Capitulo 4

225 11 0

"bip" "bip""bip" era lo único que escuchaba ¿estaba muerta en realidad? Intente moverme pero no podía, me dolía. Abrí mis ojos y vi todo blanco. Estaba en un hospital.


-¡Oh! ya ha despertado, llamare al doctor así te hace una revisión, volveré en unos segundo -dijo rápidamente y con una sonrisa la enfermera que estaba a lado mio. Me miraba con ¿dolor? eso precia.


Se fue, desapareció de mi vista. Estaba asustada, le tenia miedo a las agujas y a todo lo que tenga que ver con esto. Intente pararme o al menos sentarme pero me fue imposible. había un aparato que tenia barios botones a lado mio. Apreté uno de estos e hizo que la cama se ponga en una posición en la que me podía sentar. Fue una terrible idea, mi panza me dolía mucho y recién recordaba por que.


-No ,no ,no ¿que hace? no puede sentarse aun, tenemos que ver como va tu herida -vino el doctor viniendo a mi lado rápidamente,volvió a apretar uno de los botones y la cama se puso como estaba antes.- ¿te sientes mejor? -preguntó, yo solo asentí- Bueno, la herida esta mejor pero te vas a tener que quedar hasta mañana así se mejora mas rápido. -me regalo una sonrisa y anoto algo en la planilla que tenia.

-Doctor... -el me miro, suspire, estaba cansada- ¿usted sabe quien me trajo hasta aquí?

-Oh claro, un chico medio rubio, estaba muy asustado y preocupado por ti.


Terminó de controlarme y verificar si estaba bien y me dejo sola. "un chico medio rubio", "estaba muy asustado y preocupado por ti"... ¿quien podía ser?

La enfermera volvió a entrar.


-Querida, hemos llamado a tu casa pero no había nadie... -hizo una pausa, se veía desconcertada por mi mirada, yo estaba tranquila- ¿no tienes algún otro familiar a quien podamos avisarle?


No, no los tenia, todo me habían dejado. Todos se fueron y me dejaron sola con mis padres.


-Emm.. no, esta bien. Yo puedo irme sola -dije un poco nerviosa, no estaba segura que me dejen salir sola de aquí

-Humm... esta bien, hablare eso con el doctor. -empezó a caminar hasta la puerta pero freno y se dio la vuelta para mirarme.- Ah, ya se me estaba olvidando, el chico que te trajo quiere verte ¿le digo que pase? -No sabia que responder, quería conocerlo y saber quien era, pero ¿y si era uno de los amigos de Melanie y me quiere hacer algo? Gritaría y aquí si me ayudarían. Asentí y la enfermera se fue.


Espere unos minutos antes de poder ver de quien se trataba, el me salvo la vida, aun que la mía no valga nada, me la salvo y tengo que darle las gracias.


-hola -escuche en voz bajita, tenia los ojos cerrados, debe haber pensado que estaba durmiendo- ¿estas despierta? -si, yo tenia razón.

-Hola -dije en respuesta.

-¡Hay Dios! casi me matas del susto -empezó a reír. Abrí mis ojos para verlo. Era el chico que me saludaba, el que cocho una vez conmigo y me pidió perdón. Me quede mirándolo, era la primer persona que hacia algo bueno por mi, ni siquiera mis padres eran tan buenos como el.- ¿esta bien? estas llorando... ¿quieres que llame al doctor? -pregunto dulcemente y, a la vez, asustado.

-No... Digo, si, estoy bien -le di una de mis sonrisas que siempre estaban ocultas.- Gracias -dije después de estar en silencio unos minutos.

-¿por que?

-Por salvarme...

-No es nada -dijo sonriendo mostrándome esos hermosos dientes, estaban un poco chueco pero ea tierno.

-Me gusta tu sonrisa -dije mirándolo, dejo de sonreír.

-Debes esta ciega... Mi sonrisa es horrible.

-Tu estas ciego, es hermosa.

-Humm.. Bueno esta bien -rió


Estuvimos hablando de muchas cosas, demasiadas diría yo.


-¿por que? -pregunte después de un minuto de silencio, el me miro sin entender.

-Por que, que...

-¿por que tu no me odias?

-Tu no sabes quien soy ¿verdad?

-Si -dije en mi defensa.- Eres el chico que me saluda siempre cuando entro a clases .esta vez yo sonreí mostrando mis dientes. El empezó a reír a carcajadas, fruncí el seño, no le veía lo divertido.

-Definitivamente no sabes quien soy -dijo limpiándose una lagrima que se escapo por su ojo de tanto reír.

-¿a no? ¿Entonces quien eres?

-Te dejare con la duda, nos vemos mañana -beso mi mejilla y se salio. 


¿QUE RAYOS FUE ESO? no es que nunca haya besado a un chico pero... paso como 5 años desde entonces, ahora tengo 16... Fue raro, lindo, tierno y muchas cosas mas.

El doctor volvió a las dos horas que se fue Niall, así se llama, y me dijo que ya estaba mejorando. Dijo que podía dormir y mañana me podría ir ya que cuando llamaron a casa una ultima vez mamá estaba allí para contestar.

Me dormí a los pocos segundos que el Doctor se fue. El sueño no duro mucho, había tenido una pesadilla. Soñé con Melanie, y cuando me había clavado el cuchillo, también cuando me había puesto alcohol en las muñecas... ¡Mis muñecas! oh Dios, le iban a decir a mi mamá. Estaba transpirando, era un sudor frió, y estaba temblando.

Las horas no pasaron rápido pero por fin había llegado la hora de irme, el doctor volvió y me dijo que mamá ya estaba a fuera, me dio la ropa que mi mamá le había entregado, era una remera mangas cortas, un short y unas sandalias, este era mi castigo.

No quería salir, no quería que vieran las cicatrices que tenia en las piernas y los brazos. Igual, era ahora o nunca y no me quedaría por nada en el mundo aquí.


-¡Me das vergüenza! ¡Tu no eres mi hija! ¡no eres nada!


Yo no dije nada, camine hasta el auto y me subí, odiaba viajar en los autos de los demás, incluso lo de mis padres. No podía soportar el dolor que me daba en el pecho por... No, tengo que dejar de pensar en eso. Mamá subió echa una furia.

Llegamos a casa, por suerte, y subí rápidamente las escaleras, antes de llegar a mi habitación, Mamá agarro mi brazo y me lo apretó muy fuerte hasta que grite.


-¡AAAHH! ¡SUÉLTAME!

- ¡¿Estas loca?! ¿Como puedes cortarte? -pregunto mirándome, podía ver enojo y dolor en sus ojos.

-¡No! no esto loca y si me corto no es tu problema -respondí a sus preguntas

-¿Que no es mi problema? ¿Acaso crees que no me preocupo por ti?

-Si tu te preocuparas por mi me preguntarías por que vengo del colegio llorando en vez de acostarte con todos los hombres que se te cruzan en la calle -estaba cansada de que la gente pretenda entenderme y no, no me entienden.

-¡Fue una sola vez! y fue por que tu papá lo hizo primero...

-El ni siquiera es mi padre -estaba completamente enojada, no me daba cuenta lo que decía. Sentí el contacto de la dura mano de mi madre con mi mejilla. Me lo merecía, no tendía que haber dicho eso.

-Nunca mas vuelvas a decir eso en esta casa ¡NUNCA! -me grito en el oído y fue abajo pisando muy fuerte.


Me quede parada en la entrada de mi habitación, estaba decidida a irme. No de esta casa. No, estaba decidida a encontrarme con mi verdadero padre y con... Mi hermana. Me iba a despedir de eta vida, pero no hoy, mañana...

I'm Fine (Niall y tu)¡Lee esta historia GRATIS!