Capítulo 1

4.9K 270 14


Mel no entiende lo que ocurre. La música sigue alta, pero las personas que bailaban delante de ella, han comenzado a correr, en medio de gritos y empujones se escabullen por la puerta a toda velocidad y a otras direcciones. Puesto que no tiene la menor idea de que sucede, prefiere quedarse quieta justo donde está. No puede ver a Perry por ningún lado, el hombre que le presto la ropa y lo zapatos y que se suponía le enseñaría a bailar.

―Arriba las manos ―Le ordena una voz masculina. Lo busca con la mirada entre la poca iluminación de ese lugar y logra encontrarlo, justo debajo del escenario.

―Disculpe...

―Levante las manos ―Repite con severidad. Ve como se acerca a donde está, sin dejarle de apuntar con un arma― Levante las manos ―De nuevo repite, mientras toma un par de esposas de su cintura.

"¿Qué esta pasado?"

Se pregunta sin poder entender. Mira a su alrededor y descubre como varios hombres, que portan trajes de policías llevan a hombres y también a mujeres con las manos esposadas y los conducen a la salida. Mira sus manos, que aún permanecen sobre la superficie de metal justo en la mitad del escenario, su diminuta falda y los enormes tacones que usa, entonces todo parece tomar sentido. Parece una de las chicas del lugar.

―Yo...

―Está detenida ―Dice el chico colocando una de las esposas en su muñeca― Tiene derecho a permanecer callada, todo lo que diga podría ser utilizado en su contra. Tiene derecho a un abogado, si no puede pagarlo, el estado se lo proporcionara.

― ¿Qué? Espera un momento... yo... ―Intenta inútilmente explicarse. Acaba de comprender que él piensa que ella trabaja ahí y todo parece indicarlo.

―Le recomiendo que guarde silencio ―Repite con brusquedad. Toma su otro brazo y pone ambos en su espalda. Escucha como se cierran las esposas y ahora esta inmovilizada.

―Yo no soy lo que usted piensa... ―Balbucea.

―Lo que usted diga ―Dice él con ironía.

―Detective Ji ―Lo llama otro policía.

― ¿Qué pasa?

―Los tenemos a todos, pero al parecer el camaleón escapo.

―No importa. La tenemos a ella ―Contesta Wook mirándola. Mel lo mira extrañada― Buen trabajo. Llévatela y no le quites los ojos de encima ―Dice empujándola hacia el otro hombre, quien la recibe.

―No se preocupe. La vigilare.  

―Pero... yo no he hecho nada malo...

―Todas dices eso ―Se burla el policía con una risa sarcástica. Eso la hace enfurecer y le da un punta pie en la espinilla― ¡Oye! ―Protesta el hombre zarandeándola.

Inocente ConfusiónRead this story for FREE!