Capítulo 8.

21.7K 2.2K 2.5K

Tenían un lugar especial.  


Era el lugar favorito de Louis desde niño, un punto en el lago acercándose a las afueras de la ciudad. Ese parque estaba rodeado de árboles, el lago incluso tenía una pequeña isla y un puente que la unía a la orilla. Había bancas de madera para que la gente disfrutara de la vista, pero él siempre se sentó en un tronco hueco que descansaba en el suelo cubierto de musgo hasta la mitad.  


Llevó a Harry ahí en cuanto cumplieron una semana como novios, y desde entonces era un lugar solo para ellos dos. Ahí se dijeron por primera vez "te amo".  


La noche anterior habían anunciado su compromiso ante la familia de Harry, esa ocasión donde las cosas salieron todo lo contrario a bien. Esa tarde Louis esperaba a Harry en el tronco caído, nervioso después de recibir un mensaje de su novio solicitando verse cuanto antes, a pesar de haber pasado la noche con él.  


Supo que su presentimiento no era erróneo y algo andaba mal cuando sintió la presencia de Harry junto a él, y al alzar la vista notó lo rojo en su mirada.  


—Quiero a mi familia en la boda, Louis —dijo con voz ronca.  


—Por supuesto que estarán ahí —tomó su mano.  


—Y eso es todo —suspiró—, no quiero volver a verlos.  


—Hazz...  


—No, amor, si no van a aceptar lo nuestro yo no necesito más de ellos.  


—Harry, es tu familia, no puedes solamente separarte de ellos así.  


—¡Claro que puedo!  


Su voz se quebró cuando gritó, así que se arrojó a los brazos de Louis sintiéndose completamente vulnerable. Él no le negó el abrazo, acarició su espalda y sus rizos susurrándole que todo iba a estar bien y sintiendo la humedad en su ropa y los fuertes sollozos de Harry.  


No sabía que Harry le estaba ocultando las verdaderas razones para alejarse de su familia. No sabía lo que le habían propuesto esa mañana, ni que la verdad detrás de su llanto era que le habían vuelto la espalda sin importarles nada. Y ciertamente, él no planeaba decírselo nunca.  


Harry haría que Louis creyera que Harry renunciaba a todos sus bienes en lugar de ser despojado de ellos.  


—Yo me encargaré de ti —susurró en su oído cuando Harry se calmó un poco—. Nunca voy a dejarte desamparado, nunca voy a dejarte solo. Yo cuidaré de ti, lo prometo.  


—Lo sé.  


—Después de casarnos yo me encargo también de tu último año de escuela, podemos retrasar nuestra luna de miel hasta tus siguientes vacaciones y...  

Disenchanted || Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!