Alicia en el país del medio ambiente

728 16 1
                                              

Alicia en el país del

medio ambiente - Historia corta ganadora del concurso:

¿Como cuidar la naturaleza?

Todo el mundo conoce el cuento de "Alicia en el país de las maravillas". A la Alicia de mi cuento también la conoce todo el mundo porque un buen día se hizo famosa.

Alicia tenía una hermana, igual que la del cuento, y un día decidieron ir al bosque a leer un libro, el libro preferido de Alicia, "Alicia en el país de las maravillas". Mientras su hermana la leía el libro, Alicia se preguntaba:

- Alicia debe de estar muy feliz en ese mundo, todo esta cubierto por bosques y limpio, MUY LIMPIO. ¿Por qué aquí la gente no mantiene limpio el medio ambiente? Sinceramente no lo entiendo.

Cuando su hermana finalizó la historia Alicia le hizo aquella pregunta que toda la tarde llevaba dando vueltas en su cabeza. Su hermana no supo que contestarle y le dijo:

- Alicia, eres una niña muy lista, esa pregunta es muy interesante, pero yo no puedo responderte, lo mejor es que vayamos yendo a casa, empieza a oscurecer

Y eso hicieron. Ya en casa, Alicia le hizo la misma pregunta a su padre, a su madre, a su abuela y a su abuelo... pero ninguno de ellos la supo responder.

Después de unos cuantos días, Alicia decidió ir a jugar con su perro a un jardín muy bonito que estaba en la otra punta del pueblo. No sabia cuanto rato iba a quedarse así que cogió una mochila y metió en ella una chaqueta, un bocadillo y una botella de agua (además de unos cuantos juguetes para jugar con su perro). Alicia se despidió y comenzó su paseo. Al llegar al jardín, Alicia y su perro, se pusieron jugar y así estuvieron durante un buen rato hasta que comenzó a enfriar. Estaban a punto de irse, cuando... ¡¡¡¡¡un conejo muy sucio, con un plástico enredado en el brazo pasó corriendo por delante de Alicia!!!!. Nuestra protagonista, al verlo en esas circunstancias, decidió seguirlo, ¡y su perro con ella!. El conejo se metió por una grieta de un tamaño considerable que había en un gran árbol. Alicia y su perro no dudaron en seguirlo. Al introducirse en la grieta sintieron que caían al vacío, era una caída dulce, lenta, agradable. Después de caer durante un rato consiguieron alcanzar al conejo. Le quitaron el plástico y le limpiaron con un pañuelo húmedo y de repente vieron lo que había a su alrededor... ¡FOTOS! En las paredes del pozo había fotos, eran fotografías enmarcadas de un bosque como el de las imágenes del libro de Alicia, árboles de colores, setas gigantes, flores parlanchinas,... Y una foto que la llamo mucho la atención, era el mismo árbol que había visto antes, solo que muy sucio, con plásticos y papeles tirados a su alrededor, ¡tenía rostro!, un rostro triste, muy triste. Alicia cogió la foto y se preguntó en voz alta a si misma:

-Pero.... ¿qué es esto?.

Entonces una vocecita murmuro:

- Ese árbol se llama Raizal, es el rey de las plantas- Alicia empezó a mirar por todas partes, y la voz continuó- Por cierto, yo soy Andrea, el conejo que tienes en brazos.

Justo en ese momento tocaron suelo. El conejo salió corriendo diciendo algo parecido a que llegaba tarde a alguna parte y Alicia y su perro, como no sabían donde estaban decidieron seguirlo. El conejo les llevó a donde estaba el árbol que habían visto en la foto. El árbol les saludo encantado, Alicia se fijó en la suciedad que había a su alrededor; todo estaba muy sucio.

La foto, que había visto antes, era reciente ya que eran los mismos papeles los que estaban a su alrededor. El árbol era muy alto, gris y aunque pareciera feliz un rostro triste apoderaba su cara.

-Alicia - dijo el árbol-hace unos días te hacías una pregunta muy interesante y nadie de tu familia te supo responde. De la raza humana nadie lo va a poder hacer, pero como yo soy una planta te responderé encantado.

El árbol parecía simpático. De repente empezó a mover sus hojas y un montón de animales y de árboles se acercaron. Una de sus raíces se levantó de la tierra y formó un pequeño sillón donde Alicia decidió sentarse. Cuando estaban todos ya sentados y preparados para que el árbol empezara, una hoja grande cayó sobre Alicia en forma de manta.

-Compañeros,-dijo el árbol-hoy tenemos a una niña muy especial, Alicia. Alicia tiene una pregunta para nosotros muy importante "¿Por qué en su mundo la gente no mantiene limpio el medio ambiente?

Un gato de extraña sonrisa salió de entre las sombras y dirigiéndose a Alicia le dijo: - Niña tu debes de estar loca para venir hasta aquí y preguntar estas cosas. ¿No te asusta descubrir la verdadera respuesta? Cuando poseas ese saber te adentrarás en otra realidad, en la realidad de los que ESTÁN LOCOS.

Y sin más el gato pareció fundirse con la oscuridad de la noche.

Se hizo un silencio y un hombre extraño con un gran sombrero gritó: ¡Te volverás loca!... Pero, no te asustes; te diré un secreto: ¡las mejores personas están locas!. Ven yo te enseñaré el significado de "Para siempre es sólo un segundo".

De pronto Alicia volvió a sentir que caía de nuevo. Abrió los ojos y ¡el mismo túnel!. Pero esta vez las imágenes correspondían a números:

1 4 0 0 0 0 0

¡¡¡¡Un millón cuatrocientos mil kilómetros cuadrados!!! De...... ¿BASURA?

1 0 0 0 0 0 0 0 0

¡¡¡¡Cien millones de toneladas de desechos!!!

Alicia no podía imaginarse la grandeza de esas cifras. Y de nuevo imágenes, imágenes del Océano Pacífico, imágenes de plásticos, plásticos, plásticos......más y más plásticos, imágenes terribles de animales atrapados, de seres vivos agonizando, de suciedad... ¡¡¡Una SOPA DE BASURA!!!! ¡¡¡Una gran SOPA TÓXICA!!!

¡¡¡Qué les corten la cabeza!!! - dijo entonces una mujer vestida de reina y llena de corazones.

Alicia empezó a llorar amargamente y el sombrerero le dijo: - ¿Ves, sólo alguien muy demente ha podido hacer ESTO? Una bolsa de plástico tirada al suelo en un segundo tarda 150 años en descomponerse y sus restos duran para siempre. La naturaleza lucha contra el plástico pero son batallas en las que siempre PIERDE. Vuelve a tu mundo Alicia; tú eres la única que tiene las respuestas que te guiarán y te harán tomar el camino correcto. Vuelve, vuelve a tu casa...

......................................................................................................................................................

- ¡¡¡Abuelita, abuelita, despierta!!! Tienes que terminar de contarnos la historia, no nos dejes con la intriga.


- Ah, si, si.....ya recuerdo -dijo Alicia- la última frase que escuché al sombrerero fue...


  "A veces para siempre, es solo un segundo"








Alicia en el país del medio ambienteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora