-"Capitulo XV"‐

10.6K 1.1K 2.2K
                                    

_________ "🍓"_________

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

_________ "🍓"_________

"Un arcoiris al final de la tormenta"

|Viernes|

|Narrador Omnicente|

El día escolar había terminado, había sido un día largo y demasiado pesado que había dejado a los estudiantes claramente agotados pero finalmente todos podían ir a sus casas y porfin descansar, por lo mismo mismo todos caminaban alegremente por los pasillos saliendo de el edifico; oh bueno todos menos cierto chico azabache que se había quedado profundamente dormido sobre su pupitre y al parecer nadie lo había notado o nose habían molestado en levantar lo.

El grupo favorito de amigos ya se había dispersado y todos ya estaban dentro de sus lujosos autos listos para irse, a excepción de Luzu, quien estaba esperando que como todos los días Quackity saliera corriendo a despedirse de él y el fingiría molestarse aunque en el fondo le llenaba el corazón que el azabache se despidiera de él de esa forma, pero hoy parecía estar tardando se más de la cuenta y eso le procupaba un poco, se mordía el labio mirando hacia todos lados tratando de encontrar al chico.

-Vamos Quackity...¿Dónde estas?-Susurro viendo de reojo como su chófer esperaba pacientemente por el.

El castaño sabía como era el Latino y en los problemas que podría estar metido, así que sin esperar más empezó a caminar rápidamente con dirección a las entradas, subió la velocidad ya en los pasillos, cualquiera que lo viera sabría que estaba muerto de la preocupación, fue directo hacia el aula de ciencias, la cual había sido la última clase que habían tenido, habrio la puerta de un portazo, inspeccionó la habitación con la mirada.

-Quackity...-Murmuro al verlo plácidamente dormido sobre si mesa.

Camino ya más tranquilo entre las mesas hasta quedar enfrente del oji carbón, le miró con ternura.

-Despierta Quacks...-Le llamo suavemente- Ya se fueron todos.

Continuo llamadolo por unos minutos y al ver que esto no parecía funcionar intento idear otra forma de despertarlo, fue ahí cuando recordó algo que le había dicho.

"-Pero hay algo que sin dudas me despertaría de una-"

Sin pensarlo más se paro y aclaro su garganta.

-¡Balacera!-Grito bien alto para que el contrario le escuchase.

El de gorra se despertó al instante aterrorizado.

-¡¿Otra?!, ¡No mames!-Se cubrió con sus brazos.

Entre lo adormilado y desconcertado que estaba el de gorra solo pudo darse cuenta de la situación cuando pudo escuchar la risa del oji carmín.

"¡Hey,Chico Fresa!" |Luckity Au|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora