Orígenes.

2.3K 219 28

Justin P.O.V.

—¿Justin, puedo hablar contigo? —Me pregunta River. Asiento. Cojo a mi nieto y me lo cuelgo.
—Dime. —Evan juega con mi camisa arrugandola. —Estate quieto, pequeño. —Le regaño. Él pone un mohín y me mira fijamente con sus azules ojos. Me alegra que en ese aspecto se parezca a Samantha, y a mi. No tiene ningún parecido al capullo de su padre y eso me gusta. Cuando menos se le parezca mejor. Aún sigo enfadado con mi hija en ese aspecto. Nunca debió de salir con un soldado. Él la ha abandonado y con un niño. Aunque debo de agradecer al menos que nunca llegara a decirle que estaba embarazada, de haber sido así, no puedo saber si ahora estaría sujetando a este niño de cuatro años, precioso.
—Es sobre los orígenes. —Frunzo el ceño.
—¿Aún estás con eso? —Espeto. Los  orígenes, como los nombra River. Es algo que él lleva intentando averiguar desde hace unos meses. Quiere saber como empezó todo esto. Y solo es un tontería. Porque no le sirve de nada saberlo.
—He averiguado algo sorprendente. Algo que puede hacer cambiar nuestra forma de vida. —Me informa, sin hacerle caso a mi anterior comentario. Arqueo las cejas esperando que siga. Evan se remueve en mi regazo. Y se inclina intentando tocar a River. River le mira divertido y luego vuelve la vista hacía mi. —He hablado con un soldado. —Lo miro sorprendido. —Me ha dejado acceder a unos archivos, de los fundadores. —Abro la boca.
Fundadodores. —Balbucea mi nieto, intentando repetir la palabra que ha dicho River.
—¿Y cómo es posible que te dejara acceder? —Pregunto. River se encoje de hombros.
—Le he dado el collar de oro de mi abuela. —Niego con la cabeza, mostrándole mi desaprobación. Evan me imita y acaba riéndose divertido. Mientras sigue sacudiendo la cabeza. Le pongo la mano en la cabeza y se la detengo. —Bueno eso no importa. Resulta que hemos vivido engañados toda nuestra vida. —Trago saliva esperando a ver que tiene por decirme. —Nosotros no somos los Abandonados. Ellos... —Hace referencia a los de las ciudades. —... son los encerrados. Hace como un siglo, antes de que  empezarán a separarnos, hubo una guerra, una guerra  biológica. —Frunzo el ceño sin entender el concepto. —Una guerra biológica es aquella guerra con la que se lucha con una enfermedad. Esa enfermedad no se conocía y mucha gente empezó a morir. Y encima le añadimos reacciones nucleares. —Vuelvo a fruncir el ceño y River hace un gesto vago. —Total que la gente infectada empezó a salirle una marca. —Hago una mueca. —Si, la marcum ius. —Afirma. —Al principio eso era contagioso, y no sabían cual seria la reacción en los humanos. Así que empezaron la separación. Los encerraron a todos en lo que nosotros ahora llamamos las ciudades, cuando no son más que cárceles, donde se refugian los infectados. —Me explica. Trago saliva impresionado. Esto es demasiado como para procesarlo de un solo golpe. Es mucha información. Información que cambia todo en lo que siempre he creído. Suspiro. Evan se remueve y de golpe me acuerdo de él. Evan tiene la marca.
—Pero ahora no mueren. Los del otro lado ya no mueren. —Apunto. River asiente.
—Si, ya no mueren, porque la enfermedad se ha ido degradando y ya no queda rastro. Solo queda la marca, indicando que allí, en algún punto de la familia ha habido alguien infectado. —Me informa. Inhalo bruscamente.
—¿Entonces por qué seguimos separados? —Pregunto.
—La gente tiene miedo. Para que no se crearan revuelos, les dijeron a los encerrados que era por su propio bien, que nosotros somos los infectados, los enfermos. Y que ellos estaban a salvo. Y la información se fue traspasando hasta llegar en el punto en que nadie sabe la verdad. Esos archivos son los únicos que lo demuestran, pero están encerrados en la otra punta del país. Donde la convivencia es totalmente diferente. Nadie quiere indagar, nadie quiere arriesgarse al hecho de acercarse a nosotros para comprobar si va a morir o no. Así que así se ha quedado. Y no parece que vaya a cambiar la situación. —Asegura. Pero ahora que nosotros la sabemos...
Claro, nadie nos creería.
Suspiro. Ya de nada sirve saber esto. Vamos a seguir separados por mucho tiempo. Mucho. Y no creo que esté en vida cuando todo cambie.
Espero que Evan o al menos su hijo puedan vivir en un mundo sin diferencias, un mundo donde él pueda estar con la chica que quiere sea de este lado o del otro.

OASIS¡Lee esta historia GRATIS!