CAPITULO 3

11.4K 823 195
                                    

Eran las 10 de la noche, y como no otra vez la comida de las narices.

Empecé dándole las bandejas a todos, dejándoselas donde había hecho esta mañana.

Y entonces llegue a la puerta de Hudson, ¿qué si me daba mal rollito? Pues si, para que te voy a mentir.

Le deje la comida, pero no la cogió.

Pero esta vez no le dije nada.

Me dirigí hacia el final del pasillo para volver a la salita, pero su voz me detuvo.

-Ehh, ¿ahora pasas de mí? - Dijo por lo que pude ver asomado en la rendija.

-Come, que ahora tienes manos-

-Si me das una bandeja que esta llena, pues puedo comer, pero si solo me das pastillas y agua, como que no-

¿Que?

¿Pero qué coño he hecho?

Me gire sorprendida y me acerque a él.

-Dame la bandeja- le dije cuando iba a cogerla.

Pero el la cogió y la metió en su habitación.

-Hudson dame la bandeja- le ordene, pero el pasaba de mi. Estaba medio agachado mirándome por la rendija.

-Como se pide...-

¿Pero y este tío?

Pues es verdad que esta chalado.

-DAME DE UNA PUTA VEZ LA BANDEJA, SI NO QUIERES QUE ENTRE TE COJA LA CABEZA Y TE LA EXTRELLE UNA Y OTRA VEZ CONTRA EL SUELO-

¿Me he pasado verdad?

Problemas de hablar sin pensar.

Me miro sorprendido

Sonrió, pero no dijo nada

-Hudson- dije arrastrando la o

-Brooke- dijo el igual

Rodee los ojos

-Dame la bandeja-

-Dásela y callaros de una vez, que tengo sueño, imbéciles- grito alguien de otra habitación.

-Bill cállate- dijo Hudson

-Si señorito- dijo la voz de antes.

¿Pero y este tío cuanto poder tenía aquí dentro? Si no tenía muchos más años que yo.

-Dámela- le voli a decir

-Entra y te la doy-

-Por qué quieres que entre? -

-Por que me aburro y no eres como las otras-

-Como entre te voy a hacer lo que te he dicho-

-Me gusta- dijo y se alejó de la ventanilla

-Joder Hudson dámelas-

-Pero para que quieres que te las de? -

-Ahh no lo sé, tal vez me quiero drogar para no volverte a escucharte en mi puta vida- me estrese

-Auchh- murmuro

-Entra y te las doy-

-No me fio de ti- le dije finalmente

-Antes te he hecho algo? Por qué yo creo que no-

-Si te parece poco lo de antes-

-Te podría haber matado y no lo he hecho y no lo pienso hacer, así que pasa y las cojes-

-Aléjate- le dije.

¿Iba a hacerlo otra vez?

Soy imbécil

No es nuevo

Cállate

Abrí la puerta.

Hudson estaba enfrente de mi

Pero se alejó cuando entre

-Ya se, dos metros. Y si, me he visto la película-

-Que bien, me importa una mierda, dame la bandeja-

-¿Y mi comida? -

-No tengo más bandejas, se habrán equivocado- le dije

-Joder, que tengo hambre-

-Qué pena más grande-

Me dirigí hacia él y le cogí la bandeja que tenía en la mano.

Cogí el botecito con su nombre y se lo di.

-Tu cena- le sonreí y me alejé

-Eres muy graciosaaa-

Y entonces caí

-Anda si te tengo que atar- me giré otra vez hacia él, volví a dejar la bandeja en la cama.

-Siéntate- le dije

Me miro confundido.

-No pensaba que un moco de 1,70 me iba a mandar-

-Y yo no pensaba que un psicópata fuera tan pesado-

No dijo nada y se sentó en la cama.

Se puso la camisa y se la abroche.

Volví a coger las cosas y me iba a ir, cuando me volvió a llamar.

- ¿No se te olvida algo? - pregunto con una sonrisa de malicia.

¿El qué?

- ¿Que has hecho? -

-El teléfono-

¡¡Mi teléfono!!

- ¿Dónde lo tienes? -

¿Y cómo cojones me lo ha cogido?

-En mi bonito y precioso trasero- sonrió

-Sera en tu asqueroso trasero-

-No lo has visto, listilla-

-Y mejor-

Me acerque otra vez a él.

- ¿No te vas a levantar ni nada para poder cogerlo? - le pregunte

Negó con la cabeza bien alta

-Quieres que te toque el culo ehh- me reí

Y me acerque a el

-Haber... si te soy sincero no me esperaba eso, pero que si quieres...-

-Cállate- le empujé un poco el hombro cuando cogí el teléfono.

-Ten mas cuidado- me dijo cuando iba a salir.

- ¿Me estas amenazando? -

-No, yo no suelo amenazar, yo actuó listilla. Solo que no entres en ninguna habitación- me gire- aunque en la mía puedes pasar cuando quieras-

Me fui y cerré la puerta.

Le dejé el bote con cada pastilla a cada uno, y yo me fui a leer hasta que se terminó mi turno y volví a casa.

SENTIRDonde viven las historias. Descúbrelo ahora