CAPITULO 18

11.6K 804 481
                                    

Os aviso antes de que empecéis.

Es largo el capitulo

Bueno os dejo que disfrutéis con lo que pasa🖤

----------------------------------------------------------

Me cogió y me abrazo.

Me quede quieta, no sabía por qué hacía esto.

Pero luego lo acepte.

Me sentía tan pequeña a su lado...

Y mira si es complicado, porque pequeña no soy.

Pegue mi cuerpo al suyo.

Bajo sus brazos hasta mi cintura y me apretó a él.

Joder, ¿porque se sentía tan bien?

No se cuanto tiempo paso, mientras estaba yo pegada a su cuerpo con mi cabeza en su cuello y el abrazándome cuando corto el silencio.

-No sabes las ganas que he tenido de hacer eso durante todo este tiempo – me dijo pegando su barbilla a mi cabeza.

-Hudson- le susurre

-Ya se que no esta bien, pero que más da-

-Te dará igual a ti, pero es que a mi...-

- ¿Estas saliendo con Aaron? -

¿Que?

No

Solo tonteábamos y me lo paso bien con él, pero ya está.

Tenia algunas dudas con lo relacionado a nosotros, pero con esta mierda ya se me han resuelto todas.

-No lo estoy- le murmure.

Hudson suspiro.

Y me atrajo más a su cuerpo.

-Me encanta esto de que se haya ido la luz-

- ¿Por? -

-Porque puedo estar cerca de ti, sin que estes pensando en que alguien te puede ver-

Me reí.

Tal vez lo de las luces no iban a estar tan mal.

-Me quiero morir- le solté. Mis ganas de vivir, aunque normalmente eran pocas ahora eran menos.

-No digas eso- me pellizco la espalda.

-Oye- me separe un poco de él.

-Si te mueres no voy a tener a nadie que odiar, y a lo mejor te echo de menos y todo-

-imbécil-

Me atrajo otra vez a el

-Bueno para ser sinceros te voy a echar de menos-

-Mentiroso-

-Como que mentiroso? Si eres lo único real que tengo en mi vida desde que tengo uso de razón-

¿Enserio lo decía enserio?

Nah, seria broma.

-Claro y también soy lo mas importante no'- me reí

No dijo nada.

- ¿No vamos a estar aquí toda la noche no? - le pregunte.

Porque, aunque se estaba demasiado bien no podría aguantar con las piernas.

-¿Por qué no?- se separo un poco de mí.

Lo único que se le notaban eran sus ojos verdes, por las luces de emergencia de las habitaciones, que daban un pequeño resplandor.

SENTIRDonde viven las historias. Descúbrelo ahora