CAPITULO 12

10.5K 652 150
                                    

-Brookeeeee-

La voz de Kay me despertó

- ¿Qué quieres?-

Para un día que tengo libre me despierta el gilipollas.

Abrió la puerta de mi habitación.

Una ráfaga de frio entro en mi habitación.

No se para que tengo la calefacción puesta si luego llega este tío y me hace pasar frio.

Me moví para verlo.

-Cierra la puerta- le dije algo borde.

-Madre mía como te has levantado- resoplo

-¿Que quieres? - le volví a decir, mientras me echaba de nuevo el edredón por encima de los hombros.

Kay cerro la puerta, se acercó a mí.

Lo mire en plan: ¿me lo cuentas?

Me miro en plan: ya voy pesada

Y se sentó a los pies de mi cama.

-Hoy nos vamos a cenar-

¿Pero?

Lo mire raro.

¿Que dice?

-He quedado con unos amigos que vienen aquí, son majos, y no quiero ir solo-

-Pues búscate a otra-

-Son majos, y muy monos, no tienen novia, tal vez-

Tenia él mas ganas que yo de ligar.

-Y a mi que mas me da? Pregunto-

-Pues que son majos- se levantó de la cama.

-No acepto un no por respuesta-

Me dejo con las palabras en la boca cuando abrió la puerta y salió.

Pues nada, a conocer gente nueva.

----------------------------------------

Son las 10 y media de la noche.

Kay estaba conduciendo mi coche porque el suyo estaba en una mejor vida, y a mi me daba pereza conducir con los pedazos tacones que me había plantado.

Habíamos quedado a y media y todavía nos quedaban 10 minutos para llegar al restaurante, por que el gilipollas de Kay no sabia que ouffit ponerse, porque ya sabes conjuntar una camiseta blanca con unos vaqueros o con unos vaqueros negros es SUPER complicado.

-Vamos a llegar tarde- soltó Kay mientras le subía la voz a la canción.

-Ya hemos llegado tarde- le afirmé cuando vi en el móvil las 22: 32.

- ¿Debería de llamarlos para que nos esperen?-

Debería de no haber tardado tanto en vestirse.

-No sé, son tus amigos no los míos-

Me pregunta como si les conociese yo de algo.

-Los puedes llamar y decirles que nos quedan 10 min? -

¿Que?

NO

No me gusta hablar con las personas

-No- le dije

-Es que si no...-

-Sorpresa- dije

-Llámalos- empezó a sacar el móvil de su chaqueta

-Ya sabes la contraseña- me cedió el teléfono

- ¿Como se llama? - le dije alargando las palabras

De verdad no se ni por que lo aguanto.

SENTIRDonde viven las historias. Descúbrelo ahora