CAPITULO 7

11.1K 831 384
                                    

Hudson cogió las llaves y abrió.

Me cogió y me metió dentro.

Me quede en el suelo, mareada, y con la respiración bastante agitada.

-Ehh Brooke, mírame- se puso enfrente de mi

Lo mire.

Pero entonces su expresión cambio, me miro un poco para abajo y aparto la vista.

-Joder, pero... ¿qué te ha hecho? -

Pero...

Madre mía...

Estoy en sujetador.

¡ESTOY EN SUJETADOR!

Delante de él.

La madre que me pario.

Ahora aparte de ahogarme, me puse nerviosa, y más cuando vi su torso desnudo.

La madre.

Me estoy mareando

Pero yo creo que no es porque te haya ahogado.

Me intente tapar con la otra mano que no tenia en el cuello, y me apoye en la cama.

Me iba a caer.

Del suelo no pasas.

Y ya estas en el suelo, así que...

Hudson se giró y se levantó.

-Yo a este tío, le corto la polla, de verdad- dijo enfadado y con una voz que en mi vida le había oído, en los meses que llevaba aquí.

Se levanto y cogió algo.

Se volvió a agachar y me tendió lo que parecía una sudadera.

-Brooke, pontela- me dijo con la voz acelerada

Pero...

Madre mía estamos buenos.

Le hice caso y la cogí, para ponérmela.

-Quítate esto- tiro de la manga de la camiseta de manga larga que llevaba.

Tenia todo el torso marcado, de rojo, de haberme estado tirando de el.

Me ayudo a ponérmela, pero no me miro.

Lo que agradecí.

Los ojos verdes del psicópata, mirándome semi desnuda no iban a ayudar.

Me la termine de poner, pero aún seguía mareada

Hudson se sentó a mi lado y me acerco a él.

No debería estar así.

Lo se.

Pero me siento bien.

Y no me siento en peligro.

Hija mía, no eres muy lista que digamos

Ya lo sé, es psicópata, ¿pero un psicópata estaría haciendo esto?

Porque lo que sabia es que tenia una oportunidad para salir de aquí, y en cambio estaba aquí a mi lado.

Tal vez le caiga bien, y no me quiera matar.

Brooke eres imbécil

-Relájate- me dijo pegándome a él mientras me ponía una mano en el pecho.

¡¡¡¡¡¡Pero como quieres que me relaje!!!!!!

-No puedo- le susurre

Parecía que se me iba a salir el corazón del pecho.

SENTIRDonde viven las historias. Descúbrelo ahora