee esta historia GRATIS!